sábado 24.08.2019

Llegó la hora de la verdad en Riazor

El Deportivo quiere y puede, aunque más de uno seguirá dudando. Lo demostró el sábado ante un rival de Primera (Betis) muy reforzado y teniendo como testigos a cerca de 15.00 espectadores en el graderío, aforo que no se había registrado en las últimas ediciones del Teresa Herrera. El autor del hecho no es otro que el nuevo técnico blanquiazul Juan Antonio Anquela, que ya lo anunció a poco de hacerse cargo de la dirección técnica del conjunto herculino.
Atrás queda una intensa pretemporada sin desplazamientos raros y sin despegarse de los escenarios de Abegondo. Anquela, lo quiso así y ahí están los resultados, tanto técnicos como físicos, que sí se arrastraban en las últimas campañas. El fútbol de hoy no sólo exige aptitud, que acapara cada uno de los elementos de la plantilla, sino también que pide fuerza y velocidad física. Buen trabajo también de los preparadores físicos para hacer resurgir esa actitud que tanto se echaba de menos.
De ahí salió al césped peleón, correoso y práctico que vimos y disfrutamos ante un Betis Balompié que un ningún momento inquietó al Deportivo, otra vez con Dani Giménez bajo los palos, además de lo demostrado por viejos conocidos como Eneko Bóveda, el autor del gol blanquiazul, Diego Caballo, Borja Valle, Alex Bergatiños y los nuevos Borja Galán, Ager Aketxe, elegido mejor jugador del partido, Koné , el japonés Gaku, entre otros, además de varias promesas fabrilistas que seguro que el equipo técnico no perderá de vista porque la cantera también cuenta.
Y así estamos ante las puertas de la nueva LaLiga Smartbank con la visita del Real Oviedo el domingo en el Abanca-Riazor a las seis de la tarde. Un rival que conoce bien el hoy técnico blanquiazul, porque en el Carlos Tartiere ya dirigió al conjunto ovetense buena parte de la pasada campaña. 
Llegó la hora de la verdad y enfrente estará un rival fácil ni mucho menos, que también luchará por volver a Primera al igual que los locales, pero seguro que el Dépor no dejará marchar ni la mitad de los puntos que se fueron del fortín en la pasada campaña. Quedó claro ante el Betis que hay base para confiar en el equipo después de salir con éxito de la reválida que superó ante el conjunto bético. Y, como siempre... ¡Forza Depor!.

P.D.- No quiero pasar por alto el buen papel desempeñado por el Deportivo-Abanca femenino, que no mereció un resultado tan abultado (1-5) ante el veterano conjunto tinerfeño, ganador del Teresa Herrera femenino que, seguro, no saldrá tan altivo de su próxima visita a La Coruña cuando acuda al partido de liga. Hay equipo más que suficiente para frenarlas, sólo hay que darle tiempo al tiempo. 

Llegó la hora de la verdad en Riazor
Comentarios