sábado 19/9/20

Javier Tebas y la impunidad

La liada de Tebas es buena. Se siente más fuerte que nunca y eso se debe a que ganó el pulso a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y a todos los que se pusieron por delante. Se ve tan macho alfa que muestra su músculo (o miembro, no sé) programando de nuevo los viernes y los lunes partidos de Liga. Otro pulso a Luis Rubiales y compañía. Me lo imagino apurando un puro en la soledad de su despacho y acariciando la cabecita de un lindo gatito.

Mientras tanto, la RFEF instó ayer a la Liga “a fijar los partidos de la primera jornada” y las siguientes “en sábado y domingo, tal y como ha sido avalado por los jueces y tribunales”, según anunció en un comunicado, después de que el Granada-Athletic y el Alavés-Betis hayan sido establecidos el lunes once y el viernes catorce de este mes, respectivamente. Pero ya les digo yo que la advertencia federativa le importa bien poco al mandamás del fútbol profesional.

Javier Tebas tiene de su lado a casi todo, pero no sólo eso, también cuenta con el beneplácito del Gobierno. Vamos, el Consejo Superior Deportes y la de su presidenta, Irene Lozano, que se entregó en cuerpo y alma al vil metal del dirigente de la patronal, pasando por alto presuntos delitos contra la Salud Pública o de operaciones nada claras, tal y como se denunció en diferentes medios nacionales, regionales o locales. Pero de nada sirvió.

La prepotencia de Javier Tebas Medrano es tanta que tiene en nómina a personajes con influencias para hacer detener a un futbolista por un simple whatsapp sin importancia y sacado fuera de contexto, tal y como determinó un juzgado.

Así que asistiremos a otros espectáculos en el futuro, en los que el máximo dirigente del balompié profesional seguirá actuando con impunidad haciendo lo que le viene en gana y pobre del club que le incomode, ya que acabará como el Depor. ¡País!

Comentarios