domingo 20/9/20

No es necesario ser un servil

Una ciudad, una sola voz. El de ayer no fue un buen día para Javier Losada, salvo que le oculten lo sucedido en el Pleno municipal de María Pita. A Coruña, a través de sus representantes políticos, le dio con toda la mano abierta. Por unanimidad se leyó una declaración institucional en la que se ha pedido la dimisión de la presidenta del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano, y la inhabilitación del presidente de la Liga, Javier Tebas, por la gestión de ambos en lo relacionado con el partido Deportivo-Fuenlabrada. Pero la alcaldesa fue más allá, al delegado del Gobierno en Galicia y exalcalde de A Coruña, Javier Losada, le instó a rectificar sus declaraciones “en las que apoyaba la incomprensible actuación del CSD en lugar de defender al Deportivo y a su ciudad”. Nunca una ciudad se mostró tan unida. El Deportivo jugará en Segunda B, que ya lo tiene asumido, pero lo sucedido en estos últimos meses quedará grabado para la historia. Nadie desafinó, salvo el delegado del Gobierno en Galicia, que esperemos se alinee con los suyos y que en el futuro pueda medirse más a la hora de hacer la pelota a los cargos nombrados por el Gobierno. Irene Lozano pudo haber reparado la injusticia cometida con el club coruñés y con la propia ciudad, pero el pasado día 27 de agosto se alineó con los que cometieron un delito e infringieron las propias normas del juego limpio y le salvó la cara a Javier Tebas, perdonando el descenso del Fuenlabrada y evitando una liga de 24 equipos. Por ello, la alcaldesa de A Coruña  solicitará su cese como presidenta del Consejo Superior de Deportes al propio Gobierno.

La sola idea de que la injusticia que se cometió contra el Depor, la presunta detención ilegal de Álex Bergantiños y el daño realizado a la ciudad con el viaje del Fuelabrada no quedaran impunes valdría la pena. Los coruñeses nos sentimos ayer representados en María Pita.

Comentarios