domingo 29/11/20

Con la Copa del Rey se alcanzó la gloria

Cuando me preguntan qué título de los que tiene el Depor en sus vitrinas me gusta más no albergo ninguna duda, las dos Copas del Rey. La primera que conquistó fue en 1995, año también en el que este rotativo vio la luz. Pero la del 2002, arrebatándosela al Real Madrid en el día que cumplía cien años y en el escenario del Santiago Bernabéu... Esa proeza sirvió para que el mundo ubicase A Coruña en el mapa. No hubo periódico del planeta Tierra que no publicase que el equipo más poderoso del mundo había perdido en el día de su Centenario ante el Depor, cuando la Real Federación Española de Fútbol había accedido a darle a Florentino Pérez la caprichada de jugar la mencionada final de Copa en su propio terreno de juego.

La gloria del equipo blanquiazul puso patas arriba el fútbol español en ese momento. La apuesta de Augusto César Lendoiro había dado sus frutos, ya que el club caminaba al filo de la navaja en lo económico y deportivo. Por eso la Copa del Rey tiene un significado especial para el deportivismo, lástima que luego el entonces presidente no fuese capaz de tender puentes y blindar al club para consolidarlo. Pero era una época en la que los egos hicieron estragos.

Esto no quiere decir que la Liga no sea importante, que lo es. Pero es cierto que la Copa ha proporcionado mucho brillo al club más laureado de Galicia y eso es algo indiscutible. Por eso me molesta que este torneo haya sido despreciado y no fuese una prioridad para los entrenadores al ‘tirarlo’.

Comentarios