sábado 19/9/20

Sainz enfila su tercer Dakar y Ricky Brabec, su primero

El madrileño, que abría pista en la penúltima etapa, tan solo cedió ocho minutos respecto a Peterhansel y a Al-Attiyah, y hoy defenderá más de diez de ventaja
El bicanmpeón del Dakar y del Mundial de rallies fue capaz de minimizar en la meta de Haradh la siempre complicada tesitura salir en primer lugar  | ERIC VARGIOLU
El bicanmpeón del Dakar y del Mundial de rallies fue capaz de minimizar en la meta de Haradh la siempre complicada tesitura salir en primer lugar | ERIC VARGIOLU

Carlos Sainz dejó muy enfilado su tercer Dakar al llegar líder a la última etapa con más de diez minutos de ventaja, mientras que Ricky Brabec hizo lo propio en motos, con catorce minutos de colchón, para adjudicarse su primero.

Tanto el madrileño como el estadounidense cuentan con la renta suficiente para no arriesgar en el último día, sobre todo después de que la organización redujese el tramo cronometrado de 374 a 177 kilómetros al encontrarse en construcción un gasoducto en parte de la zona de competición.

Sin embargo, Sainz no se ve todavía ganador, consciente de las trampas que esconde el Dakar hasta el último kilómetro y sobre todo de los infortunios del pasado, aunque tenga  muy al alcance sumar con el buggy de Mini un Dakar más a los conseguidos en 2010 (con Volkswagen) y 2018 (Peugeot), además de convertirse, a los 57 años, en el campeón de más edad de la historia.

La undécima y penúltima etapa entre la remota base aérea de Shubaytah y el enclave petrolero de Haradh era el último gran escollo que el mismo Sainz había denominado como “la etapa reina de las dunas”.

Dunas y ollas
Fueron más de 100 kilómetros consecutivos de dunas cortadas y ollas de arena que el madrileño tuvo que sortear con su buggy primero abriendo pista y solo cedió ocho minutos respecto a Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel, sus grandes rivales, gracias a una fina labor de navegación de su copiloto Lucas Cruz.

El qatarí logró conservar la segunda posición de la general por solo seis segundos respecto al francés, y ambos consideraron que las opciones de alcanzar a Carlos Sainz son muy remotas.

Fernando Alonso continuó encadenando notables actuaciones con sonados percances y esta vez se puso en ‘modo Le Mans’ para adelantar en la etapa a unos 60 vehículos y pasar página al vuelco sufrido en la jornada del miércoles. Finalizó la etapa en octavo lugar, que puede parecer discreto si no se tiene en cuenta que fue el vehículo 113 en partir, por lo que se encontró con mucho tráfico en el camino que fue superando como pudo.

Antes de terminar su primer Dakar, el bicampeón de F1 se mostró muy satisfecho por haber rodado a ritmo de los mejores con solo siete meses de preparación y solo dos días malos con una rueda rota y un vuelco le impiden de momento estar clasificado entre los diez primeros de la general.

En motos, Brabec tiene también bastante asegurado su primer Dakar tras salir de la penúltima etapa con catorce minutos de ventaja sobre Pablo Quintanilla, que marcó el mejor tiempo del día.
Brabec partirá hoy en una posición inmejorable para que Honda vuelva a ganar el Dakar después de 31 años, y al mismo tiempo romper una hegemonía de 18 victorias consecutivas de su competencia austríaca KTM.

El chileno es consciente de lo complejo que será recortar esa desventaja en tan poca distancia, pero recordó que “el Dakar solo se acaba cuando cruzas la meta” y consideró un premio llegar a la última etapa con opciones de ganar el raid después de recuperarse de una doble fractura de tobillo sufrida en la última edición.

Mucho más fácil lo tiene su compatriota Ignacio Casale, que acaricia su tercer título en la categoría de quads al llegar al último día con más de veintiún minutos de ventaja sobre el segundo clasificado.

Comentarios