viernes 22.11.2019

El Real Madrid por fin se estrena a domicilio

Los de Pablo Laso reaccionaron a tiempo con un demoledor último cuarto, después de haberse ido del partido en el tercero
El alero madridista 0Fabien Causeur anota una cómoda bandeja ante la escasa oposición de Charles Jenkins  | ANDREJ CUKIC
El alero madridista 0Fabien Causeur anota una cómoda bandeja ante la escasa oposición de Charles Jenkins | ANDREJ CUKIC

El Real Madrid despertó a tiempo en Belgrado y arregló en un gran último cuarto su hasta ese momento pésima tarde desde el perímetro ante un Estrella Roja que, aunque plantó cara, se vio superado por un rival que logró imponer su defensa para sumar su primer triunfo a domicilio en esta Euroliga.

Las imprecisiones marcaron el inicio. Los blancos comenzaron más entonados (2-7). El Estrella Roja reaccionó de la mano de James Gist e incluso llegó a ponerse por delante. Fue un espejismo, ya que Llull y Tavares se encargaron de devolver al equipo blanco el mando al final de un acto inaugural muy rácano (9-12).

El pívot caboverdiano siguió imponiendo su ley en la pintura. Aunque el equipo no logró elevar los porcentajes desde fuera (3/15 al descanso), daba sensación de tener el partido bajo control gracias a su fortaleza atrás (27-33).

Campazzo y Baron protagonizaron los primeros ataques de sus respectivos equipos en el inicio del tercer cuarto. El estadounidense tomó las riendas del ataque local y los triples serbios apretaron el choque.

El Madrid siguió desinflándose con el paso de los minutos. Los triples de Dobric y Simanic hicieron daño al conjunto blanco, que vio como Faye culminaba la remontada también desde el perímetro. Los jugadores de Pablo Laso capearon el temporal como pudieron, continuaron sin ver aro desde fuera fallando sus siete triples del tercer acto, y llegaron tres abajo a los diez minutos finales (52-49).

A golpe de triple
Sendos triples de Rudy y Causeur devolvieron las aguas a su cauce en el arranque del último acto. El ataque del Estrella Roja se cortocircuitó en el peor momento y un tercer acierto desde el arco de Llull selló un parcial de 0-9.

Los locales estuvieron más de cinco minutos sin ver aro y Rudy siguió golpeando desde lejos con su cuarto triple, que rompió el partido definitivamente y encarriló el triunfo ante un oponente desquiciado que, a esas alturas del choque, no sabía como superar los brazos de Tavares y Garuba. Los serbios solo fueron capaces de anotar tres canastas en juego en los últimos diez minutos y acabaron perdiendo por quince puntos tras un parcial en contra de 8-26.

Comentarios