sábado 26/9/20

Los españoles, a por todas

Jon Rahm, Sergio García y Rafael Cabrera intentarán cuajar un buen papel en el mítico campo

El castellonense durante uno de los entrenamientos previos a la competición, que comienza mañana  | efe
El castellonense durante uno de los entrenamientos previos a la competición, que comienza mañana | efe

El golfista vizcaíno Jon Rahm llega a su tercer Masters, el primer grande del año que se disputa esta semana en el histórico recorrido de Augusta National, Georgia, con la mentalidad y la preparación precisas para conquistar la sexta chaqueta verde para un español. 


“Es un torneo importante que me gusta mucho, en un campo que me viene bien y que ayuda mucho al que le pegue largo desde el tee”, dijo a Efe Rahm, cuarto en su segunda participación en 2018, cuando llegó a acariciar la victoria en la última jornada. 
La potencia del golfista de Barrika le da ventaja en las condiciones mullidas que se esperan, después de las lluvias preliminares, a partir de mañana. 


La combinación de calles mullidas y lentas, rachas de viento y lluvia y greenes blandos pero vertiginosos serán la tónica de esta 83ª edición. 


“Ayuda tener cierta creatividad alrededor de los greenes. Son el tipo de greenes en los que me gusta puttear, con muchas caídas”, explicó a Efe Rahm, que lleva acumulados tres eagles en sus dos participaciones anteriores, aunque también unas cuantas bolas al agua. 


“Es un campo en el que el toque y el feeling son mucho más importantes que ser científico y mental. Hay que ser mentalmente fuerte y saber donde fallar y donde no fallar”, señaló a el joven golfista de 24 años, que llega a Augusta en el octavo puesto del ránking mundial.

Bonito recuerdo
El castellonense Sergio García disputa su vigésimo primer Masters, que conquistó en 2017. “Augusta es así, para bien y para mal. Cuando te quiere dar, te puede dar mucho y cuando te quiere quitar, también te quita mucho”, dijo García, que ha vivido una tempestuosa relación de más de dos décadas con la sede del primer grande del año. 
“Es lo que enamora de este campo. No es sencillo, no lo tienes clarísimo. Siempre hay algún retoque aquí o allá para mantenerte de puntillas”, señaló el golfista de 39 años sobre un amor que comparte con dos bicampeones españoles del Masters, el difunto Severiano Ballesteros (1908 y 1984) y el vizcaíno José María Olázabal (1994 y 1999).


Después de 18 años con cinco cortes no superados y dos octavos puestos, García conquistó la chaqueta verde y su primer grande en 2017, después de un desempate emocionante con el inglés Justin Rose. Un año después, el defensor del título puso la bola en el agua del hoyo 15 cinco veces consecutivas y se despidió del fin de semana. 

“Hay altibajos como en todos los momentos. Ganar aquí y el poder tener la oportunidad de venir aquí cada año es algo increíble”, comentó animado Sergio García, que compartió una ronda de prácticas con su esposa, la texana Angela Akins, y cuenta con la asistencia de su hermano Víctor en la bolsa.

Dispuesto a mejorar
El grancanario Rafa Cabrero Bello llega al Augusta National dispuesto a mejorar sus actuaciones anteriores. “Ya había jugado mucho majors antes de conseguir clasificarme para jugar mi primer Masters en 2016. Lo hice bastante bien ese año y siempre he tenido un precioso recuerdo”, dijo Cabrera Bello, que se estrenó con un puesto 17 y acabó el año pasado en el 38. 


En 2017, el grancanario falló el corte. “Fue una pena, porque estuve luchando hasta el final, pero no salió. Sin embargo, me quedé hasta el domingo y vi a Sergio ganar. Como amigo y como admirador fue muy especial verle ganar su primer major”, comentó.

Comentarios