sábado 19/9/20

Eslovenia toma el mando

Puñetazo en la mesa de Roglic y de Pogacar –ya segundo– en una jornada con triunfo de Daniel Martínez y más diferencias de las esperadas entre los favoritos
Roglic y Pogacar, que entraron juntos, castigaron al resto de favoritos en los durísimos 2.000 metros finales | Anne-Christine Poujoulat
Roglic y Pogacar, que entraron juntos, castigaron al resto de favoritos en los durísimos 2.000 metros finales | Anne-Christine Poujoulat

Daniel Felipe Martínez se coronó en la cima inédita de Puy Mary como vencedor de la decimotercera etapa, con salida desde Châtel-Guyon y 191,5 kms, en una jornada volcánica del dúo esloveno compuesto por Primoz Roglic y Tadej Pogacar, ya los dos primeros de la clasificación general. 

Puy Mary, el volcán símbolo de la Auvernia, entró en erupción en los últimos y durísimos kilómetros de ascenso. Por un lado Martínez batía en duelo a dos germanos, Kämna y Schachmann. Por detrás, en la zona noble, Pogacar rompió el orden, le siguió Roglic y entre los dos castigaron a Bernal y resto de candidatos. 

La alianza eslovena aventajó en 12 segundos a Landa y Porte, en 15 a López, en 37 a  Bernal y a Urán. El destrozo siguió con Mas, que perdió 52 segundos, y Quintana, que cedió 40. El dúo atómico esloveno eliminó del top-10 a los dos esperanzas galas, Martin y Bardet, que se dejaron casi tres minutos. 

Dureza especial
Una etapa de dureza especial por los 4.400 metros de desnivel acumulado. De entrada, lucha sin cuartel para formar la escapada, que se logró subiendo el Col de Ceyssat. Soler entró en el primer corte de cinco con Alaphilippe, que luego creció a 17 expedicionarios. 
No se alteró la calma en cabeza hasta que el EF, con tres hombres en la fuga, empezó a mover fichas. Mandó por delante a Powless subiendo Anglards-de-Salers (3ª), acompañado por Schachmann, ambos abriendo camino en el ascenso al Col de Neronne (2ª), penúltima dificultad del día. El grupo inicial ya marchaba roto en varios sectores. 

El puerto previo al Puy Mary acabó con Soler, quien se dio buena paliza tirando del grupo que perseguía a Schachmann, destacado en la cima con medio minuto sobre Kämna y Martínez 

En el pelotón, el Ineos tensó el ritmo y seleccionó el grupo de candidatos con relevo del Jumbo, que hizo daño a Martin y Bardet, tercero y cuarto de la general, que fueron perdiendo tiempo a medida que se aproximaban al Puy Mary. 

En el Parque Regional de los Volcanes de Auvernia se levanta el Puy Mary (1ª), una figura piramidal que termina a 1.783 metros de altitud. A la cumbre de este volcán se accede por el Pas de Peyrol a través de una carretera estrecha nunca transitada por el Tour, de 5,4 kilómetros al 8% de media. 

En sus últimos 2.000 metros, de enorme dureza con rampas de hasta el 15%, la etapa vivió momentos emocionantes. Martínez, quien tuvo una infancia complicada en un medio social delicado, trabajó pronto para abrirse paso en la vida, era buen estudiante y jugó al fútbol, pero gracias a su hermano Jeison que le prestó una bici, llegó a ser ciclista. 

Su hazaña fue un producto de toda aquella dificultad.  Kämna, que había soltado a a su compañero de equipo cuando la cosa se puso peliaguda, intentó sorprender en el sprint final, pero arrancó desde demasiado lejos y se quedó a medio. El colombiano, reciente ganador del Critérium del Dauphiné, no tuvo problema alguno para rebasarle y alzar los brazos tranquilamente.

Premio gordo
Aunque el premio gordo del día cayó en Eslovenia. El dúo Roglic-Pogacar apunta alto. El joven monta el lío, el ganador de la Vuelta a españa 2019 le sigue. Y entre los dos van aclarandola ronda francesa. Ambos son los patrones, y se corre como ellos digan.

Comentarios