La defensa guía a los Rams a su segundo anillo
lll
17º-23º

La defensa guía a los Rams a su segundo anillo


Usuario

Los Ángeles Rams conquistaron su segundo título tras batir (23-20) a Cincinnati Bengals en una Super Bowl LVI dominada por las defensas, y cerrada con una gran jugada del mejor jugador defensivo de la última década, Aaron Donald, y con el MVP para el Jugador Ofensivo del Año, Cooper Kupp.


Ocho minutos y medio tardó en moverse el marcador del SoFi Stadium, hogar de los Rams. Odell Beckham Jr capturó, en la esquina derecha de la end zone, un pase de 21 yardas de Mathhew Stafford (7-0). Fue un oasis en un primer cuarto trufado de tres y fuera y posesiones cortas. En la última, Ja'Marr Chase atrapó de manera cuasi milagrosa un envío de Joe Burrow de 69 yardas, para colocar el oval en la 11. Pero tres puntos, con el field goal convertido por Evan McPherson, fue lo único que rascaron los Bengals.


El primer drive sostenido fue el que abrió el segundo cuarto. Los locales recorrieron 75 yardas en seis jugadas, la última con un pase de Stafford a Kupp. En el extra point, el punter de los Rams colocó mal el balón y Matt Gay no pudo chutar. Un punto perdido que podría haber sido decisivo.


El aguijonazo espoleó a unos Bengals muy conservadores en el acto inicial. Burrow enlanzó varios primeros downs, uno de ellos en cuarta, y la posesión acabó con fantasía: El quarterback entregó el balón al runningback Joe Mixon, que conectó con Tee Higgins en la end zone (13-10). De aquí al descanso, solo dos hechos reseñables. En la siguiente posesión de los Rams, Beckham se dañó la rodilla izquierda, y ya no volvería al césped, y unos segundos después Jessie Bates III interceptó en la end zone un envío largo de Stafford.


El tercer cuarto fue una montaña rusa. Burrow pasó a Higgins, que se deshizo de manera ilegal (face mask) de Jalen Ramsey y depositó en la end zone un oval que había partido desde 75 yardas antes (13-17). Habían pasado 12 segundos. Los árbitros no vieron la falta.


Solo cuatro segundos más tarde, Ben Skowronek no pudo atrapar un pase de Stafford y el rebote se lo quedó Chidobe Awuzie. Doble drama para los Rams en menos de un minuto.


Aunque los Bengals añadieron a continuación tres puntos más al marcador (13-20), la defensa de los Rams empezaba a apretar. Y a ahogar: cinco sacks a Burrow en la segunda mitad de este periodo, en el que Stafford se dobló de muy mala manera el tobillo izquierdo.


Para no ser menos, Burrow se dobló la rodilla derecha tras recibir su séptimo sack. Jugó muy renqueante unos 12 minutos restantes en los que no pasó nada hasta los dos últimos.


En una posesión eterna (15 jugadas), los Rams recorrieron 77 yardas, casi un tercio gracias a las faltas de los Bengals. Un holding discutible a Kupp colocó el balón a 4 yardas del anillo. Y una interferencia de paso lo adelantó 3 y concedió cuatro oportunidades más a los locales. En la segunda, Stafford conectó de nuevo con Kupp (23-20). Restaban 85 segundos.


Los Bengals, que partían desde su yarda 25, avanzaron 17 en la primera jugada. Dos incompletos dejaron a Burrow en cuarta y 1. Se zafó del primer acoso, pero no de Donald, que lo grapó detrás de la línea de scrimmage. Fue un casi sack -Burrow soltó el balón a la desesperada- de justicia poética: el fabuloso linebacker por fin tiene el anillo.


Los Rams apostaron por el presente y alcanzaron la gloria a la primera. Los Bengals la rozaron dos años después de acabar colistas de la NFL. El futuro podría ser suyo. 

La defensa guía a los Rams a su segundo anillo

Te puede interesar