lunes 10/8/20

Cómo comenzar a jugar a pádel

Cómo comenzar a jugar a pádel
Cómo comenzar a jugar a pádel

Comenzar la práctica de alguna disciplina deportiva es un paso adelante en la vida de cualquier persona. Significa optar por un estilo de vida saludable en el que el ejercicio físico cobra protagonismo, con todos los beneficios que ellos conlleva tanto para la salud física como mental. Hoy día existe una gran cantidad de deportes en los que iniciarse para aprender poco a poco y desarrollar habilidades notables. Entre ellos, uno de los más destacados es el pádel, una disciplina ya consolidad a nivel mundial y también apetecible entre los deportistas amateur.

El pádel, diversión entre cristales

Hablar del pádel es referirse a un deporte exigente pero que, al mismo tiempo, es una de las principales opciones entre aquellas personas que desean dar sus primeros pasos en una disciplina concreta. Aunque desarrollar una buena técnica requiere tiempo y dedicación, asimilar las normas y la mecánica resulta sencillo siempre y cuando se cuente con el equipo adecuado para jugar correctamente.

¿Dónde encontrar raquetas de pádel? ¿Dónde comprar zapatillas? ¿Y qué tipo de pelota se utiliza? Son dudas que pueden solucionarse en páginas web especializadas como Padelandhelp.com, donde también es posible encontrar una completa tienda online con todo el equipo y accesorios necesarios para comenzar a jugar al pádel, un deporte divertido, dinámico y completo para ejercitar todo el cuerpo y competir.

¿Qué elementos son necesarios para jugar a pádel?

Partiendo de la base de que el pádel es un deporte sencillo con el que divertirse al máximo desde nivel amateur, es conveniente resaltar que, para disfrutar al máximo de esta disciplina, es conveniente que el jugador cuente con todo lo necesario. Por ello, vamos a responder a la siguiente pregunta: ¿qué se necesita para comenzar a jugar a pádel? Conocer las reglas y llevar el equipo imprescindible.

Normas básicas entre cuatro paredes

Como se ha comentado con anterioridad, el pádel es una disciplina deportiva que cuenta con unas reglas fáciles de asimilar. Se trata de un juego sencillo en cuanto a sus normas, por lo que el novato tan solo deberá entender la dinámica de los saques o de la puntuación, similar al tenis, y también la influencia que tienen en el juego las paredes, también conocidas como cristales. 

A diferencia de en el tenis, las paredes evitar que la pelota se marche fuera, por lo que se maximiza la continuidad en el juego y la actividad constante de los jugadores. Estos cristales son la clave que hace al pádel un deporte especialmente divertido. Eso sí, los jugadores deben saber cuándo y cómo la pelota puede tocar el cristal para no incurrir en una infracción.

La pelota de pádel, diferente a la del tenis

Uno de los principales elementos del pádel es la pelota, el objeto esférico cuyo dominio condicionará el destino de cada partido. A diferencia de lo que se suele creer, las pelotas de pádel no son exactamente iguales a las de tenis, por lo que estas no sirven para jugar un partido entre los cuatro cristales. Las pelotas de pádel ofrecen un rebote mayor, pueden llegar a pesar hasta 1 gramo más y medir 0,1 centímetros más de diámetro.

Una pala para golpear la pelota

Si hay una pelota en juego, será también necesaria una pala para golpearla, devolverla al contrario y buscar aquellos huecos que le hagan difícil alcanzarla para ganar cada punto. En el mercado es posible encontrar palas profesionales con buen tacto y agarre para dar buenos golpes, aunque para los principiantes puede basta con una pala simple. Sus características estándar les ayudarán a dar sus primeros pasos y a perfeccionar su técnica antes de dar más pasos hacia adelante.

Calzar las zapatillas adecuadas

De la misma forma que un futbolista juega con botas de tacos para no resbalar en el césped, o un baloncestista calza suelas que se adhieren a la superficie de la cancha, también es importante buscar las mejores zapatillas para jugar a pádel. Como este deporte puede jugarse tanto sobre césped como en asfalto o tierra, hay calzado óptimo para cada superficie. Lo mejor para el novato es elegir una superficie fija sobre la que aprender y elegir las zapatillas en consecuencia.

Constancia y paciencia en el aprendizaje

Como en cualquier aspecto de la vida, la clave para progresar es la constancia en el trabajo y la paciencia durante el proceso. Alcanzar una técnica decente y óptima para competir no es cosa de dos o tres entrenamientos, sino de un proceso más duradero en el que conviene dedicar tiempo y esfuerzo en perfeccionar todas las habilidades que permitan desenvolverse con soltura ante cualquier situación. La clave es divertirse jugando, de esta forma el progreso llegará solo.

En este punto, también es importante destacar que el pádel, como cualquier disciplina deportiva, es un juego físicamente exigente, sobre todo por la influencia de los cristales, que contribuyen a que hayan pocos espacios de descanso. Es por ello por lo que el nuevo jugador debe también tener presente que cuidar el físico y mantener una buena forma serán primordiales también para avanzar.

En definitiva, el pádel se presenta como una de las mejores alternativas para aquellas personas que desean iniciarse en la práctica de algún deporte pero no saben por cuál decidirse. Aprender las normas es sencillo y, a partir de ahí, tocar jugar en pistas individuales o por parejas para maximizar la diversión y aprender golpe a golpe, partido a partido y en la mejor compañía.

Comentarios