domingo 05.07.2020

“El color de las personas no nos tiene que hacer diferentes”

Carolina Marín campeona olímpica de pádel
Carolina Marín,
campeona olímpica
y triple campeona
mundial de
badminton, durante
el entrenamiento
realizado ayer en
el Centro de Alto
Rendimiento de
Madrid antes de
la entrevista concedida
a Efe | EFE/
ballester os
Carolina Marín, campeona olímpica y triple campeona mundial de badminton, durante el entrenamiento realizado ayer en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid antes de la entrevista concedida a Efe | EFE/ ballester os

El Centro de Alto Rendimiento de Madrid presenta una estampa atípica. El deporte vive al ralentí. Apenas tres atletas se mueven en la pista. Grupos reducidos de taekwondistas y judocas se ejercitan, sin contacto, en las salas interiores. Los volantes en el pabellón de bádminton también vuelan algo más lentos y en menor cantidad, pero Carolina Marín, referente mundial de la disciplina, ha decidido echarle ya horas y horas. Entre cinco y seis al día, para sentir que vuelve a ser “la jugadora que era antes”.

Acabado el entrenamiento matinal de ayer, la onubense atiende a Efe para explicar sus sensaciones después de una semana de entrenamientos. Incide en el tacto del golpeo, más que en el ritmo de juego. Sabe que aún quedan meses para rehacer las maletas y recorrer el mundo.

Carolina Marín es una estrella occidental en una disciplina especialmente arraigada en los países orientales. Asegura que se siente afortunada porque en India o en Indonesia siempre se ha sentido “una más”, aunque es consciente de que otras personas en otros puntos del globo sufren en primera persona el racismo. En una semana donde se suceden las manifestaciones reclamando su erradicación, ella también alza su voz. “El color no nos tiene que hacer tratar a una persona diferente”, remarca durante la charla.

-Solía hacer bromas sobre el primer volante que golpease después de dos meses de confinamiento. ¿Le dio o falló?

-Sorprendentemente, fue mejor de lo que me esperaba. Al final, nunca, desde los ocho años que cogí por primera vez una raqueta de bádminton, estuve tres meses sin ella. Finalmente, le di al volante (ríe). Me está sorprendiendo mucho el hecho de que cogí bastante bien las sensaciones y el trato otra vez con la raqueta. Todo está yendo bastante bien.

-¿Qué está siendo lo mejor de esta primera semana de entrenamientos?

-Recuperar esas sensaciones, tener esas ganas de volver a coger una raqueta y un volante y, sobre todo, estar motivada para afrontar esta nueva etapa. Esta es la primera toma de contacto. Luego ya le meteremos más exigencia a los ejercicios. Si vamos avanzando y se acerca la competición, ya pensaremos más en eso.

-¿Qué ha cambiado con respecto a su antigua realidad en el Centro de Alto Rendimiento?

-Lo primero, vivir la realidad que estamos viendo. Implica ser muy cautos, muy precavidos, porque el virus sigue estando aquí. Nunca habíamos venido con mascarilla, siempre nos hemos saludado con dos besos y un abrazo, sobre todo con amigos a los que llevas tanto tiempo sin ver. Ahora mismo es un saludo desde lejos.

-¿Cuántas horas al día echa en el CAR?

-Ahora mismo, el horario de mañana son dos o tres horas. Por la tarde, unas dos horas y media. Al final, entre cinco y seis horas al día.

-¿Hablamos de una vuelta exigente?

-No me gusta decir que tenemos que recuperar el tiempo perdido, porque el tiempo ya está perdido. Pero tenemos que tener esa toma de contacto con el volante y la raqueta, recuperar sensaciones y esos desplazamientos explosivos que en este confinamiento no he podido hacer. Principalmente, debemos ser precavidos con las lesiones, por eso estamos haciendo entrenamientos muy básicos, como los que haces cuando empiezas a jugar a bádminton. Me he llevado casi tres meses sin coger la raqueta y no podemos meter de momento ni desplazamientos explosivos ni cambios de ritmo.

-Le veía entrenar junto a tres compañeros; solo una pista está ocupada de las seis del pabellón. ¿Se hace raro trabajar con un grupo tan reducido?

-Sí. La primera semana, además, solo entrenamos mi compañero Kike Peñalver y yo, con un solo entrenador; unas veces Anders Thomsen y otras veces Fernando Rivas. Desde hace un par de días se han incorporado dos compañeros más. Solo estamos cuatro personas.

-¿El siguiente paso de la preparación será en Sierra Nevada?

-Sí, vamos a hacer allí una concentración de tres semanas.

-¿Con la perspectiva de poder competir este año?

-Debemos ir viendo cómo va avanzando el coronavirus. En un principio, la Federación Mundial de Bádminton ha empezado a poner torneos a partir de septiembre y nuestra planificación está pensada para que volvamos a competir en esa fecha.

Sí que es cierto que, cuando nos vayamos acercando a ese momento, iremos viendo si podemos viajar a esos países, cómo está el coronavirus de desarrollado o si ya está todo mucho mejor. Seremos muy precavidos en ese sentido. En teoría, a partir de septiembre es cuando empezaría a competir. l

Comentarios