martes 28.01.2020

Alonso roza su primer triunfo y Sainz pudo salvar el liderato

El piloto ovetense solo cedió ante Mathieu Serradori, en tanto que el madrileño, que abría pista, pasó momentos de apuro al quedarse atrapado en una duna
Fernando Alonso logró en la octava etapa su mejor resultado en el raid, superando el cuarto puesto de la tercera jornada | DPPI
Fernando Alonso logró en la octava etapa su mejor resultado en el raid, superando el cuarto puesto de la tercera jornada | DPPI

Fernando Alonso está cada día más cerca de ganar una etapa del Dakar. Ayer se quedó a solo 244 segundos de lograrlo en la octava etapa, donde fue segundo, su mejor resultado, mientras que Carlos Sainz salvó la primera plaza de la general en un día muy adverso para él.

La progresión del ovetense a bordo del Toyota Hilux es exponencial, tras llegar casi a ciegas al raid más duro del mundo. El bicampeón de F1 demostró que también es rápido sobre dunas y tierra, casi al nivel de los mejores de la especialidad, y ahora su siguiente propósito es batirlos a todos, aunque de momento sea en una etapa.

Después de encadenar dos sextos puestos, esta segunda posición mejora la cuarta conseguida en la tercera etapa, una regularidad que lo tendría ahora sobradamente entre los diez primeros de la general de no ser por el accidente del segundo día, donde perdió dos horas y media al romper una rueda.

El asturiano se benefició de que salía en esta etapa en sexta posición, por lo que se aprovechó de las huellas dejadas por los coches de delante para poder rodar más rápido. Le arrebató la victoria Mathieu Serradori, que logró su primer triunfo en el Dakar con un Century, un buggy diseñado por él mismo.

Soberbio final
Alonso se rehizo de un pinchazo en la primera parte de la jornada, un bucle de 477 kilómetros cronometrados con punto de inicio y final en Al Dawasir, y logró el segundo mejor tiempo del día con un soberbio parcial en una recta de 40 kilómetros sobre una llanura arenosa que había que hacerla a todo gas.

Así, el ovetense fue por primera vez en este Dakar el más rápido de los cuatro pilotos del equipo oficial de Toyota, aunque el primero y defensor del título, Nasser Al-Attiyah, se vio perjudicado por ser de los primeros coches de salir, como le ocurrió a Sainz.

Mientras Alonso apretaba para hacer los mejores tiempos posibles, kilómetros más adelante el madrileño sufría para conservar la primera plaza de la general, que acabó reducida a algo más de seis minutos y medio sobre el qatarí y 13:09 respecto al francés Stéphane Peterhansel, su compañero de equipo en Mini.

A Sainz le tocaba el peor papel de todos. Era el primer coche en salir y tenía que abrir pista sin ninguna referencia más, pues la jornada se había cancelado para las motos y los quads después del mortal accidente del piloto portugués Paulo Gonçalves.

Eso llevó al madrileño a quedarse atrapado en una duna, por lo que en el tercer sector de la etapa Al-Attiyah le aventajaba en nueve minutos y tenía a tiro desbancarle del liderato de la general. Sin embargo, el bicampeón del Dakar y del Mundial de rallies escapó de esa trampa y apretó para alcanzar al qatarí y al galo.

Hoy, en la novena etapa, Sainz partirá desde atrás y anticipó que atacará, pues se invertirán los papeles y Serradori y Alonso deberán abrir pista. La jornada tendrá 887, de los que 410 kilómetros cronometrados entre Al Dawasir y Haradh, un enclave construido en base al petróleo y la agricultura. 

Desde ahí el raid pasará  mañana a la etapa maratón, en la que la caravana del Dakar se adentrará sin mecánicos en el ‘Cuarto Vacío’ de Arabia, un desierto de unos 650.000 kilómetros cuadrados prácticamente deshabitado.

Comentarios