España demuestra su carácter irreductible y accede a la segunda ronda
lll
17º-23º

España demuestra su carácter irreductible y accede a la segunda ronda

Foto: EFE

Usuario

La selección española femenina de balonmano no falló y logró la clasificación para la segunda fase del Europeo de Eslovenia, Macedonia y Montenegro, tras imponerse este miércoles por 21-23 a Alemania, en un encuentro en el que las "Guerreras" demostraron su capacidad para sobreponerse a todas las adversidades sufridas en este campeonato.

 

Ni las dos derrotas encajadas en las dos primeras jornadas del torneo, ni las graves lesiones sufridas por las porteras Silvia Navarro y Merche Castellanos, que les obligaron a abandonar prematuramente el torneo. Nada pudo acabar con el espíritu de resistencia del equipo español.

 

España no sólo logró el billete para la segunda ronda, sino que lo hizo con tres puntos en su casillero, tras unos minutos finales en los que las de José Ignacio Prades tuvieron tiempo, incluso, para hacer cuentas y alcanzar el resultado que más le convenía.

 

Todo un premio para el conjunto español, que superó este miércoles uno de los retos más difíciles a los que se han enfrentado en los últimos años, no sólo ya por la calidad del rival, sino por la exigencia mental a la que se ha visto exigido desde el inicio del torneo.

 

Una auténtica prueba de madurez a la que no pudieron responder mejor de partida las de José Ignacio Prades, que durante los primeros compases del encuentro recordaron al punzante equipo en defensa que durante cincuenta minutos maniató a la selección polaca el pasado lunes.

 

Un trabajo defensivo al que también contribuyeron las jóvenes porteras Maddi Aalla y Nicole Wiggins, que apenas aterrizada hace unas horas en Podgorica detuvo en su primera intervención un lanzamiento de penalti a Alina Grijseels.

 

Solidez defensiva que permitió a España situarse a los nueve minutos de juego con una esperanzadora ventaja de dos tantos (1-3) en el marcador, que debía servir para calmar los nervios de las "Guerreras".

Pero si la hiperactividad de las jugadoras españolas era una bendición en defensa, el exceso de brío se convirtió en un problema en ataque, donde las de Prades incurrieron en más pérdidas de balón de las recomendadas.

 

Errores que unido al talento de la central Grijseels, una jugadora no sólo es capaz de dirigir, sino también anotar, como demostraron las cuatro dianas con las que cerró la primera parte, tanto en penetración como con sus poderosos lanzamientos, permitieron a Alemania igualar (6-6) la contienda.

 

Una circunstancia que no mermó la intensidad defensiva del conjunto español, que escarmentado por el desplome físico que sufrió en los minutos finales del encuentro ante Polonia y que acabó costando la derrota a las "Guerreras", rotó y rotó a sus jugadoras sin que mermase el rendimiento.

 

Vigor defensivo que permitió a España llegar al descanso con un gol de ventaja (10-11) en el marcador, que demostró que las "Guerreras" no estaban dispuestas a marcharse por la puerta de atrás de este Europeo. Tal y como dejó claro en el arranque de la segunda mitad en el que la selección española pareció encontrar solución a sus problemas ofensivos en las penetraciones de Paula Arcos, que permitieron a las de Prades alcanzar una renta de tres tantos (11-14), su máxima ventaja en el partido.

 

Sin embargo, a las "Guerreras" les quedaba todavía mucho por sufrir, como se encargó de recordarle el equipo alemán, que con sus rápidas transiciones y acciones de contragol devolvió las tablas (15-15) a la contienda.

 

Pero el conjunto español siempre encontró en la defensa un pilar al que aferrarse, incluso con una jugara menos, como demostró con el parcial de 0-3 que endosó a Alemania tras la exclusión de Lara González y que permitió a España recuperar los tres tantos de ventaja (15-18).

 

Diferencia que ni la lesión de Alicia Fernández, que tuvo que abandonar la pista mediada la segunda mitad, impidió conservar al conjunto español al entrar en los últimos diez minutos de juego (18-21), gracias al lanzamiento exterior de Alexandrina Barbosa.

 

Una renta que obligó a arriesgar a Alemania que apeló al ataque con siete jugadoras que tantos problemas creo al conjunto español en el pasado encuentro con Polonia.

 

Pero a diferencia de lo ocurrido el pasado lunes, las "Guerreras" no estaban dispuestas a que nada, ni nadie les arrebatare el triunfo y la clasificación, como demostró la joven Paula Arcos, que con sus goles y penetraciones en el tramo final del choque permitió a España jugar, incluso, en los minutos finales con el marcador.

 

Unos compases finales en los que sabedor de que con una victoria por dos goles le valía para pasar con dos puntos a la siguiente ronda permitió el tanto (21-23) del equipo alemán, antes de agotar su último ataque con una sucesión de pases que nunca tuvieron como objetivo buscar el gol.

España demuestra su carácter irreductible y accede a la segunda ronda

Te puede interesar