Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Patri López: “Lo tenía todo y lo dejé porque me apetecía jugar al fútbol y jugar en el Depor”

Patri López, una de las capitanas del Depor Abanca, conduce el balón durante un partido de esta temporada disputado en Abegondo | Javier Alborés
|

Patri López Andrés (Melide, 29 de octubre de 2000) es el reflejo de la perseverancia en el Deportivo Abanca. Además de Cris Martínez, es la única jugadora de la actual plantilla que llegó al club coruñés en el 2016, año de la refundación de la sección femenina. Fue quemando etapas desde el filial, con cesión al Friol incluida, y ahora es una de las capitanas del primer equipo. Portadora del brazalete el pasado sábado en la derrota ante el Espanyol, Patri López analiza el partido en Barcelona, la temporada del equipo blanquiazul y su evolución en el club, entre otras cosas.


¿Qué sensación te quedó después del partido ante el Espanyol?
No hicimos un buen partido. El Espanyol tampoco nos propuso nada ni fue el dominador del partido, así que fuimos nosotras las que se lo regalamos. Creo que fue un resultado justo porque es cierto que se jugó a lo que ellas quisieron, pero si hubiésemos hecho lo que teníamos que hacer, habríamos ganado perfectamente. Te queda esa rabia por eso.

¿Fue uno de vuestros peores partidos con balón?
Entramos bien al partido pero comenzamos perdiendo muchos duelos de uno contra uno, las disputas nos las ganaban ellas y poco a poco fuimos perdiendo confianza en nosotras mismas. Fue como si empezásemos a tener algo de miedo de tener la pelota e intentamos ser más directas, pero nosotras no jugamos a eso y al final no conseguimos realizar un buen partido.

¿Identificasteis y analizasteis lo que no funcionó en Barcelona?
Analizamos el partido antes del entrenamiento y creo que todas sabemos que el error fue que no entramos del todo en el partido y por lo tanto no nos soltamos para hacer nuestro juego. Ese fue el error principal. Esperamos que no nos pase en el próximo. 


Fuimos nosotras las que le regalamos el partido al Espanyol


¿Influyó en el rendimiento el parón navideño o el subidón de la goleada ante el Levante Las Planas?
No creo que el descanso fuese el motivo del mal partido que hicimos porque durante toda la semana entrenamos muy bien. Creo que fue algo puntual, que tuvimos un mal día. Esta semana estamos entrenando a muerte de nuevo porque no queremos que nos vuelva a suceder. Esperamos haber aprendido del partido contra el Espanyol y que no se vuelva a repetir.

Os toca de nuevo jugar lejos de Abegondo, esta vez ante el Pradejón.
Donde se te van las ligas y los puntos más valiosos que ya contabas con ellos es contra los equipos de abajo y de mitad de tabla como el Pradejón. Va a ser un partido muy importante porque venimos de una derrota dolorosa en la que no jugamos como deberíamos y tenemos que recuperar las buenas sensaciones de antes del parón.

Segundo partido seguido fuera. ¿Qué tal os estáis encontrando lejos de Abegondo?
En Abegondo tenemos un plus con nuestra afición, que siempre conseguimos que haya muy buena entrada y siempre están animando. Eso es muy importante. Es cierto que las dos derrotas y el empate han sido fuera de casa pero es simplemente algo anecdótico. Todos los rivales quieren ser fuertes en su casa pero tampoco nos tenemos que obcecar con eso. Tenemos que salir siempre a hacer nuestro mejor partido, sea en casa o fuera.

Ya habéis jugado contra todos los candidatos al ascenso. ¿Es el Depor el mejor equipo de la categoría?
Está siendo una liga muy disputada en las que los equipos de arriba estamos ganando y perdiendo muchos puntos. Va a estar muy disputado todo hasta el final pero confío en mi equipo y creo que si hacemos lo que tenemos que hacer, no como contra el Espanyol, las cosas nos pueden salir bien y somos uno de los equipos favoritos al ascenso.


Todo el mundo quiere ganar al Depor, los equipos van con un plus de energía


¿Notas una motivación extra de los rivales por ganaros?
Somos un equipo que acabamos de descender, somos un claro favorito al ascenso y somos el Depor, un club histórico. Todo el mundo quiere jugar contra el Depor y de ganarle al Depor. Da igual que vaya primero o último, todo el mundo quiere ganarle a un equipo como el Depor. Noto que contra nosotras todos los equipos van con un plus más de energía. Se quieren reivindicar y quieren demostrar que ellas también son buenas para quien sabe si algún día poder jugar en este equipo.

Llegaste muy joven al Depor y te ha costado mucho trabajo hacerte un hueco en el primer equipo. ¿Ha sido duro todo el proceso en estos años?
Es un poco difícil desde el punto de vista de que siempre es complicado saltar desde un filial a un primer equipo, da igual el club que sea, pero siempre he contado con la confianza de los entrenadores y el cuerpo técnico. Eso me ha ayudado a poder dar el salto. Siempre intento dar lo mejor de mí en cada entrenamiento y en cada partido esté donde esté, en el campo o fuera de él. Y sobre todo he notado el apoyo de mis compañeras, que todas las que he tenido me han apoyado. Siempre intento escuchar sus consejos porque es de quien más puedo aprender. Ha sido un cúmulo de todas esas cosas: la confianza que han tenido en mí, mi trabajo y sacrificio y el apoyo de mis compañeras.

¿Has pensado durante estos años en dejar el fútbol para volver a alguno de los deportes que practicabas antes?
A mí me gusta el fútbol desde muy pequeña, aunque realmente no lo practicase, pero es cierto que hay momentos en los que piensas que a lo mejor me iba mejor en otros deportes. Lo tenía todo y lo dejé porque simplemente me apetecía jugar al fútbol, jugar en el Depor, tener otra experiencia deportiva y vivir otras emociones en un deporte diferente. Pero estoy contenta donde estoy y tengo que vivir el momento, que no sé que me va a pasar en un futuro. Tengo que centrarme en jugar al fútbol y no pensar en qué hubiese sido si continuase con otros deportes.


He ido subiendo desde el filial y es un orgullo que cuenten conmigo para ser capitana


¿Qué se siente llevando el brazalete del Depor desde la temporada pasada?
Llegué al Depor con 15 años y ahora tengo 21. Ya son seis años jugando en el Depor y eso te va marcando por dentro. Además, yo he ido subiendo del filial al primer equipo y es un orgullo que cuenten contigo para ser capitana y poder ser la imagen de un club tan grande como es el Depor. Intento inculcar a mis compañeras lo mismo que siento yo por este equipo, es un orgullo muy grande.

¿Te ves algún día emulando a Miriam Ríos, que fue la imagen del Deportivo convirtiéndose en María Pita?
Miriam es inigualable. Era completamente el alma del equipo y es imposible estar a su altura.

Eres una de las capitanas en un vestuario que tus compañeras han calificado de ejemplar.
La capitana no es solo la que lleva el brazalete. Todas tenemos un peso importante en el vestuario y todas tenemos una función. Una es mejor en una cosa y otra en otra. Nos apoyamos, nos complementamos y desde el principio hemos creado una buena sintonía entre nosotras y eso se refleja dentro del campo. Tenemos un vestuario muy sano, todas vamos a por el mismo objetivo y eso es muy importante.

¿Cómo viviste el verano tras el descenso, con las salidas de compañeras y el despido de Manu Sánchez y Pablo Pereiro?
Fue un verano complicado, con muchas inquietudes. Primero, el hecho de asimilar que acabas de descender fue algo muy difícil. Después, ver que tus compañeras tenían otras oportunidades que para ellas individualmente eran mejores que quedarse. Por un lado te da pena pero por otro te alegras un montón por ellas para que puedan seguir cumpliendo sus objetivos y sueños. Y después, cuando echaron a Manu y a Pablo fue un shock porque ninguna nos lo esperábamos. Pero pude hablar con ellos y ambos me transmitieron que podía seguir contando con ellos en un futuro para lo que quisiera y lo más importante es que me transmitieron la tranquilidad de que se había creado un muy buen proyecto y que estuviese tranquila. Me quedé con eso y efectivamente el primer día que nos conocimos entre todas y al cuerpo técnico me quedé convencida de que se había creado un muy buen proyecto.


Fue un verano complicado; cuando echaron a Manu y a Pablo fue un shock


Desde que llegaste al Depor has pasado por varias posiciones hasta asentarte en el lateral. ¿Cómo ha sido ese baile de posiciones?
Como nunca había jugado al fútbol, no sabía muy bien en qué posición me iban a poner. Jugaba al fútbol 7 con seis años y jugaba un poco más de medio defensivo pero el fútbol 7 no se parece casi en nada al fútbol 11. Según mis cualidades físicas y tácticas, Manu consideró que el lateral era la mejor posición y donde más podía aportar al equipo, pero también jugué algunos partidos de extremo, de delantera y de mediapunta. Fui rotando un poco por todas las posiciones pero a mí lo que me gusta es jugar al fútbol y divertirme y me da igual si tengo que jugar de delantera, de lateral o hasta de portera.

Juegas indistintamente por derecha y por izquierda, a pie cambiado. ¿Ya estás habituada a esos cambios?
Tengo la suerte de que domino más o menos ambas piernas y eso me permite jugar por ambas bandas. Es una cualidad que puedo aprovechar para poder disputar más partidos.

¿Esa polivalencia te beneficia o te perjudica a la hora de asentarte en el once titular?
Tiene sus aspectos positivos y negativos. Al jugar en varias posiciones puede ser que tenga más posibilidades de jugar pero también es cierto que el abarcar tanto hace que no puedas centrarte en ser mejor en una sola posición. No es algo que pueda modificar ya así que no pasa nada, me quedo con lo positivo.


Me da igual si tengo que jugar de delantera, de lateral o hasta de portera


¿Qué os pide Miguel Llorente a las laterales?
Miguel lo que nos da es mucha libertad para hacer lo que sintamos en cada momento. Le da igual si somos laterales y aparecemos como mediapunta. Quiere que nos sintamos libres de poder ayudar al equipo donde consideremos. Con balón nos dice que intentemos irnos hacia dentro para crear superioridad y por ese motivo a veces nos cambia de banda para que una diestra, por ejemplo, le sea más fácil meterse para dentro. Pero es lo único que nos dice de forma puntual.

¿Cómo gestionas el hecho de intentar rendir al máximo sin tener continuidad en el once?
Tienes que estar preparada siempre para ayudar al equipo cuando lo necesite. Para esta preparada, tienes que dar siempre el máximo de ti en cada entrenamiento y en cada partido. Y también hay que saber la posición que tiene uno en cada momento. En el caso de que no te toque jugar, no puedes venirte abajo ni poner malas caras. A mí me gusta, cuando estoy en el banquillo, animar, apoyar a mis compañeras y darles algunos consejos que quizá yo veo desde fuera y ellas no ven desde dentro. Y en el próximo entrenamiento, dar lo máximo de ti y demostrar que en el próximo partido puedes jugar.

Antes de llegar al Depor fuiste campeona del mundo en edad escolar de ‘kick-boxing’ y campeona de España en lucha olímpica y esgrima. ¿De dónde te viene esa facilidad para el deporte en general?
No lo sé muy bien. En mi familia tampoco hay mucha gente que practique deporte. Mi abuelo jugaba al fútbol de pequeño y mi madre jugaba un poco al baloncesto, pero mi madre me apuntaba cuando yo era pequeña a todas las extraescolares que había. Fui pasando por todas hasta que un día encontré el ‘kick-boxing’ y la lucha. Y ahí ya no salí de ese club (Ayude). Empecé con ‘kick-boxing’ y lucha y luego el club incorporó la esgrima y fui de cabeza también. Estuve con las tres a la vez hasta que en la esgrima empecé a competir mucho más a nivel nacional y tuve que ir dejándolo. Primero dejé la lucha, luego el ‘kick-boxing’ y después ya fue cuando me llamó el Depor y ya tuve que dejar también la esgrima.


Me gustaría seguir disfrutando del fútbol y si puede ser con el Depor en Primera 


¿Echas de menos alguno de esos deportes?
Sí que lo echo de menos. Muchas veces me apetece volver a competir aunque sea solo un torneo y no una competición nacional. Me apetece mucho pero ahora mismo estoy intentando disfrutar del fútbol y tampoco puedo pensar mucho en esas cosas porque sino no disfruto del momento.

¿Te planteas retomar alguno cuando te retires o finalice tu etapa en el fútbol?
Podría ser una opción que me planteo cuando el fútbol se acabe. Cuando se me acabe el fútbol puede ser una opción, pero no sé que pasará.

¿Qué le pides al 2022?
A nivel deportivo le pido que sea un buen año para todo el equipo, no solo individualmente. Que todos podamos disfrutar de un ascenso y no solo del primer equipo femenino, sino del masculino, del Fabril y que todas las categorías hagan una buena temporada. A nivel personal le pido que se acabe la pandemia y que todos podamos disfrutar sin tener ninguna preocupación.

¿Cuál es tu sueño en el mundo del fútbol?
No tengo ningún sueño claro. Simplemente me gustaría poder seguir disfrutando del fútbol y si puede ser con el Depor en Primera. Y si algún día consigo llegar a la selección y puedo compartir ese momento con alguna de mis compañeras que ya han estado sería algo fantástico.

Patri López: “Lo tenía todo y lo dejé porque me apetecía jugar al fútbol y jugar en el Depor”