Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Necho (Unión Sportiva): “Estamos jorobados porque los grandes clubes modestos acaparan todos los jugadores”

Necho (d), presidente del Unión Sportiva, junto a Manolo Parodi, eterno vicepresidente del club coruñés | Unión Sportiva
|

Presidente del Unión Sportiva

 

El Club Unión Sportiva de Santa Lucía es cosa de familia. El histórico club coruñés, que en 2023 cumplirá cien años, estuvo dirigido durante medio siglo por Antonio González, figura clave en el mundo del hockey y del fútbol tras haber sido el presidente de la Federación Española de Patinaje y también del Deportivo y la AFAC, entre otros logros. 
 

Tras su fallecimiento en 2001, el Unión Sportiva fue ‘heredado’ por su hijo, Antonio Nonito González Pereira (A Coruña, 1956), más conocido como Necho, que ya ha sobrepasado las dos décadas como máximo mandatario. Necho reconoce que el listón está “demasiado alto” pero lucha por mantener la entidad a flote con la esperanza de recuperar el esplendor y las categorías inferiores de otra época.

 

¿Desde hace cuánto estás ligado al Unión Sportiva?
Desde que nací soy socio de la Unión y soy vicepresidente desde que cumplí los años reglamentarios, con 17 o 18. Mis hermanos y yo estamos ligados al club desde siempre. Socios en la familia somos mi madre y mis hermanos, solo los varones, la mujer no. Una cosa rara de mi padre. Yo soy presidente desde que murió mi padre en 2001. Llevo 21 años ya. Cogí el club por herencia.

 

Tu padre cumplió 50 años en la presidencia y fue una figuras importante del deporte. El listón está muy alto.
Demasiado alto. Igualar a mi padre es muy, muy difícil.

 

¿Qué aprendiste de él que lleves a la práctica como presidente del Unión Sportiva?
Intento salvar a este club de todos los problemas que están surgiendo en el fútbol modesto, eso es lo más importante. Para eso es muy importante la presencia del secretario general del club, Manolo Parodi, que lleva 80 años en el Unión Sportiva. Tiene 91 años y desde los 14 o 15 años está ligado al club de diferentes maneras. Llegó de utilero, siguió de jugador y luego ya fue el secretario cuando mi padre estuvo en la presidencia. De hecho, él (Parodi) fue quien me dijo ‘Necho, o te haces cargo tú el club o desaparece’. Es el vivo retrato del club.

 

¿En qué situación se encuentra el Unión Sportiva?
Deportivamente estamos muy jorobados. Estoy leyendo últimamente que es algo que le pasa a muchos otros equipos. Estamos jorobados porque los grandes clubes modestos acaparan todos los jugadores. Nosotros somos un club pequeñito, que cumplimos cien años el año que viene, y el barrio se está regenerando de gente joven pero por ahora no tenemos capacidad para formar más que el equipo de mayores. Hemos intentado hablar con varios clubes para que nos dejasen equipos de categorías inferiores y nos han dicho que no. Pero no por ellos, sino por los padres, que prefieren que sus hijos sigan en ese club aunque no jueguen. Es un contrasentido. Y no somos los únicos a los que les pasa, a otros les pasa lo mismo. Los grandes clubes acaparan eso, que no digo que no tengan su razón, eh, pero los propios padres prefieren que sus hijos sigan en esos equipos en vez de estar en otros para que jueguen, tengan más amigos y amplíen un poco las miras. De hecho, les hemos dicho a esos clubes que nos los dejen y que para el año siguiente puedan recuperarlos si es lo que quieren. Como unas cesiones, que no habría ningún problema. Nosotros seguimos luchando para conseguir recuperar las categorías inferiores pero nos vemos con esa barrera. Además, los chavales a partir de juveniles se dedican más a la maquinita y a otras cosas que a cumplir con el equipo. 
 

¿Cuáles son los objetivos del club a corto-medio plazo?
El objetivos es recuperar las categorías inferiores pero te encuentras con estas dificultades. Estamos en un barrio que se está regenerando y está viniendo gente pero no hay una pequeña infraestructura de chavales dentro del barrio. 
 

¿Exploráis alguna otra vía para la captación de niños para las categorías inferiores?
Hemos preguntado en colegios e institutos, pero los grandes equipos lo tienen todo copado. Además, nosotros tenemos de vecino al Victoria, antes teníamos antes al Ural, dos gigantes, y también hemos contactado con el Calasanz. Pero claro, ellos juegan en Liga Nacional y Liga Gallega y los padres quieren estar en la élite cueste lo que cueste. Y, como me dicen muchos compañeros presidentes de otros clubes, los padres piensan que todos son Cristianos Ronaldos y Maradonas. Y todo eso va ir evolucionando con la edad porque ya la competitividad que hay en las categorías más pequeñas... Ya ves los follones que hay con los padres. Es muy complicado. Es el hándicap que tenemos pero no nosotros solos, muchos equipos de la AFAC.

 

¿Formar equipo de fútbol femenino está entre los objetivos y deseos del club?
En nuestra mente está hacer todo lo posible para que el barrio tenga equipos en todas las categorías, pero el barrio es lo que es. No es un barrio como los de antes, en el que los chavales jugaban en la calle y les podías preguntar si querían jugar en el club. Ahora son todo carreteras y los chavales juegan al Fifa en la Play Station.

 

¿Cuál es la situación económica del club?
Estamos un poco tocados en estos momentos, pero no muy tocados. Seguimos luchando como siempre. De hecho, hemos reinaugurado el local del club (Calle Doctor Fleming, 33, bajo). El Ayuntamiento, por unas circunstancias y con toda su razón, nos lo bloqueó, pero después nos ha echado una mano con unas gestiones y hay que darle gracias. Ahora volvemos a abrir el bar y es un gran apoyo para el club. A ver si así podemos conseguir que vengan familias y podamos meterlos en el club.

 

¿La meta del equipos de modestos es ascender?
Siempre tenemos el objetivo de subir. Somos un club que no damos por perdido nada. Queremos conseguir lo máximo posible dentro de nuestras categorías. A los entrenadores,  cuando llegan al club, siempre les digo que nosotros siempre vamos a apoyarlos en todo momento, igual que a los jugadores, y que si hay algún problema, nos lo digan para intentar solucionarlo y formar un grupo de amigos además de jugadores.

 

¿En qué te gustaría que se diferenciase el Unión Sportiva?
Siempre estamos intentando que este club vaya para adelante de cara a estos cien años que vamos a cumplir y seguir subsistiendo, que de eso se trata. También queremos apoyar todo lo que podamos al Deportivo como hemos hecho durante los años que estuvo mi padre de presidente, tanto del Unión Sportiva como del Deportivo. Después tuvimos ideas diferentes y no firmamos por varios años el convenio pero nunca se ha prohibido a ningún jugador fichar por el Deportivo aunque no tuviésemos firmado el convenio y no hubiésemos cobrado esos años. Durante dos o tres años nos han llevado jugadores y de hecho creo recordar que uno de ellos fue el fisio o el masajista del Fabril. Era un jugador nuestro que estaba trabajando en el Deportivo y no podía tener ficha en el Unión para seguir en el Depor. En ese momento se le dio la carta de libertad de forma instantánea. En la época de mi padre como presidente del Unión y del Deportivo, creo que fueron tres o cuatro jugadores para el Deportivo.

 

¿Cómo es la relación del club con el barrio?
En estos momentos cada vez mejor. Nos llevamos muy bien. Hemos metido gente del barrio en la directiva. Además del secretario general  (Parodi) y yo, hemos metido a cinco personas en la directiva. Además hay otro directivo que ya estaba conmigo, que es Jorge Márquez ‘Xurxo’. Siempre nos echó una mano. Empezó de entrenador y ahora sigue siendo directivo.

 

El Unión Sportiva cumplirá cien años en 2023. ¿Tenéis algo pensado para la celebración del centenario?
En estos momentos estamos dándole muchas vueltas porque con todo lo que nos viene encima, no sabemos cómo va a surgir. Estamos preparando pero está todo en el aire. Ya ves lo que está sucediendo en España y no podemos decir mucho porque en cualquier momento se da la vuelta a la situación. Todavía pueden suceder muchos cambios.

 

¿Qué es lo que te gustaría hacer en el centenario?
Hacer un homenaje a todos los veteranos del club, a toda la gente que sigue y a todos los que han ayudado al club. Y también darle una ilusión grande al barrio para que nos siga apoyando y nosotros podamos seguir disfrutando de él.

 

¿Qué le aporta al Unión Sportiva formar parte de la AFAC?
Si no fuese por la AFAC y el Ayuntamiento, con las ayudas que nos da, en estos momentos mi club no podría existir. Mi padre en su tiempo tuvo una visión, junto con otros clubes aunque creo que él fue uno de los principales precursores, de hacer la unión de todos los equipos. En su época creo que había dos asociaciones. Entonces él, junto a otras personas y  ayudado por el Ayuntamiento, que en ese momento tenía a Paco Vázquez como alcalde, llegaron a un acuerdo y montaron la AFAC. Él fue uno de los fundadores y el primer presidente. Ahora mismo sin la AFAC y principalmente la ayuda del Ayuntamiento, el club no podría existir. Pero ni nosotros ni varios clubes de Coruña. Le ha pasado al Batallador, que desapareció y ahora está surgiendo otra vez. Lo que pasa es que para entrar de nuevo en la AFAC tienes que tener todas las categorías. Los estatutos de la AFAC obligan a tener todas las categorías o a ir cubriendo todas las categorías de forma escalonada.
 

 

Estoy muy orgulloso pero es un constante sacrificio

 

Necho destaca las dificultades que ha tenido que superar para que el Unión Sportiva siga vivo y en ese sentido recalca la imprescindible ayuda del Ayuntamiento y la AFAC.

 

Después de más de dos décadas como presidente del Unión Sportiva, ¿cómo vives el cargo?
Mi vida es sufrimiento constante tanto familiar como deportivamente. Estoy muy orgulloso de estar aquí pero es un constante sacrificio para que esto siga adelante. Además yo vengo del hockey, no del fútbol. Mis hermanos y yo siempre hemos sido jugadores del Dominicos, también por herencia de mi padre. El fútbol también lo hemos mamado desde pequeños yendo con mi padre a la Granja antigua y estando con los jugadores allí.

 

El vínculo de tu familia con el deporte ya es irrompible.
Mi padre fue jugador de fútbol, presidente del Deportivo, presidente del Unión Sportiva, presidente de la Federación Española de Hockey, presidente de la AFAC y también jugador de hockey, jugador de cesta punta y jugador de tenis... Si nuestro nivel deportivo no es así, imagínate. Ya te decía que el listón está superalto. Nosotros somos vida deportiva constantemente.

 

¿Ves cercano tu final en el cargo o hay cuerda para rato?
Es una frase que he dicho a muchos compañeros de la AFAC y muchos compañeros presidentes de clubes de la AFAC me dicen lo mismo ¿Relevo? Creo que puede haberlo, pero en estos momentos si no estoy yo o Manolo Parodi, el club desaparecería. Estamos atrayendo gente del barrio para ver si alguien se involucra más que nosotros. Es un problema generalizado que le pasa a más clubes. Por ejemplo, me fijo en Canito (Maravillas), que lleva más años que yo, o Carlos, del Sin Querer, y les pasa a todos. Y muchos no llevan tanto en la presidencia como yo pero antes también habían sido vicepresidentes o habían estado en las directivas. Estamos todos en las mismas.

Necho (Unión Sportiva): “Estamos jorobados porque los grandes clubes modestos acaparan todos los jugadores”