Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El club quiere a Rafa Sáez para ocupar el lugar de Otero

Otero (d), visiblemente afectado, junto a Rafa Sáez en la rueda de prensa ofrecida ayer en A Lomba | mónica ferreirós
|

A falta de cinco partidos para el final de liga el Arosa destituye al técnico Jorge Otero en busca de un revulsivo para cambiar la dinámica de resultados y salvar la categoría. La última derrota en Salamanca por 4-0 precipitó el lunes la decisión de la directiva que preside Manolo Abalo. Ese mismo día por la noche Rafa Sáez se desplazó a Nigrán para comunicar el cese al técnico, y ambos comparecieron ayer por la mañana ante los medios de comunicación en A Lomba, junto al presidente Manolo Abalo.

El entrenador de Nigrán se despidió entre lágrimas después de que Rafa Sáez recordase el episodio del partido en Madrid contra el Adarve, cuando Otero decidió viajar por su cuenta para dirigir al equipo solo unas horas después de perder a su madre.

Otero se despidió ayer asumiendo toda la responsabilidad y sin cargar tintas contra los jugadores, que salen indemnes de momento de esta crisis deportiva.

Sáez no quiso hablar de “culpas”, sino de “responsabilidades”, y las repartió entre todo el club. El director deportivo explicó que la decisión atiende a “la mala racha de resultados” y agradeció entre lágrimas la “dedicación y profesionalidad” de Jorge Otero. Sáez habló de estar viviendo “un momento tristísimo” dada la amistad que le une con el de Nigrán.





Presión de la afición


Manolo Abalo explicó que la decisión se tomó por presión popular de la afición y tuvo palabras de gratitud hacia Otero. El tono general de la rueda de prensa fue de tristeza y solo el ya extécnico hizo autocrítica. “Tengo que darle las gracias por todo lo que hizo, para ya se sabe lo que pasa en el fútbol”, lamentó el presidente. “Vine con mucha ilusión y con muchas ganas. No sé por qué entré con negativos”, reconoció Otero sobre la desconfianza que generó su fichaje entre la afición. A pesar de estar desde el minuto cero en duda, trabajó mucho y se implicó con una plantilla prácticamente similar a la que ascendió en el ‘playoff’ el pasado año. Otero tuvo al Arosa fuera de descenso durante gran parte del campeonato, pero en los últimos meses el equipo entró en una mala dinámica, que le llevó de estar décimo con cuatro puntos de colchón sobre los puestos de descenso a caer al pozo, a dos puntos de la zona de salvación.



Se va con una ‘espinita’


“Me voy con la tristeza de no haber conseguido no el objetivo, que es algo que estoy convencido de que va a conseguir el equipo, sino por no estar hasta el final”. Otero se marcha con la “espinita” de no haber podido acabar el trabajo. Se va “un arosista más”, con palabras de agradecimiento para su cuerpo técnico y empleados del club. “Todos, no hay nadie que no haya sumado”. y también hacia la afición, “no le dimos mucho, pero seguían apoyando en Langreo y Salamanca. Todo eso me lo llevo y ojalá al Arosa le vaya bien”.



Rafa Sáez no se ve


La directiva encargó ayer a Rafa Sáez el cometido de asumir las riendas del equipo en estos momentos, al tratarse de la persona idónea por experiencia, conocimiento de la plantilla y de la situación deportiva y también por motivos económicos, al estar ya dentro del club. Pero el pontevedrés no está por la labor, ya que dice no verse “mentalmente preparado” en estos momentos para asumir el papel de revulsivo. Ayer por la tarde la directiva seguía tratando de convencerlo, a la vez que también empezaban a explorar otras alternativas. Nombres como el de Luisito Míguez sonaban con fuerza entre los directivos.



Julio Rey, presente


El capitán del equipo, Julio Rey, estuvo presente en la rueda de prensa. Cabizbajo al fondo de la sala durante la comparecencia, habló con Otero al final, aunque el ex técnico acudirá hoy al entrenamiento a despedirse de la plantilla. Julio reconoció que “desde que estoy en el Arosa esta es la situación más difícil que he vivido”. El capitán dijo que “todos somos responsables de estar donde estamos, lo paga el entrenador porque es más fácil echar a uno que a veinte, pero la responsabilidad es de todos”. El mensaje de Julio a Otero fue de agradecimiento por su trabajo, además dijo que “personalmente le tengo cariño”, explicó el capitán. 

El club quiere a Rafa Sáez para ocupar el lugar de Otero