Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Hugo Vázquez y María Fernández suben al podio en el Nacional sub-20

Hugo Fernández, en la imagen con su entrenador, corrió la final en un tiempo de 7.84, lo que supone un nuevo récord gallego de 60 metros vallas en categoría sub-20 s | jct
|

Antequera (Málaga) saldó cuentas que tenía pendientes con dos de los atletas coruñeses de mayor proyección. Ambos, campeonato a campeonato, se venían de vacío a pesar de tener grandes actuaciones, incluso de forma cruel con Hugo Vázquez, cuatro veces cuarto y en dos ocasiones sin medalla por milésimas.

El atletismo le debía una medalla al joven vallista del club Marineda y este era su año, este era su campeonato, el que le reafirmaba como el vallista de mayor proyección de Galicia, que va camino de marcar una época y ya instalado en la élite nacional sub-20.



Entre los favoritos


Hugo Vázquez llegaba como uno de los grandes favoritos para subir al podio de 60 vallas y para pelearle el oro al gran favorito, el atleta que lideraba el ránking nacional de la categoría, Abel Alejandro Jordán. En las eliminatorias, Hugo se limitó a cubrir el trámite para pasar a semifinales con una marca de 7.95. En las mismas se impuso con gran facilidad, viéndosele muy suelto y fluido, con un tiempo de 7.91, muy cerca de su mejor marca personal de la temporada (7.88).

Y llegaba la final, pero esta vez no iban a aparecer los fantasmas del pasado, esos que lo dejaban con la miel en los labios. Era su campeonato, el día, la hora y la oportunidad de reafirmarse. Y no iba a dejarla pasar. Corrió como nos tiene acostumbrados, serio y con seguridad sobre las vallas. Para ganarle y hacerse con el oro, Jordán tuvo que batir el record de los campeonatos (7.72), mientras que el coruñés terminaba con un crono de 7.84, nuevo tope gallego sub-20. Completó el podio Gonzalo Lamborena (7.95).

“Al llegar a meta sabía que había llegado segundo, en ese momento me apeteció sentarme, quedarme allí y me dije ‘vaya, al final llegué segundo, por fin’; es difícil de explicar, sabes que llegaste segundo cuando agarras la medalla en el podio y dices ‘ahí está’, estoy muy contento”, declaró Hugo Vázquez tras la final.

La otra deuda la tenía contraída el atletismo, ese deporte que siempre te da otra oportunidad, con la cuatrocentista María Fernández Bouza. La coruñesa, ahora residente en León por motivos académicos y que defiende los colores del Sprint León, llegaba a la localidad malagueña con su mejor marca personal, 55.91, récord gallego sub-20 de la distancia.

Situada en el tercer puesto del ránking nacional de la categoría con un segundo de ventaja –todo un mundo en un 400– sobre la cuarta, María venció con autoridad en su semifinal –aunque con susto incluido, ya que estuvo a punto de irse al suelo– con 57.32, tercera mejor marca de todas las atletas en semifinales.

En la final salió por calle 6, una ubicación privilegiada de cara a conseguir llegar bien en la calle libre, donde apareció destacada Berta Segura y donde María Fernández entró con fuerza para intentar pasar por delante de Rocío Arroyo.

Los últimos 200 metros fueron una exhibición de Segura, que se hizo con la medalla de oro mejorando su mejor marca con 54.19. Le secundó en meta Arroyo (55.13) y por fin la ansiada y merecida medalla de bronce para María, con un crono de 55.95, muy cerca de su propio récord autonómico.



Un sueño increíble


“La sensación de ganar mi primera medalla nacional ha sido increíble, un sueño que jamás imaginé que iba a cumplir. Ha sido una temporada de muchos cambios, entrenador y compañeros de entreno nuevos (la mayoría campeones de España), el vivir lejos de mi familia... Sin embargo, al final logré acostumbrarme”, comentó la coruñesa.

“En la carrera me sentí super bien. Fue la primera vez que salí rápida, porque suelo ser bastante reservona en el primer 200, aunque en el último 100 pagué el esfuerzo y tuve que pelear por el bronce. Cuando crucé la meta, solo sentí felicidad, y el abrazarme con Berta y Rocío, dos rivales muy fuertes pero increíbles, me encantó. A pesar de haberme quedado a cuatro centésimas de mi propio récord, estoy contenta de haber vuelto a bajar de 56 segundos”. Ahora, toca descansar y recargar pilas para aire libre.

Dos atletas del Sada también se desplazaron a Antequera. Por un lado, el velocista Javier Jiménez, que doblaría prueba, para ser de la partida en los 60 y en los 200 metros. Llegaba con una marca en la prueba corta de 7.08 este campaña: En las eliminatorias pasaba el corte para meterse en semifinales con un crono de 7.09. En la penúltima carrera terminó séptimo (7.21) y no accedió a la final.

En el doble hectómetro, Javier había corrido este año en 22.47. Pasó las series con 22.62, pero el 27.77 de la semifinal le dejó fuera de la carrera por las medallas.

El pertiguista Tomás López Vizcaíno habría franqueado saltado este curso 4.55 metros, su mejor marca personal. El campeón gallego absoluto empezaría el concurso en 4.12, altura que franquearía en la segunda. Luego rebasó 4.32 a la primera, para terminar con tres nulos sobre 4.52, lo que le supuso el undécimo puesto. 

Hugo Vázquez y María Fernández suben al podio en el Nacional sub-20