Miércoles 14.11.2018

FABRIL

Uxío da Pena (y II): “Solo pienso en lo afortunado que soy en el Depor”

No es solo un delantero. No es solo un futbolista. Ni siquiera un simple jugador del Fabril. Uxío da pena es mucho más. Es hermano pequeño y hermano mayor de un vestuario en el que es un auténtico ejemplo.

Uxío da Pena, delantero del Fabril, el pasado domingo ante el Rápido de Bouzas en Abegondo | quintana
Uxío da Pena, delantero del Fabril, el pasado domingo ante el Rápido de Bouzas en Abegondo | quintana
Uxío da Pena (y II): “Solo pienso en lo afortunado que soy en el Depor”

¿Qué impresión te ha causado Sergio Pellicer?
A pesar de haber tenido cinco entrenadores desde que estoy en el Fabril, el club ha dado siempre con el mismo perfil ganador, de no pensar en el miedo a perder sino en la ambición por ganar. Desde el primer momento, nos ha transmitido calma, como lo hacía Tito. Es un entrenador que ha jugado muchos años al fútbol.

¿Te influye la llegada del nuevo entrenador?
Soy un delantero referencia y mi papel debe ser prácticamente siempre el mismo. Mis características son muy determinadas y un entrenador me puede pedir que apriete arriba y otro que no lo haga, pero mi fuerte está en el área y cuanto más tiempo pase en ella y el balón llegue a ella, más posibilidades tendré de hacer gol.

¿Transmite algo diferente el Fabril tras el relevo en el banquillo?
Cualquier cambio hace que la mentalidad del futbolista se active. El que no juega tiene la oportunidad de entrar en el once y el que estaba en el once tiene que activarse más para no perder el puesto. Sergio lleva dos semanas con nosotros y ha empezado a enfocarnos lo que quiere, pero va a ser un proceso largo. 

¿Tendrá que pelear por la permanencia el Fabril?
Está claro. La temporada pasada la iniciamos con el objetivo de salvar la categoría y acabamos segundos y en esta se nos puso unas expectativas muy altas, pero las circunstancias son las que son y nosotros somos los responsables de estar donde estamos. ¿El objetivo? Tenemos que pensar que podemos ganar todos los partidos, disputarlos, sacar los máximos puntos posibles y la clasificación dirá dónde tenemos que estar.

¿Qué objetivos te marcas?
Llegué al Fabril con la ilusión de debutar en una nueva categoría, de competir en un equipo profesional y cumplí un sueño. Antes de todo eso, yo decía: qué suerte tienen estos de estar ahí. Este año me han ofrecido la opción de darle continuidad a ese sueño y desde la pretemporada hasta hoy intento aprovechar todo y no me marco objetivos ni a corto ni a largo plazo. Quiero disfrutar de esta experiencia y no me gustaría darme cuenta de que no la he aprovechado cuando ya no esté aquí.

¿Consideras una decepción este inicio de temporada?
Para el aficionado, por supuesto; para los que estamos ahí día a día, no. Los resultados son lo más importante en el deporte y los que marcan una dinámica en un equipo. Nosotros estamos trabajando bien, el vestuario está muy unido y cada derrota nos ha hecho más fuertes. Vamos a salir de esta situación todos juntos y estoy convencido de que al final será una buena temporada.

Has dicho que lo más importante en el deporte son los resultados. ¿Y en un filial?
Lo primordial en un filial es formar jugadores para que puedan llegar al primer equipo; por ejemplo el caso de Edu Expósito o de Diego Caballo. Creo que todos los jugadores mejoran con confianza y la confianza la da el resultado. Lo primordial en cualquier equipo es ganar y que la mentalidad sea ganadora. A partir de ahí, el jugador mejora y, si lo hace, tiene más posibilidades de llegar al primer equipo. 

¿Da igual la forma con la que llegue el resultado?
No es lo mismo ganar dando una buena imagen que una mala imagen, pero la confianza del futbolista se consigue jugando y ganando. Posiblemente sea más espectacular ganar tocándola y llevando el balón de un lado a otro, pero también vale ganar por 1-0 con un gol de rechace en el minuto 90.

¿Qué significó hacer la pretemporada con el primer equipo?
Es indescriptible. Los que me conocen saben que en esas semanas estaba exultante. Era como ir todos los días al colegio con zapatos nuevos. Es algo que se va a quedar ahí, que es precioso, lo he aprovechado y lo he disfrutado. Todos los días que conviví con ellos puse una sonrisa e hice a ese grupo un poco más feliz.

Has contestado toda la pregunta sonriendo. 
Sí, porque son recuerdos preciosos e impagables. Es algo que nunca llegué a soñar y estoy eternamente agradecido al cuerpo técnico, a Carmelo por brindarme la posibilidad y a toda la gente del club que, a pesar de todos los impedimentos que podía haber para que no tuviese la oportunidad, me ayudaron en todo. 

¿Impedimentos?
El dichoso tema de la edad y muchas cosas. No sé si ha sido porque me tienen un cariño especial ya que yo mimo mucho al club tanto como aficionado como trabajador, pero la oportunidad que me dieron se la podían haber dado a otro jugador.

Jugaste muchos amistosos con el Depor. ¿Llegaste a pensar en tener la oportunidad?
No me importaría decir que sí, pero no. Yo estaba metido y disfrutando y nunca me paré a pensar: ojo, que si lo hago igual me puede pasar lo mismo que a Caballo. Mi mentalidad era la de querer jugar porque estaba representando al Deportivo y quería vivir esa sensación. El poder salir en el estadio de mi ciudad natal (Lugo) y disputar unos minutos contra el Lugo con la camiseta del Deportivo era algo que no me dejaba pensar más allá de si me podían hacer fichar del primer equipo o no. Simplemente pensaba en lo afortunado que estaba siendo. 

Estoy aquí porque disfruto estando en el Fabril, no para recibir una nómina 

Por diferentes motivos, te has convertido en un jugador muy querido por el deportivismo.
A mi familia le comento que estoy agradecidísimo por todo el cariño que se me da, no solo por parte del club sino también de la afición. Entiendo que hay gente que puede estar de acuerdo o no con lo que opino porque tengo una personalidad fuerte, pero siempre se me apoya en todo lo que hago y siento que ese cariño es verdadero. Soy respetuoso con quien me ha dado la oportunidad de hacer lo que siempre he soñado, que es ser futbolista. 

¿Se te trata como un ejemplo en el vestuario del Fabril?
Me gustó mucho lo que dijo Albert Gil cuando me renovaron: Uxío es el primer juvenil del Fabril porque es el jugador que transmite más ilusión en lo que hace. Yo no estoy en el Fabril para recibir una nómina a fin de mes y tener esa tranquilidad. Estoy en el Fabril porque disfruto estando en el Fabril, porque disfruto representando al filial del Deportivo y porque es una experiencia que se va a acabar y quiero aprovechar al máximo. 

Me gustó que Albert dijese que soy el primer juvenil del Fabril por mi ilusión

¿Tienes alguna superstición?
No y sí. No tengo nada en concreto, no dejo una botella enfrente de otra como Nadal, pero tengo una obsesión continua con el karma. Creo que si hago bien las cosas, todo me va a salir bien. Esas semanas que no descanso bien, que no entreno tan bien como me gustaría o que las cosas con la familia no van del todo bien, tengo la sensación de que en el partido no me va a salir todo bien porque no he hecho las cosas al 100%. 

¿Golf o fútbol?
Disfruto más siendo futbolista, pero jugar al golf me parece mucho más intenso.

¿Intenso un deporte que parece tan lento?
Es un deporte en el que hay que estar completamente concentrado durante todo el tiempo para que salgan las cosas bien. En el fútbol te puedes permitir tus momentos de descanso que te lleven a la relajación.


¿Cómo surge esa pasión?
Por unos familiares con los que veraneaba en San Vicente do Mar e íbamos a jugar a A Toxa. Al principio entretenía mucho, pero llegó un momento que era un vicio absoluto. Quien juega al golf sabe de lo que hablo.

¿Tuvo dedicatoria tu gol?
Sí, debía muchas, pero la más especial fue para Xabi Irureta. También va para toda la gente que me apoya, para mis padres, mi novia, mis amigos, mi entrenador personal y para una persona muy especial, Pablo Agulló, al que le tocó sufrir la lesión típica del futbolista.

¿Eres el hermano mayor del vestuario del Fabril?
Si haces esta pregunta a todos los componentes del Fabril, te dirán que soy el hermano pequeño. Me gusta que desde fuera digan que soy el hermano mayor, pero dentro me gusta desempeñar el papel de hermano pequeño.

¿Vas a tener el corazón dividido en el Lugo-Depor?
No, en absoluto. Lugo es mi ciudad natal. Fui jugador del Lugo en categorías inferiores y llegué a ser capitán de algún equipo, pero no. Llevo diez años en A Coruña y en Twitter tengo en mi biografía que soy coruñés en adopción. Soy lucense pero me siento coruñés y estoy orgulloso de poder decirlo. El Deportivo me ha dado este regalo y quiero que gane el Deportivo ante cualquier rival.

¿Si voy a tener el corazón divido cuando se juegue el Depor-Lugo?En absoluto

Has mencionado Twitter. ¿Cómo interpretas el toque que se le ha dado a los futbolistas del Fabril por sus acciones en la redes sociales?
Alguno de mis compañeros se ha equivocado, ha reconocido el error, nos ha pedido disculpas a nosotros, también al club y está arrepentido. Esa situación no se va a volver a repetir porque es desagradable para el club y para su persona. Las redes sociales son un gran instrumento de pasatiempo y hay que saber utilizarlas para que puedan dar alegrías y no preocupaciones.

¿En el vestuario del Fabril te sueltan lo de oveja?
De vez en cuando me lo suelta Fornos. Obviamente es por mi pelo, que es rebelde y seco. Mi pelo se define con las etiquetas de los champús: para un cabello seco y dañado.

El máximo goleador del Fabril la pasada temporada, al que le dicen que se parece a Edin Džeko, llegó a jugar de lateral. 

¿Cómo podía jugar de lateral un jugador tan alto y con tanto gol como tú?
Llegué a Coruña para estudiar a una carrera, pertenecía al Lugo y me cedió al Montañeros. Jugué en el filial, el Eirís, y el entrenador (Luis Gantes) decide ponerme de lateral derecho porque faltaba alguien en ese puesto. A mí me daba exactamente igual en qué posición jugar porque yo tenía una vida de universitario y lo único que quería era disfrutar, correr y jugar al fútbol. En el momento me motivó más. Estaba metidísimo en mi papel de lateral. Veía partidos y me fijaba en laterales como Dani Alves o Seitaridis cuando estaba en el Atlético.

¿Qué tipo de lateral era Uxío?
Era de esos que llegaba y la ponía. Como delantero me gustaría tener a ese lateral.

No tardaste en volver a jugar de delantero.
Después del Eirís tuve una etapa de incertidumbre en la que dejé el fútbol cuatro meses, hasta que me llamó Durán, actual entrenador del Polvorín, para pedirme que le echase una mano en el Castro. Me preguntó de que había jugado últimamente, le dije que de lateral, se río y me dijo: pasa para arriba. A partir de ahí siempre jugué de delantero en el Mugardos y donde empecé a creérmelo y a coger peso y nombre fue en el Arteixo.

¿Fue más importante el Arteixo o el Cerceda en tu carrera deportiva?
El chip me lo cambia un nombre y un apellido: Miguel Figueira. Ha sido la persona que siendo un delantero de Primera Regional me paró y me dijo: Uxi, tú aún estás a tiempo de todo, créetelo, cuídate y céntrate en esto porque tienes cualidades. Me hizo creer que sí podía y eso, combinado con el maravilloso vestuario que teníamos con Javucho, Chechu, Mario, Carlocho, Franchu y con jugar al lado de un delantero (Vituco) que me hacía todo mucho más fácil, di ese salto al Cerceda, que fue donde tuve que hacer mucho esfuerzo para que la gente confiase en mí.

“Miguel Figueira está destinado a entrenar al Depor o al Fabril”

Miguel ha sonado para ser míster del Fabril. 
Es un tío de fútbol. Ha jugado en el Fabril muchos años, es una referencia del fútbol gallego y creo que está totalmente destinado a entrenar al Deportivo o al Fabril.

¿En qué futbolista te fijabas para mejorar?
En la etapa del Eume, Antón López, un compañero, me decía que jugando me parecía mucho a Dzeko, el delantero de la Roma. Me hacía gracia, pero me gusta ver partidos de Dzeko para poder mejorar desde el perfil de un nueve como yo. Obviamente, también me encanta ver a delanteros como Lewandowski o Benzema, futbolistas que marcan la diferencia por controles del balón.
 

Uxío da Pena (y II): “Solo pienso en lo afortunado que soy en el Depor”
Comentarios