domingo 25/10/20

Pellicer le da vueltas sin éxito a su equipo

El filial del Deportivo sufrió ante el Celta B la derrota número 13 de una temporada que tiene toda la pinta de acabar con un descenso.

Arturo Segado (10), jugador del Fabril, trata de frenar al céltico Víctor Pastrana | atlántico diario
Arturo Segado (10), jugador del Fabril, trata de frenar al céltico Víctor Pastrana | atlántico diario

Ni la revolución de jugadores en el once inicial, ni el cambio de sistema, ni las variantes que surgieron en la segunda parte... Nada le sirvió al Fabril, colista a diez puntos de la permamencia, para encontrar la reacción que le hiciese ganar el miniderbi contra el Celta B.

1 Nuevo fallo ante un rival directo
Después de perder en el campo del Navalcarnero, de empatar en casa contra el Valladolid B y, también en Abegondo, caer (0-1) ante el Inter de Madrid, el Fabril volvió a fallar ante uno de los equipos que merodean por la zona baja de la clasificación. El Celta B estaba en la posición de playout antes del miniderbi. Tenía ocho puntos más que el Fabril. En vez de reducirse a cinco, aumentaron a once.

2 Cinco titulares fuera de la convocatoria
Desde su llegada al banquillo del Fabril, Sergio Pellicer acostumbraba a retocar ligeramente su once inicial de un partido para otro. Juanje y Villares alternaron en el interior izquierdo, Uxío y Pedro Martelo, aunque menos, en el puesto de delantero centro. Quique, Blas y Valín en el lateral derecho... Nunca había hecho una revolución como la del pasado domingo en Barreiro: sentó a cuatro titulares (Lucas, Carlos, Víctor y Montiel) del anterior partido y dejó a uno fuera de la convocatoria: Gandoy.

3 Leto, discreto; Segado, detalles
En la anterior jornada, ante el Inter de Madrid, debutó uno de los fichajes de invierno: Abeledo jugó de extremo izquierdo y disputó los 90 minutos. Contra el Celta B se estrenaron otras dos incorporaciones realizadas este mismo mes: Leto en el carril derecho y Arturo Segado como mediocentro. El primero tuvo una actuación discreta, ni sorprendió para bien ni decepcionó. El segundo ofreció mejores sensaciones que en los entrenamientos a pesar de que perdió algún balón comprometedor.

4 Tres centrales y problemas con Apeh
Una de las grandes novedades del último partido fue la apuesta de Sergio Pellicer por un sistema con tres centrales: Quique Fornos, Raúl González y One. Tal vez teniendo en cuenta que el Celta B actúa con dos delanteros –Iban Salvador y Apeh– y para evitar situaciones de dos contra dos o, si un punta fijaba a un defensa, situaciones de uno contra uno. A pesar de la superioridad numérica de los defensas, Apeh generó peligro en los primeros compases recibiendo de espaldas y descargando el balón.

5 Cambios de sistema para ‘reaccionar’
El Fabril no modificó el 1-5-3-2 inicial hasta que Alberto Solís marcó el 1-0. En desventaja, Pellicer optó por retirar a un central (con tarjeta amarilla) y dar entrada a un futbolista de corte ofensivo y con fuerza: Víctor García. Gaizka, que jugó de inicio de pivote defensivo, pasó al puesto de central y el filial solo modificó el vértice del triángulo: en lugar de jugar con mediocentro defensivo, fueron Segado y Javi Cobo los que actuaron por detrás de un mediapunta: el propio Víctor. Con 2-0 en contra, Pellicer deshizo la línea de cinco atrás, se quedaron Leto y Valín en los laterales, Quique y One como centrales y Segado fue el mediocentro de equilibrio por detrás de una línea de cuatro jugadores de perfil muy ofensivo: Víctor García en la derecha, Abeledo en la izquierda y Jony Montiel y Bicho por dentro, por detrás de Uxío. En algún momento, el Celta se descontroló pero pudo matar a la contra.

Comentarios