Lunes 17.06.2019

Una mancha en el expediente reciente del Bergantiños

El equipo de Carballo sufrió una dura derrota en un partido decepcionante y necesitará una machada para remontar la eliminatoria en As Eiroas

Formación inicial del Bergantiños en el encuentro de ayer en el Nuevo Campo de Villarrubia  | antonio ismael cabrera
Formación inicial del Bergantiños en el encuentro de ayer en el Nuevo Campo de Villarrubia | antonio ismael cabrera

La primera mancha en el expediente del Bergantiños en el playoff de ascenso a Segunda B llegó en tierras manchegas. El equipo de Carballo protagonizó un inicio esperanzador pero después se diluyó ante un Villarrubia que se adelantó por mediación de Minaya y amplió la renta gracias a un golazo impresionante de Arroyo.

Las alineaciones no presentaron sorpresas en ninguno de los dos bandos. Javi Sánchez, técnico del Villarrubia, y Miguel Figueira, entrenador del Bergantiños, saltaron al Nuevo Campo con lo esperado. Los locales formaron con un 1-4-2-3-1 con la zaga habitual y Nando Copete como referencia ofensiva, flanqueado en las bandas por Dieguito y Minaya y acompañado en la mediapunta por Pablo Jiménez. 

Por su parte, el Bergan formó con un 1-4-3-3, uno de los dos sistemas utilizados en la eliminatoria anterior ante el Covadonga. Toni fue el mediocentro posicional, Baleato y Diego se situaron por delante de él, Cano y Jorge Sáez se colocaron en las bandas y Ekedi se situó como ‘9’ debido a las molestias que arrastra en la rodilla el punta Rubén Rivera.

En los primeros compases la posesión fue del Villarrubia, casi siempre infructuosa sobando el balón entre centrales, pero las primeras llegadas tuvieron color rojo. Borja Facal avisó con un disparo forzado en el minuto 6 tras una combinación entre Cano y Jorge Sáez; en el córner posterior Diego cabeceó rozando el palo un centro de Aarón; y en el minuto 8 estuvo a punto de marcar Baleato con una volea que se marchó desviada tras una dejada de Cano. Tres ocasiones claras en apenas tres minutos que podían haber encarrilado la eliminatoria. El Bergan se acordaría de ellas poco después.

El Villarrubia necesitó unos minutos para soltarse el miedo tras las oportunidades del Bergan. Pero poco a poco se fue acercando a las inmediaciones del área de Cristopher, primero con un tiro lejano de Toni Seoane y acto seguido con una internada de Copete, que reclamó penalti cuando notó el contacto de Marcos Rodríguez.

Pasaban los minutos y el partido se iba tiñendo de blanquiazul. Copete recibió un pase con clase y al primer toque de Pablo Jiménez pero el punta no pudo batir a Cristopher, que le achicó el espacio cuando los 1.700 espectadores del Villarrubia ya cantaban gol.

Pérdida y gol en contra
Aunque poco tuvieron que esperar para celebrar el primer tanto de su equipo. Llegó tras un error en la salida de balón del Bergan, que no fue capaz de alejar el cuero de su área cuando tuvo la oportunidad y vio como Copete le birló el esférico a Borja Facal en banda. El punta apuró la línea de fondo, puso un centro tenso al corazón del área pequeña y Minaya, que entró con todo, envió el cuero a la red al segundo intento pese al empeño de Aarón y Cristopher por despejar el balón.

El primer tanto en contra que sufrió el Bergan en este playoff sirvió para despertar ligeramente a los pupilos de Miguel Figueira, que volvieron a rondar el gol en el tiempo añadido del primer acto. Jorge Sáez probó la agilidad del meta Manolo tras un pase filtrado de Cano y en el córner posterior Agulló cabeceó fuera.

En la reanudación no cambió el guión. El Villarrubia, más ‘canchero’ que el Bergan, se hacía con los balones divididos, ganaba las disputas y rompía el ritmo de los visitantes con faltas. 

Y tras una de esas disputas se produjo el golazo de la tarde y posiblemente del playoff. Arroyo cazó el balón en tres cuartos y no se lo pensó. Conectó un derechazo, con Toni subido a la chepa, que se estrelló en la cruceta, botó dentro de la portería, volvió a tocar en la madera y murió dentro del marco de Cristopher. Un golazo impresionante que dejó tocado al Bergan.

Prueba de ello fue que el Villarrubia pudo ampliar la renta. De hecho, marcó el tercero pero el asistente había levantado la bandera antes del disparo certero de Dieguito.

Cambios y mejoría
El resultado no le valía al Bergan y Miguel Figueira trató de agitar a su equipo con un doble cambio y una modificación del sistema. Era el momento de correr riesgos. Rivera y Cañi por Cano y Baleato. De un 1-4-3-3 a un 1-4-4-2 con Ekedi y Rivera en ataque, Cañi y Jorge Sáez en bandas y Diego y Toni en la medular.

Cañi le dio otro aire al Bergantiños. Pidió el balón, condujo y puso centros en busca de Ekedi y Rivera. Pero la zaga del Villarrubia, ya metida en su propia área, estuvo enorme despejando todo tipo de centros laterales.

Los últimos minutos del Bergantiños fueron un quiero y no puedo. Un intento desesperado por marcar un gol que le acercase a la remontada ante un Villarrubia que se sacó de la manga todo tipo de recursos para perder tiempo. Pero el Bergan se quedó con las ganas. Tendrá que darle la vuelta a la eliminatoria en As Eiroas tras un encuentro decepcionante en Castilla La Mancha.

Comentarios