miércoles 25/11/20

El Fabril no tuvo rival

El Paiosaco jugó uno de sus peores partidos desde que es equipo de Tercera División en el campo de un filial blanquiazul que marcó cinco goles, cuatro de ellos en una segunda parte plácida
Iván Guerrero, lateral derecho del Fabril ayer, celebra el 5-0 de Manu Mosquera (8)  | patricia g. fraga
Iván Guerrero, lateral derecho del Fabril ayer, celebra el 5-0 de Manu Mosquera (8) | patricia g. fraga

Se suele decir que el Fabril (por medios, días de entrenamiento, técnicos) debe conseguir más de 85% de los puntos como local si está en Tercera División, pero nunca es así. La superioridad que se le supone al Depor B en Abegondo fue una realidad ayer contra el Paiosaco. El equipo de Valerón (ayer se estrenó en el banquillo de forma oficial como entrenador del filial) pasó por encima de un rival que, en las últimas temporadas, acostumbró a dar guerra a los favoritos pero que ante el Fabril estuvo muy lejos de su mejor versión.

Juan Carlos Valerón presentó varias novedades respecto al primer partido de liga en el que el filial se llevó un punto (0-0) del campo del Somozas. En primer lugar, el portero fue Alberto, siendo Brea suplente. También hubo cambio en el lateral derecho: Iván Guerrero de inicio y no Isra. El resto de la línea defensiva fue la habitual: David Suárez y Juan Rodríguez como centrales y Boedo en el lateral izquierdo. Ante la sanción por doble amarilla de Kanouté, el míster del Fabril recompuso el centro del campo con la entrada de Álex Barba, que formó doble pivote con Villares. En la mediapunta tuvo continuidad Sarmiento. El extremo Álex Pérez también fue relegado al banquillo y en su lugar jugó Guedes en la banda derecha. En la izquierda, Rayco; en punta, Manu Mosquera. 

El Paiosaco, que en la primera jornada también empató (1-1) en casa contra el Bergantiños, copió a los mismos jugadores salvo al lateral izquierdo Pablo y al extremo Tani, que pasaron de titulares a suplentes. A pesar de que en el primer partido, el equipo rindió mejor con línea de cinco defensas en la última media hora, Juan Riveiro volvió a apostar de inicio por cuatro atrás con una diferencia. Pablo, que ante el Bergan fue sustituido por lesión, dejó su lugar en el lateral izquierdo a Ventola. Otras diferencias fueron las posiciones de Juanma y Josiño. El primero, en el doble pivote en la primera jornada, adelantó su ubicación a la mediapunta. El capitán pasó de mediapunta a interior izquierdo. Verdejo se estrenó como titular en el Paiosaco en el doble pivote al lado de Moure e Iván Amor repitió como punta.

El primer tiempo, que empezó con lluvia y murió con tímidos rayos de sol, no sorprendió demasiado. El Fabril con la pelota y sin profundidad y el Paiosaco alternando el repliegue con una presión alta poco efectiva y sin aprovechar los espacios en la espalda de la línea defensiva local. Los verdiblancos pudieron adelantarse en su única ocasión de la primera parte. En una falta lateral, Josiño puso el balón perfecto, al segundo palo. Superó la línea que formaba el Fabril en la frontal y Ventola atacó bien el espacio. Remató a escasos cinco metros de la portería de Alberto pero su remate salió muy alto.

El Fabril tuvo varias opciones de adelantarse ya en la primera parte con un denominador común: Manu Mosquera. El delantero blanquiazul lo intentó en jugada individual, en remate al primer toque en el área pequeña y en una falta derecha que salió rozando el larguero. En el 37, un mal desplazamiento de Ventola desde el carril izquierdo, terminó con la pelota con poder el propio Mosquera con los centrales visitantes totalmente descolocados. Acercándose a la frontal, abrió ligeramente para Rayco que, al primer toque, conectó con la derecha enviando el cuero raso, pegado al palo.

La segunda parte no tuvo historia. Si en la primera, el Paiosaco tuvo muchas pérdidas y cometió muchos errores por tardar en ejecutar pases o por alargar demasiado las conducciones ante un equipo de un ritmo alto como el Fabril, en la segunda no tuvo opción ni de tener la pelota. Repaso total del filial del Depor, que marcó cuatro goles, perdonó tres opciones muy claras. El 2-0, que dejaba el choque muy cuesta arriba para los verdiblancos, fue de Mosquera gracias a un sensacional pase desde la izquierda de Boedo. El Paiosaco reclamó falta a Verdejo en el inicial del contraataque blanquiazul.

La última media de partido le sobró a un Paiosaco que, por momentos, dejó de competir como acostumbra. Ni el cambio de sistema de Juan Riveiro tras el descanso –pasó a línea de cinco atrás con Jesús Sayés en la derecha, Litos en la izquierda y Edu, Nico y Ventola como centrales– le sirvió a la escuadra verdiblanca para ser más efectiva en defensa. Sarmiento hizo el 3-0 en el 62. Un golazo con la derecha desde el pico del área buscando el segundo palo. Hasta a balón parado encajó el Paiosaco. En el 72, un córner ejecutado por Álex desde la izquierda fue rematado por David Suárez con la derecha en pleno corazón del área. La cuenta la cerró Mosquera en el 77 tras un buen centro del juvenil Nájera después de superar a Gamallo.

El Fabril no echó de menos a Adri Castro, Sanmartín, Kanouté, Pescador, Javi Sánchez, Cambón... Venció y convenció en un partido con mucha diferencia de niveles.

Comentarios