lunes 13.07.2020

El equipo más en forma

El conjunto que dirige Javier Bardanca es el único del grupo 1 que ha conseguido cuatro victorias en las últimas jornadas de liga, doce puntos que le permiten estar a siete puntos del descenso
El Silva dio la campanada en uno de los estadios más atractivos de la liga y ante uno de los dos principales candidatos al título: el Ourense Club de Fútbol. Marcos Gómez marcó el único tanto del encuentro en O Couto a falta de diez minutos para el final.
El Silva dio la campanada en uno de los estadios más atractivos de la liga y ante uno de los dos principales candidatos al título: el Ourense Club de Fútbol. Marcos Gómez marcó el único tanto del encuentro en O Couto a falta de diez minutos para el final.

Hay quien cree en los milagros y hay quien piensa que un equipo como el Silva, con uno de los presupuestos más bajos de la Tercera División temporada tras temporada, hace milagros consiguiendo permanencia tras permanencia. En esta campaña todavía no ha certificando la salvación en la categoría nacional, pero va por el buen camino. En solo cuatro partidos ha pasado de ocupar el antepenúltimo puesto a estar siete puntos por encima del descenso.

El de Javier Bardanca es el único equipo del grupo 1 de Tercera que ha conseguido ganar los cuatro últimos encuentros del campeonato. Ni siquiera los dos primeros clasificados –Compostela y Ourense Club de Fútbol–, que parece que se jugarán el título de liga, han sido capaces de sumar los doce últimos puntos en juego.

La situación del conjunto silvista no era del todo crítica, pero casi. Los pupilos de Javier Bardanca igualaron su peor racha de partidos sin ganar en Tercera División; un total de siete duelos sin imponerse al rival.

La mala dinámica de resultados empezó para el Silva en el último partido del año 2019, en la jornada 17. El conjunto coruñés visitó el campo de O Couto para enfrentarse a la Unión Deportiva Ourense y cayó por 2-0 en un partido en el que fue expulsado el lateral derecho Brais Lema en la primera mitad. La escuadra de Bardanca, que terminó el pasado año con mal pie, no pudo empezar de mejor manera el 2020. El Estradense visitó el campo de Grela 1 el 4 de enero y se llevó los tres puntos en otro partido en el que el cuadro silvista vio como, con 0-0 en el marcador, el mediocentro y capitán Kata Sicardi recibía la segunda tarjeta amarilla y dejaba a su equipo con diez. El conjunto visitante se llevó los tres puntos con un 0-2.

Uno de los dos puntos de los 27 en juego en los que el Silva no consiguió ninguna victoria fue en la última jornada de la primera vuelta, en el campo de O Poboado. El conjunto coruñés, que se quedó en superioridad numérica de once contra nueve en los últimos minutos del encuentro, no fue capaz de deshacer el 0-0 inicial y se llevó un empate frente al As Pontes, un rival directo en la lucha por la permanencia.

Una semana después, en el encuentro de la segunda vuelta, el Silva volvió a enfrentrarse a uno de los equipos que trata de alejarse de la zona peligrosa de la tabla. El conjunto de Javier Bardanca inició la segunda parte de la temporada con derrota en casa (2-3) y, lo más importante, con el golaveraje perdido ante un Somozas que, en la primera vuelta, había conseguido un punto en el Manuel Candocia. A la del Somozas le siguieron dos derrotas más: 1-0 en A Magdalena frente al Racing Villabés y 0-1 en casa contra el Arzúa con un gol en los últimos minutos que volvió a penalizar a la escuadra que prepara Javier Bardanca.

La mala suerte del Silva se esfumó en la cuarta jornada de la segunda vuelta, en la visita a A Porta Santa para enfrentarse al Paiosaco, farolillo rojo de la Tercera División. El encuentro se puso cuesta arriba para los coruñeses muy pronto. El cuadro peisaqués tomó ventaja en el marcador y estaba mereciendo la victoria pero la actuación de Alexandre López Vila, el colegiado del encuentro, fue decisiva, sobre todo al expulsar con dos amarillas en el minuto 30 a Rama, portero del Paiosaco. Aunque el Silva no jugó bien, consiguió encerrar a su rival en el tramo final del encuentro y, a base de centros laterales, acabó encontrando el gol del empate que firmó Souto tras un balón suelo en el área pequeña.

Ese punto ante el Paiosaco significó un punto de inflexión en la mala dinámica de un Silva que acumulaba siete jornada seguidas sin ganar.
El siguiente rival del Silva sería un Arosa que ocupaba la tercera posición de la tabla clasificatoria. El equipo de Bardanca ganó con remontada incluida y con ese triunfo empezó su mejor dinámica de la temporada. Tras ganar al equipo de Rafa Sáez, el Silva no falló en el campo del Pontellas (0-2).

Volvió a Grela 1 y se impuso por 2-0 al Choco y, en el último partido, ganó en el campo del segundo clasificado: el Ourense Club de Fútbol (0-1).

Comentarios