domingo 08.12.2019

Tan lejos, tan cerca

El Deportivo Abanca cayó por goleada: víctima de sus propios errores, sufrió para frenar las transiciones
y el juego por bandas del rival, pero reaccionó con personalidad y tuteando al campeón
Deportivo Abanca
Deportivo Abanca

Varios escalones separan al Atlético de Madrid, campeón de Primera Iberdrola las tres últimas temporadas, y al Deportivo Abanca, recién ascendido y debutante en la categoría. El equipo rojiblanco cuenta con una pléyade de internacionales y futbolistas con mucha experiencia, mientras que la plantilla blanquiazul es una de las más jóvenes y la mayoría de sus futbolistas son novatas en Primera. Ambos conviven en la misma realidad y pese al marcador (4-1) la distancia no es tanta como se presuponía.

1 Fiel a sus principios: presión alta y balón

Cuando algo funciona no se debe cambiar, o eso dicen. Y Manu Sánchez, técnico del Depor, es fiel a sus principios. “Las chicas creen en lo que hacemos”, ha declarado en más de una ocasión. Con su ya clásico 1-4-4-2 en rombo y un once inicial que se recita de memoria, el equipo coruñés saltó al césped sin complejos.

En los primeros 15 minutos tuteó el Depor a uno de los ocho mejores equipos de Europa –eso dice la clasificación del Atlético para los cuartos de final de la Champions–y lo hizo con su habitual atrevimiento: defensa adelantada y mucha intensidad en la presión sobre el balón para robar en campo rival y tratar de jugar la pelota.

2 No llegaron las ayudas en defensa

Se expone el equipo de Sánchez con un posicionamiento tan avanzado y el Atlético lo aprovechó cuando escapó de esa presión. Interpretaron las colchoneras cómo atacar el rombo blanquiazul y cuál era el costado débil de su rival.

Atacaron las rojiblancas por su derecha y lo sufrió Nuria, que echó de menos las ayudas de Noelia Villegas, más pendiente de Ludmila, Teresa, que evidenció una falta de ritmo preocupante, y de Athenea, que por órdenes de su entrenador no baja hasta campo propio, como Peque.

El primer gol llegó por la banda de Nuria, una futbolista de ataque reciclada esta temporada al lateral. Sufrió el dos contra uno en las incorporaciones de Kenti Robles y por ahí llegó el primer gol local.

3 Errores en la salida y en la portería

Manu tiene trabajo con el vídeo para señalar cuáles fueron los principales errores el domingo en la Ciudad Deportiva Wanda.  Tres fallos evitables en la salida de balón y otros tres errores de Misa, nerviosa, marcaron el desarrollo del encuentro al descanso. Las pérdidas de Gaby, muy por debajo del nivel que había mostrado hasta el momento, Nuria, superada por completo, y Teresa, que se confió en exceso y cedió el balón en la frontal de su propia área, acabaron en 3-0.

Misa pudo haber hecho algo más en el primer remate, que se produjo dentro del área, no se movió en el segundo, un disparo de Sosa menos ajustado de lo que parece, y se tragó el tercero, presa de los nervios.

4 Personalidad y otro gol a balón parado

No sabemos qué se habló en el vestuario del ‘Mini-Wanda’, pero el Depor regresó del descanso con otra marcha. De nuevo fiel a sus principios, salió de su campo para presionar, consiguió adueñarse de la pelota y empezó a pisar área rojiblanca con peligro.

El 3-1 llegó de nuevo a balón parado, una de las principales armas ofensivas blanquiazules. El córner de Teresa al primer palo terminó rebotado en el poste y allí estaba María Méndez para remachar.

El Atlético, que demostró estar uno o dos puntos por encima en el plano físico, puso el cerrojo y mató el partido al contragolpe. El Depor echó de menos la chispa y la pegada de jornadas anteriores.

Comentarios