miércoles 18.09.2019

Un homenaje muy merecido

El Racing de Ferrol, que cumple cien años, no se olvida de la que fue su sección de este deporte
Foto del campeonato gallego de cross en 1970
Foto del campeonato gallego de cross en 1970

El 20 de octubre es una fecha señalada en rojo para todos los ferrolanos y para los racinguistas en particular. En esa fecha el Racing de Ferrol pasará a ser un club centenario.

Su historia se empezó a escribir al llegar a la ciudad a finales del siglo XIX varios técnicos ingleses, siendo los astilleros del Arsenal el germen del auge del fútbol en la ciudad.

Los astilleros del Arsenal acogieron a distintas personas que propiciaron y colaboraron en el auge de este deporte en la ciudad departamental. Los nombres de Constantino Teijo, Francisco Lorenzo, Alfonso Varela y José Freire quedarán para siempre en el recuerdo de los aficionados ferrolanos, ya que fueron los creadores del actual Racing.

Todos los buenos aficionados saben de memoria las alineaciones del equipo en los mejores tiempos, los nombres de los jugadores más destacados, que estuvo la friolera de 33 campañas en Segunda División, que jugó una final de Copa de España frente al Sevilla FC, trofeo que fue a parar a manos andaluzas al imponerse 6-2. La alineación verdinegra estuvo integrada por: Alberty, Caliche, Moreno, Bartolí, Silvosa, Bastarrechea, Lelé, Gallart, Barón, Edelmiro y Portugués, siendo entrenador Pepe Planas.  

Pero tal vez no sepan que el club tuvo una sección de atletismo, que contó con destacados deportistas en sus filas, los cuales estuvieron entre los más grandes a nivel nacional. 

Visibilidad
La Comisión del Centenario del Racing, con Serantes a la cabeza, está trabajando para dar visibilidad a todo lo relacionado con el club, bajo la premisa del enfoque primordial del equipo de fútbol. Pero que todo lo que fue parte del club debe tener su espacio. De esta manera, gente del atletismo de la comarca, como Eugenio Leira Luaces, Juan Varela o Marcelo Rodríguez Serantes están aportando toda una miscelánea del equipo ferrolano, como una muestra de fotos que será itinerante para el disfrute de todos los aficionados.

El atletismo de la ciudad y el club Ferrol tendrían un nombre propio por encima de todos, el de José Luis Quintanilla Pazos. Este ferrolano del barrio de Esteiro fue uno de los velocistas más destacados del país. No en vano llegó ser el  tercer mejor atleta gallego de todos los tiempos en los 200 lisos, con 23 segundos y el quinto en el 400, llegando a ser campeón gallego en el doble hectómetro. Incluso llegó a ganar por tres veces el campeonato de España de Marina para veteranos.
Eugenio Leira y Juan Varela, desgranan la historia del club de atletismo asociado al Racing, el club Ferrol. 

“Desde los años 60 ya existía la sección de atletismo, siendo delegado Juan Varela y el entrenador Béjar. El objetivo era fortalecer el atletismo y unirnos todos para hacer un equipo fuerte y que pudiéramos competir a nivel de los demás clubs de Galicia e incluso a nivel nacional. Los grandes problemas que teníamos eran de instalaciones y cosas tan básicas como acceder a unas zapatillas, chandals,  para poder practicar el atletismo con dignidad. El Presidente de entonces, Sánchez Dopico, fue sensible a todas nuestras demandas y todos los atletas pasamos a formar parte del Club Ferrol. Los resultados no tardaron en llegar, ya que el primer año quedamos segundos en el campeonato gallego de clubs, imponiéndonos al más potente del momento, el equipo de VIII Región militar. La competición era a un hombre por prueba y fuimos a Pamplona, junto a los más grandes clubs gallegos, tales como el Deportivo de A Coruña, el Celta, el Coruñés, Compostela, Calvo Sotelo de As Pontes, Marina Ferrol, Gimnástica. Quedamos vigesimoterceros de España. Resultó una gran sorpresa, pero lo importante es que la unión fue un éxito rotundo.

A partir de ese éxito el club contrató a José Luis Quintanilla, que era entrenador nacional, para preparar al grupo de atletas que surgieron. Además, surtió a los atletas con material deportivo de lo más avanzado, como chándal de espuma, zapatillas de calentamiento, bolsa, pértigas, vallas, un lujo para la época. Además teníamos un local en el estadio del Inferniño, que usábamos como gimnasio y además nos permitían asistir a los partidos de fútbol del club Ferrol, que significaba un premio más para nosotros.

Pero sin duda, lo más importante fue el apoyo a nivel técnico de tener un entrenador nacional como José Luis Quintanilla, que en aquella época compaginaba su trabajo de profesor y también de entrenador de atletismo en el Tirso de Molina. De ahí salieron grandes atletas. Tal vez el más destacado fuera Santiago Yáñez, vallista especializado en los 110 metros.

Quintanilla era sin duda un entusiasta del atletismo y con una gran calidad humana, que llegó a ser un destacado deportista. No en vano se le apodaba ‘la liebre gallega’. Como atleta lo fue todo, pero como técnico se superó. Sus aportaciones nos valieron a todos para progresar en nuestras marcas, y, con su ayuda técnica y económica, poder competir con los mejores en las mejores condiciones. A partir del año 1971, por diversos motivos, unos por razones laborales, otros por el servicio militar y sobre todo por la crisis del club Ferrol, se desvaneció el sueño de una entidad potente, si bien muchos seguimos vinculados al atletismo en otros clubs o como atletas independientes. Si bien siempre tuvimos al apoyo de Quintanilla. Logramos competir con atletas de la talla de Javier Alvarez Salgado, Carlos Pérez, Ramón Magariños, Carlos Gayoso, Augusto, Ramón Tasande y un largo etcétera”.

Destacar que en agosto de 1969 el club Ferrol hizo un festival atlético, que fue el más importante del año. La entidad, después de una brillante campaña, quiso honrar a todo el atletismo ferrolano, con ese trofeo de plata que estaba valorado en 4.000 pesetas de la época. En el encuentro se enfrentaron las selecciones de Ferrol y Coruña, a tres atletas por prueba.

El atleta más destacado del equipo del Racing fue Manuel Porta Losada, un medio fondista que procedía del Concepción Arenal y al estar becado en la Residencia Blume de Madrid compartía entrenamientos con el grupo ue llevaba Quintanilla. Porta fue campeón de España junior en Bilbao en 800 y 1.500 y de cross en Palencia. Ya en su primer año de senior fue campeón de España de invierno en los 2.000 lisos en pista cubierta y esa misma temporada consiguió el récord de España de los 1.000 con una marca de 2:23. Fue tres veces internacional junior y siete absoluto. Otros de los grandes nombres del club fueron Carlos Porta, Manuel García Pereira, Juan Rivera Anca, Manuel Casal Fraga, los hermano Romalde, Ramón, Carlos y Soledad, Juan Varela, Manuel Pose, Valentín Peña, Tomás Reyna, Alberto Veiga, César Bedoya y Marcelo Rodríguez Serantes. Este último después sería una de los mejores entrenadores de Galicia, con atletas de la talla de Rocío Rodríguez, Juan Bogo o Paula Mayobre. 

Comentarios