miércoles 25/11/20

La gravísima lesión de Barro zarandea el nuevo proyecto

Las pruebas médicas confirmaron los peores presagios: el senegalés tiene roto el cruzado anterior de la rodilla izquierda, la misma que se dañó el pasado curso
Mouha Barro, en un lance del partido del pasado sábado contra el Real Valladolid, que tuvo que abandonar en el minuto 25 tras doblarse la rodilla izquierda  | Quintana
Mouha Barro, en un lance del partido del pasado sábado contra el Real Valladolid, que tuvo que abandonar en el minuto 25 tras doblarse la rodilla izquierda | Quintana

Lo peor del debut liguero del Basquet Coruña no fue la derrota ante el Real Valladolid (67-80). Ni siquiera el parcial de 0-25, entre los minutos 4 y 11, que la provocó. Lo peor llegó en el minuto 25, cuando Mouha Barro cayó lesionado.

Después de errar un tiro a aro pasado, el pívot senegalés quiso volver rápidamente a defender, pero apoyó mal la pierna izquierda y la rodilla se le dobló violentamente. Su grito helador, los gestos de dolor y las lágrimas no presagiabian una lesión menor.

Y así lo confirmaron ayer las pruebas médicas: rotura del ligamento cruzado anterior, además en la misma rodilla que se dañó el curso pasado, cuando jugaba en Francia, lesión que tan solo le permitió disputar dos partidos.

Uno más de los que previsiblemente va a jugar en la presente, ya que el tiempo estimado de recuperación para este tipo de lesión es de mínimo ocho meses. 

Un varapalo tremendo para el club herculino, que ha visto como, a las primeras de cambio, la mejor plantilla de su historia pierde prácticamente a todos su pívots. El primero en caer, en la pretemporada, fue Abdou Thiam. Su lesión en un gemelo le tendrá en el dique seco al menos durante tres semanas más.

El segundo fue el ‘5’ titular, Perris Blackwell, quien hace dos semanas viajó a Estados Unidos para estar al lado de su padre enfermo. El regreso es una incógnita que podría aumentar por mor de las complicaciones a nivel mundial de la pandemia de Covid-19. Tan incógnita que el excelente ‘center’ californiano podría no volver a A Coruña.

Su marcha llevó a la entidad a contratar, en principio de manera temporal, a Justin Raffington, que el pasado sábado apenas pudo mostrar olfato para rebotear.

El nuevo formato de competición, además, castiga mucho. La primera fase consta de solo 18 jornada, lo no solo reduce mucho el margen de error, también hace que los fichajes sobre la marcha tengan más dificultades para adaptarse a los sistemas. Y el BC tendrá que hacer dos más.

Mercado reducido
A este contratiempo se une otro: con las competiciones ya en marcha en todos los países, las opciones de encontrar jugadores de nivel en el mercado se reduce ostensiblemente. A favor del cuerpo técnico juega su excelente ojo para reclutar, como demuestran tanto los fichajes ‘de temporada’ como los hechos sobre la marcha en las últimas campañas.

Otra complicación podría radicar, en caso de contratar a jugadores no españoles, en la hipotética dificultad para viajar dada la situación sanitaria actual. La ilusionante marea naranja se tiñe de negro nada más arrancar.

Comentarios