martes 31.03.2020

Facu Bridge: “Todos tenemos que poner de nuestra parte”

El argentino del Liceo afirma, tras el ERTE, que está dispuesto a sacrificarse
El jugador verdiblanco espera volver a la competición al menos con el mismo grado de forma y confianza que demostró justo antes del parón        | quintana
El jugador verdiblanco espera volver a la competición al menos con el mismo grado de forma y confianza que demostró justo antes del parón | quintana

Como tantas otras entidades españolas, el Liceo ha solicitado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para intentar aguantar mejor la actual situación de inactividad en todos los niveles. Una medida que la directiva verdiblanca ha explicado a los miembros de su plantilla. Sobre todo a los más jóvenes. “Yo no sabía bien lo que era un ERTE”, reconocía ayer el jugador argentino Facundo Bridge. Pero indica que “todos tenemos que poner de nuestra parte. El club no tiene la culpa, y hay que aceptarlo”.

El ‘5’ liceísta pasa estos días de confinamiento en el piso que comparte con su compañero de equipo, el también argentino Fabrizio Ciocale. 

Permiso
“Nos habían dado permiso para irnos. Pero estamos muy lejos de nuestro país, y decidimos quedarnos. La verdad es que los primeros días nos volvíamos un poco locos. Se hacen largos los días en casa”.

Bridge sigue la rutina de ejercicios que les ha facilitado el preparador físico, Óscar Viana. “Son ejercicios de movilidad por la mañana y de fuerza por la tarde. Y cada uno lo hacemos como podemos, con lo que tenemos en casa”.

Y también hay momento para el entretenimiento, como el torneo de fútbol online que disputó hasta el martes con otros jugadores del Liceo, de otros clubes y de aficionados en general. Y precisamente Facu Bridge fue el ganador”.

El ariete suramericano explica que “la idea surgió por una conversación que tuvimos. Y justo poco antes del confinamiento, Fabri y yo habíamos comprado una videoconsola”.

Así, entre todos organizaron un torneo por rondas, en el que Bridge reconoce que “la mayor satisfacción es haberle ganado a mis compañeros. En el vestuario siempre tenemos piques. Y yo soy muy competitivo”.

Por último, lamenta el parón en un momento en el que se encontraba muy satisfecho de su rendimiento, si bien ahora toca pensar en otras cosas. “Sentía que había mejorado mucho, y tenía confianza. Pero no pienso mucho en eso, no me vuelvo loco. Sé que trabajando las cosas llegan. Ahora lo que queremos es que se acabe esta situación, y después afrontar las competiciones y esa Copa del Rey que tenemos pendiente en A Coruña”.

Comentarios