jueves 28/1/21

A Coruña sigue a la espera

Vigo contará a finales de año con nuevas instalaciones, como ya tienen Lugo y Ourense
La instalación que tendrá la ciudad olívica está dentro de la reforma de IFEVI, presupuestada en 7,6 millones de euros  | aec
La instalación que tendrá la ciudad olívica está dentro de la reforma de IFEVI, presupuestada en 7,6 millones de euros | aec

Por sorpresa, cuando nadie se lo esperaba. Es como mejor saben las noticias. De esa manera, el Presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunciaba que Vigo tendrá un módulo de atletismo a finales de este año. La ciudad olívica se suma así a las localidades de Ourense, la única sede gallega que cuenta con una pista homologada de 200 metros de cuerda, además de un módulo cubierto, y Lugo, que también tiene un módulo cubierto.

Pero es que la Xunta anunció que Riveira también se sumará a las localidades que tendrán el privilegio de contar con una instalación de atletismo bajo techo, a lo que hay que sumar la zona homologada para lanzamientos que se proyecta en Ames y el módulo cubierto de Sada, estas de titularidad y dotación presupuestaria mayormente municipal.

La instalación viguesa tendrá un presupuesto de 7,6 millones de euros, ya que no solo se invertirá en el módulo de atletismo, sino que irá englobado en la reforma del recinto ferial de IFEVI, que tendrá un total de 43.000 metros cuadrados de superficie.

Esta nueva infraestructura deportiva tendrá seis calles de 60 metros, con su correspondiente frenada, aparte de cuatro zonas diferenciadas para las especialidades de longitud, triple, salto de altura, pértiga y lanzamiento de peso. Se estima que se verán beneficiados cerca de un millar de atletas repartidos entre los 15 clubes de Vigo y su área de influencia.

Envidia sana y hartazgo

Si en tierras olívicas mostraban sorpresa y satisfacción, en A Coruña se ve con una mezcla de envidia sana  y sobre todo con el hartazgo de ver cómo no se vislumbra una solución a la endémica carencia de instalaciones que sufre la ciudad.

Continúa el via crucis del atletismo coruñés. Hace tan solo unos días tenían la confirmación de que la ansiada municipalización de las pistas universitarias de Elviña no se llevará a cabo. En una reunión con el rector de la UDC, Julio Abalde, les confirmaba que la solución tiene difícil encaje jurídico, cerrando las puertas a la ansiada pretensión del colectivo atlético.

Todos los ojos están puestos ahora en la promesa electoral de que en esta legislatura A Coruña tendría su pista de atletismo municipal. Incluso se barajó la ubicación de las instalaciones de la Fábrica de Armas.

Pero lo cierto es que a día de hoy no hay ni rastro en los presupuestos municipales de una partida para ni tan siquiera iniciar el proyecto.

Una pista que se antoja imprescindible en la ciudad. Los clubs coruñeses ya se encuentran estrangulados al no poder dar salida a la gran cantidad de atletas que tienen actualmente. Máxime cuando las condiciones sanitarias derivadas de la Covid-19 provoca que haya en la actualidad unas restricciones que hace que sea complicado hacer entrenamientos en las mínimas condiciones. Los atletas coruñeses y los clubs se merecen una instalación donde se pueda practicar atletismo, pero todas las disciplinas, y sin problemas de acceso y material.

Las administraciones

La pelota se encuentra ahora en el tejado de las administraciones. Está claro que para una única administración es complejo el poder ejecutar una obra de ese calibre. Pero es cuando los políticos tienen que estar a la altura para sentarse y plantear una solución a un problema que cada vez se va agrandando, el atletismo se encuentra cada vez más arrinconado en la ciudad.

Incluso tienen que darle una vuelta a las inversiones que se están haciendo en las competiciones de la ciudad. Hay innumerables pruebas en ruta y se ha dejado de lado las pruebas de pista. Por supuesto que hay que apostar por estas pruebas, así como el circuito Coruña Corre. Pero todo en su justa media.

Se gasta un dineral en traer atletas de nivel medio a competiciones como Coruña21, que no aportan nada –esos atletas-, mientras que las pruebas en pista son inexistentes. Incluso no hay rastro del Trofeo Andrés Díaz, aprobado por unaminidad por el pleno coruñés, pero sin estar dotado de cantidad económica alguna, lo que en la práctica es un brindis al sol.

Cierto que el Gran Premio de Los Cantones sí tiene el reconocimiento y apoyo del Concello que se merece, algo que se ha traducido en que esta prueba ha sido reconocida como como Patrimonio mundial del atletismo. Ese es el camino.

Comentarios