miércoles 25/11/20

El Coruña se apaga en diez minutos de pesadilla

A la derrota en el debut se unió una posible lesión grave de Barro
Taiwo Badmus fue uno de los escasos jugadores de la ‘marea naranja’ que se salvaron de la quema                                  | quintana
Taiwo Badmus fue uno de los escasos jugadores de la ‘marea naranja’ que se salvaron de la quema | quintana

Diez minutos de apagón le costaron al Basquet Coruña una dura derrota –maquillada al final a base amor propio– en su debut en la LEB Oro 20/21, un duelo que el Real Valladolid de anotó sin hacer nada del otro mundo.

Al cuadro pucelano le bastó con jugar ordenado en la fase en que los de Sergio García se descosieron en un mar de triples fallados y balones perdidos. Del 7-4 de inicio se pasó al 7-27 al final del acto inaugural. El parcial creció hasta 0-25 en al arranque del segundo cuarto, una hemorragia que los locales no siquiera fueron capaces de cortar desde el tiro libre, otra de sus asignaturas suspensas ayer: solo 11 convertidos de 24 intentados. 

Menos es más
La renta del Real Vallladolid, que reboteó menos en ataque que el Basquet Coruña pero rentabilizó muchísimo más las capturas –especialmente Joey van Zegeren–, alcanzó un máximo de 27 tantos (9-36) antes del descanso, al que se llegó con dos menos de diferencia (22-47) y 11 pérdidas y un terrible 1 de 14 en triples del conjunto herculino.

Cuando parecía que nada más podía salir mal, en el minuto 25 (31-56) entró en juego la Ley de Murphy. Tras un tiro a aro pasado, Mouhamed Barro apoyó mal la rodilla izquierda. Su grito hizo retumbar el Palacio. Se retiró llorando, dolido físicamente y emocionalmente. Pinta muy mal. Una grave lesión solo le dejó jugar dos partidos la pasada campaña. 

Taiwo Badmus y Romaric Belemene animaron levemente (40-60) a la escasa parroquia local. Los primeros puntos de un negadísimo Javi Vega (1 de 13 en tiros de campo) la hicieron soñar (45-60). Pero dos viejos rockeros, De la Fuente y Nacho Martín, casi inéditos hasta el último cuarto, se encargaron de abortar el amago de milagro de la escuadra naranja, que al menos pudo rebajar a solo 13 el déficit final. Y en esta liga de nuevo formato cada punto cuenta.

Comentarios