miércoles 08.04.2020

Y el Emden volvió a Monelos

Un equipo juvenil de fútbol sala recupera el nombre del equipo que compitió a la altura de Deportivo y Celta en los años veinte del pasado siglo
El equipo comenzó a competir con jugadores de una enorme proyección y está dando sus primeros pasos  | aec
El equipo comenzó a competir con jugadores de una enorme proyección y está dando sus primeros pasos | aec

Hay una historia detrás del equipo más joven del fútbol sala coruñés y hace unas semanas le hicieron un guiño. Fue en apariencia un partido más de la Primera Autonómica Juvenil en el pabellón del colegio San Francisco Javier, un empate (4-4) entre un clásico del fútbol sala coruñés, el Hércules, y un novato, el último en llegar, el Emden. Pero fue una cita que enfocó el pasado glorioso de un histórico del balompié coruñés. Casi un siglo después el Emden volvió a jugar como local en Monelos, el barrio en el que creció y se hizo fuerte el que fue segundo equipo de A Coruña, capaz de dar el salto a la máxima categoría del fútbol gallego para competir incluso a la altura de Deportivo, Celta o Racing de Ferrol. Ayer fue fútbol, hoy fútbol-sala porque el moderno Emden toma el nombre del de aquellos pioneros para rescatar y poner al día, a modo de homenaje, aquella epopeya de los años veinte del siglo pasado. 

Segunda opción
El Emden fue la segunda opción futbolística de A Coruña. No llegó a aglutinar las pasiones que suscitaba el Deportivo, pero sí logró mirarle a la cara, competir en su misma división. De alguna manera larvó una rivalidad que el tiempo truncó. Resulta curioso imaginar ahora una ciudad polarizada en torno a dos equipos, un Betis-Sevilla herculino. 

El nombre del equipo homenajeaba a un crucero acorazado germano que lucía en tiempo de entreguerras, una embarcación legendaria respetada por propios y ajenos, en la contienda y en la paz. Un grupo de entusiastas coruñeses del fútbol decidieron que aquella embarcación grácil y al tiempo poderosa se identificaba con sus valores. Aquel equipo creció hasta lograr el ascenso a la serie A gallega en un inolvidable año 1927, el mismo que vio festejar al Deportivo su primer título, el de campeón regional para romper una hegemonía viguesa que se extendía a lo largo de 23 años. Aquel año el campeón de la serie B también fue coruñés y jugaba en un campo ubicado en Monelos. El Emden rubricó aquel éxito con un ascenso en la promoción tras superar al Rápido de Bouzas y al Unión Sporting de Vigo. 

Años de gloria
Tras dos años de gloria, la reorganización del fútbol español al abrazar el profesionalismo acabó por ubicar al Emden en una naciente Tercera División. También decayó a nivel regional y en marzo de 1930, ya instalado en un nuevo hogar en San Amaro y superado un breve exilio en Betanzos mientras no culminaban las obras de su nueva casa, cambió su nombre por el de Coruña. Era un guiño al viejo antagonista del Deportivo, al fenecido Real  Club Coruña, con el que siempre se le había identificado. Todo acabó en 1942.

Aquel histórico Emden solía jugar con camiseta y pantalón blanco y medias negras. El nuevo equipo juvenil luce ahora en las pistas de fútbol-sala con ese terno. Y parte de cero esta campaña con la ilusión de crecer, conformado en su mayoría por integrantes del Sporting Coruñés de fútbol once, apasionados que también quieren probarse en la pista y con el balón pequeño.

En su estreno cayeron en sus tres primeros partidos, pero entendieron que, pese a la falta de experiencia y la ausencia de una pista donde poder adiestrarse, podían llegar a ser competitivos. El empate del pasado ante el Hércules, una entidad referencial en el fútbol sala de base en la ciudad, muestra que van por buen camino. Y pudo ser mejor porque el Emden apuntaba a ganador hasta que llegó la igualada a 40 segundos del final. 

Ya han ganado a Lago DVSport de As Pontes y a Pontedeume. El dato tiene truco, pero puede interpretarse así: 89 años después el Emden volvió a ganar un partido. 

El futuro depende de que el equipo recabe apoyos económicos o patrocinios, un mínimo presupuesto para seguir compitiendo la venidera campaña, respecto a la que existe el anhelo de crear también un equipo femenino. 

Antes se plantea el reto de crecer deportivamente, de sortear los problemas para encontrar una casa donde entrenar y que así el nombre del Emden vuelva a sonar con fuerza en el panorama futbolístico coruñés, con nuevos capítulos que entroncan con una historia singular.

Comentarios