viernes 25/9/20

Un test ayer y otro mañana antes de viajar a Manchester el jueves

Los de Zinedine Zidane, después de haber hecho los deberes en LaLiga, intentarán ahora la remontada frente al City
La plantilla merengue regresará hoy a los entrenamientos en su Ciudad Deportiva  | efe
La plantilla merengue regresará hoy a los entrenamientos en su Ciudad Deportiva | efe

La plantilla del Real Madrid se sometió ayer a un test del coronavirus, con médicos del club visitando los domicilios de los jugadores para la prueba, y realizarán uno final mañana antes de emprender el jueves un viaje a Manchester que no se diferenciará en nada a los habituales, salvo en la rueda de prensa telemática de Zinedine Zidane. 

El plan semanal del Real Madrid en la segunda semana de preparación de la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, incluye tres días de entrenamiento en la ciudad deportiva de Valdebebas y desplazamiento, como en cada partido de competición europea, en vísperas del encuentro. 

Los jugadores madridistas completarán en el escenario del partido, el Etihad Stadium, el último entrenamiento antes de intentar la remontada ante el equipo de Pep Guardiola y Zinedine Zidane realizará la rueda de prensa telemática desde Manchester, donde buscará darle la vuelta a la victoria del City (1-2) en el Bernabeu. 

El técnico madridista está pendiente de la evolución de Isco Alarcón y el galés Gareth Bale. Según informaron fuentes del club, el cuerpo técnico confía en contar con Isco para el partido y el centrocampista malagueño se comenzará a probar hoy en el regreso del equipo a los entrenamientos en La Ciudad Real Madrid. 

Sigue el desencuentro
Más dudas existen con Bale por la poca intención de Zidane de volver a contar con el jugador y del galés de aceptar un papel de secundario. El técnico francés tiene otra preocupación mayor, el estado del belga Eden Hazard que sigue sin estar al máximo de sus posibilidades y con molestias en el tobillo operado. 

Su titularidad o suplencia en Manchester no se decidirá hasta el último momento, poniendo en la balanza su importancia en el juego pese a estar lejos de su mejor estado o lo que le puede perjudicar al equipo en un partido de alta intensidad tener a un jugador mermado. 

Zidane trabajará esta semana el factor psicológico por la ausencia importante en el partido del capitán Sergio Ramos, expulsado en la ida del Santiago Bernabéu. Los grandes partidos sin el camero no dejaron buen recuerdo en el pasado y la pareja formada por Raphael Varane y Eder Militao debe dar un paso al frente. Ramos viajará con el equipo pese a estar sancionado y será uno más en la concentración. 

La plantilla madridista se someterá mañana al último test del coronavirus, ya que debe realizarse 48 horas antes de volar. Encara una semana decisiva con la tranquilidad de haber hecho los deberes en Liga y dar todo lo que tiene para buscar la remontada europea en Manchester.

Comentarios