martes 25.02.2020

Real y Mirandés dejan la solución final para la vuelta

El equipo castellano dio la cara y la talla ante los vascos, que dominaron el choque pero no sentenciaron la eliminatoria
Los jugadores de la Real Sociedad celebran el gol de Mikel Oyarzabal | efe / juan herrero
Los jugadores de la Real Sociedad celebran el gol de Mikel Oyarzabal | efe / juan herrero

La Real Sociedad batió al Mirandés en Anoeta pero no con una renta suficiente como para encarrilar la eliminatoria a tenor de los méritos del equipo burgalés, que dio la cara, la talla, y dispuso de sus ocasiones ante un rival netamente superior por plantilla, estadio y división.

Los dos equipos saltaron a esta ida de semifinales con los onces de gala. Para las cuatro escuadras en liza, sobre todo para las tres de Primera, la Copa se ha convertido en un título factible y la apuesta por la competición es decidida, como ya se vio en la semifinal del martes con los equipos más potentes de Athletic y Granada.

Empezó bien el partido para los vascos porque a los nueve minutos se adelantaban en el marcador tras señalar penalti Gil Manzano después de una falta en el área castellana por un derribo a Portu. Mikel Oyarzábal anotaba el 1-0 engañando a Alexander, meta del Mirandés.

La Real dominaba, mostraba su diferencia de calidad con respecto a un rival de inferior categoría y buscaba de manera rápida el segundo tanto de la noche. Sin embargo fue el Mirandés el que empataba el partido en el minuto 39 por medio de un gol de Matheus. El equipo donostiarra buscó rápido la reacción y poco después, en el 42’, Odeegard conseguía el 2-1 después de varios rechaces en la meta de los de la ribera del Ebro. Con la mínima ventaja de la Real se llegaba al descanso en Anoeta. La segunda parte comenzó igual que la primera, con el equipo local haciendo gala de tal condición, pero el visitante no se amedrentaba, ni mucho menos, y disponía de sus llegadas al área vasca.

El encuentro fue entretenido de principio a fin, con una Real intentándolo siempre y un Mirandés respondiendo sin complejos. Fue un choque típicamente copero que, como en el caso de la eliminatoria entre Athletic y Granada, deja todo bastante abierto para el partido de vuelta que se disputará en Anduva, donde han caído ya equipos de porte como el Valencia.

Comentarios