viernes 05.06.2020

Otra realidad de trabajo

Los equipos de LaLiga tuvieron la oportunidad de regresar a los entrenamientos en grupos reducidos al comenzar la fase tres, en el que se da un nuevo paso hacia la competición
Entrenamiento del Villarreal | efe/laliga
Entrenamiento del Villarreal | efe/laliga

El fútbol español dio un nuevo paso con el comienzo de los entrenamientos en grupos. La mañana fue de los futbolistas, que pudieron sentirse ‘un poco más cerca’ unos de otros.

El Real Madrid inició su segunda semana de entrenamientos, entrando en una nueva fase con Zinedine Zidane más cerca del trabajo de campo de sus jugadores. 

Con las ausencias de los lesionados Luka Jovic y Mariano Díaz, el Real Madrid avanzó en la preparación física de la particular ‘pretemporada’ que están completando en la ciudad deportiva de Valdebebas antes del regreso a la competición en el mes de junio. 
Los jugadores dieron un paso adelante al disfrutar de un entrenamiento en grupo por primer día desde hace más de dos meses. Zinedine Zidane los separó en tres grupos que trabajaron con intensidad durante la mañana soleada de ayer. 

En el norte del país, La plantilla del Athletic regresó al trabajo tras disfrutar de descanso en la jornada de ayer para empezar a entrenar dentro de la segunda fase en la desescalada hacia la vuelta a la competición que los clubes de LaLiga. 

En las imágenes distribuidas por el club rojiblanco se ha podido ver en uno de los turnos a un grupo de diez jugadores, el máximo permitido, dirigidos por Gaizka Garitano realizando rondos, ejercicios de pase, control y disparos a puerta e incluso un partidillo cinco contra cinco en terreno reducido. 

La readaptación continúa también en el Valladolid, que comenzó sus entrenamientos por grupos, con la presencia de hasta diez jugadores en cada uno de ellos, que se han repartido entre el estadio José Zorrilla y los campos Anexos, en dos turnos.

Según el club blanquivioleta, esta primera sesión estuvo marcada por la buena temperatura y por el gran ambiente entre los jugadores, que pudieron interaccionar entre ellos, tras más de dos meses separados, en las ruedas de pases y en el circuito con balón, el cual finalizaba con centro y remate a portería.

El Deportivo Alavés, donde militan los gallegos Lucas Pérez y Joselu,  inició el trabajo en las instalaciones de la ciudad deportiva de Ibaia, que mantiene la seguridad higiénica para proteger a los profesionales albiazules.

Tras el descanso dominical, el equipo dirigido por Asier Garitano regresó a los entrenamientos grupales con tandas de 80 minutos de duración cada sesión.

Los jugadores comenzaron la jornada en el gimnasio y luego saltaron al césped para volver a tocar el balón y recibir los pases de los compañeros, así como llevar a cabo diferentes trabajos tácticos.

Comentarios