domingo 05.04.2020

Un gol de En-Nesyri cerca del final salva a un pobre Sevilla

El tanto rescató del fracaso a los hispalenses al dejar la eliminatoria ligeramente a su favor para el encuentro de vuelta tras un nefasto partido en Rumanía
El jugador del Sevilla, Luuk de Jong (derecha), pugna con el futbolista del Cluj, Andrei Burca | efe
El jugador del Sevilla, Luuk de Jong (derecha), pugna con el futbolista del Cluj, Andrei Burca | efe

El Cluj rumano y el Sevilla empataron a uno en la ida de los dieciseisavos de final de la Liga Europa, en la que un gol del marroquí Youssef En-Nesyri, a ocho minutos del final, salvó del fracaso a los hispalenses al dejar la eliminatoria ligeramente a su favor para la vuelta tras un mal partido en Rumanía.

Al equipo de Julen Lopetegui, con un once muy reconocible aunque con la suplencia del lateral Sergio Reguilón y el medio argentino Éver Banega, le costó trabajo meterse en el choque ante un rival rocoso y competitivo, que buscó sobre todo ataques rápidos y sorprender en acciones a balón parado, sin ningún éxito.

Pocos apuros
Al filo del ecuador de la primera mitad, el Sevilla, apoyado en el empuje de Joan Jordán y el brasileño Fernando Reges en el medio y, en especial, en las apariciones intermitentes de Jesús Fernández ‘Suso’, pareció dar un paso adelante y puso en algunos apuros al meta lituano del Cluj Giedrius Arlauskis, pero le faltó tino en el remate. El conjunto transilvano, a su manera, también quiso exigirle en defensa, más por el brío de su juego colectivo que por calidad, si bien el Sevilla controló bien y fueron suyas las opciones relativamente más claras, como un remate de espuela del argentino Lucas Ocampos, muy mal dirigido; o un cabezazo alto del holandés Luuk de Jong.

La ocasión más peligrosa llegó a los 33 minutos, cuando De Jong desvió con el tacón un tiro lejano de Suso y el balón lo repelió el larguero marchándose por encima de la portería de los rumanos, que apretaron en la recta final del primer tiempo..  

Rival rocoso
En la reanudación, los sevillistas tuvieron una paupérrima puesta en escena, perdidos y despistados, lo que propició que el cuadro rumano se creciera en el primer cuarto de hora de este periodo, embotelló en su área a los andaluces, que salieron dormidos y sin enterarse de la película, con varios centros y córneres consecutivos. Tal fue la ‘pájara’ del Sevilla en este tramo que, en uno de los centros del Cluj, el balón dio en el brazo del francés Jules Koundé en su intento de despeje y el árbitro, avisado por el VAR y tras consultar la videopantalla a pie de campo, decretó penalti, transformado en el 1-0 por el extremo rumano Ciprian Deac a los 58 minutos.

Lopetegui movió el banquillo dando entrada a falta de 17 minutos para el final al delantero marroquí Youssef En-Nesyri por el lateral Jesús Navas, pasando Koundé a la derecha, pero su equipo siguió nublado, sin ideas ni buenas asociaciones a la hora de salir en ataque. Adoleció de verticalidad, de buscar la portería contraria con fe, y también de la mínima ambición necesaria para tratar de revertir un panorama desolador, más por las malas sensaciones que por el 1-0 al ser un resultado factible de remontar, a priori, en la vuelta. 

Tras un partido muy mediocre de los hispalenses, el luso fue decisivo en un ataque del cuadro español, al intervenir con un tiro desde la frontal en el que el balón dio en un defensa y le cayó a De Jong, que, justo por detrás de la línea de fuera de juego, cedió a En-Nesyri, totalmente solo, para que hiciera el 1-1 a ocho minutos del final.

El Sevilla se mantuvo firme después del empate y, ya en el tiempo añadido, incluso pudo lograr la victoria en un fuerte remate de Rony Lopes, quien apenas estaba contando para Lopetegui, que despejó con una buena parada Arlauskis, aunque las tablas finales dejan la eliminatoria abierta para la vuelta.

Comentarios