viernes 03.04.2020

Duelo de necesidad y proximidad en Lugo

El Anxo Carro acoge un encuentro clave en la lucha por la permanencia entre dos equipos en puestos de descenso
El central del Lugo, Peybernes protesta una acción en el partido ante el Deprotivo en el Anxo Carro | aec
El central del Lugo, Peybernes protesta una acción en el partido ante el Deprotivo en el Anxo Carro | aec

El Lugo y el Oviedo, que están en posiciones de descenso a Segunda B con los mismos puntos, 29, afrontarán un duelo de necesidad y proximidad en el Anxo Carro, donde los asturianos estarán arropados por más de 1.500 aficionados en el estreno de José Ángel Ziganda en el banquillo carbayón,

Los locales han hecho un llamamiento a sus seguidores para contrarrestar a los visitantes y han conseguido que incluso los romanos y los ‘castrexos’, que cada año rememoran las batallas de antaño, se unan para apoyar a los rojiblancos en el duelo con los ovetenses.

Los dos equipos buscarán los tres puntos que les den oxígeno en una clasificación en la que los lucenses cogieron aire gracias a su primer triunfo de la segunda vuelta a domicilio, el del pasado fin de semana en Fuenlabrada (0-1).

El preparador del Lugo ha estado pendiente de la evolución de varios jugadores, entre ellos los delanteros Cristian Herrera y Manu Barreiro, con los que no pudo contar en Fuenlabrada pero que ya se han entrenado con el grupo.

Además, ha recuperado al lateral derecho camerunés Serge Leuko, que cumplió dos partidos de sanción por su expulsión en Extremadura.

El once presenta varias dudas después del buen resultado que cosecharon los rojiblancos en Fuenlabrada.

A cambiar la dinámica
El Real Oviedo del Cuco Ziganda se estrena en el Anxo Carro en un duelo directo por la permanencia -lucenses y ovetenses llegan en descenso y empatados a puntos (29)-, en el que el navarro busca sumar de tres para revertir la dinámica de los azules, que acabó con la destitución del hasta ahora entrenador azul, Javi Rozada, el pasado martes.

El nuevo técnico azul afirmó en la previa que decidiría el once en base a un cóctel formado por los partidos que había visto del Oviedo, lo que ha podido analizar del rival, el rendimiento de los suyos en los entrenamientos y el estado anímico de los jugadores.

Ziganda dejó fuera por decisión técnica al central Alejandro Arribas y al mediapunta Borja Sánchez, revulsivo del conjunto azul en la segunda mitad del Tartiere.

En su lugar entraron el central Simone Grippo y Lolo González tras cumplir sanción.

Comentarios