miércoles 12/8/20

La Cartuja tendrá que esperar por su final

Hoy se preparaba para la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club y la Real Sociedad que no se disputará
Luis Rubiales con los presidentes de la Real Sociedad, Jokin Aperribay (i) del Athletic Club, Aitor Elizeg (d) | EFE
Luis Rubiales con los presidentes de la Real Sociedad, Jokin Aperribay (i) del Athletic Club, Aitor Elizeg (d) | EFE

El Estadio de La Cartuja, que lleva años sin acoger espectáculos deportivos de trascendencia y que hoy se preparaba para la final de la Copa del Rey entre el Athletic Club y la Real Sociedad, deberá esperar aún mas para recuperar su esplendor de antaño.
Desde que a principios del pasado febrero la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) anunció, tras la propuesta presentada por la Junta de Andalucía, que esta instalación acogería las siguientes cuatro ediciones de la final de la Copa, se vio la oportunidad de relanzar la actividad en un estadio que estaba ‘parado’.

Además, una vez que se supo un mes después que los dos equipos vascos disputarían la final y que sus aficiones inundarían la capital andaluza, el precio de los hoteles en Sevilla para este fin de semana se disparó.

La ciudad se preparaba para acoger uno de los partidos mas esperados de la temporada de fútbol en España, que coincidía en plena temporada alta entre la Semana Santa y la Feria de Abril, con precios ya de por sí muy elevados en los hoteles.

Pero la previsión de la presencia de miles de seguidores en un estadio que tiene capacidad para unos sesenta mil espectadores hizo aumentar considerablemente el precio de las habitaciones, con hoteles que los triplicaban respecto a los fines de semana anterior y posterior, que correspondían a Semana Santa y Feria, celebraciones populares también canceladas por la crisis sanitaria de coronavirus.
Abril iba a ser un mes de bullicio, de hoteles y apartamentos turísticos llenos, de aeropuerto y estación de tren en plena actividad, pero la realidad es que ahora la ciudad vive al ralentí, todo lo contrario a lo que se esperaba cuando la Federación Española eligió La Cartuja.

Comentarios