jueves 28/1/21

Aspas lidera la remontada

El Celta vuelve a ganar dos meses después con una exhibición de ‘El Príncipe de las Bateas’: 
no tiró a puerta, pero generó todas las ocasiones de su equipo y regaló dos asistencias
El ‘10’ celeste encara al exdeportivista Domingos Duarte en una acción del encuentro  | salvador 	sas/efe
El ‘10’ celeste encara al exdeportivista Domingos Duarte en una acción del encuentro | salvador sas/efe

Con una monumental exhibición de Iago Aspas, el Celta remontó en Balaídos ante el Granada en un partido que dominó con claridad, pero que no sentenció hasta diez minutos antes del final. Es la primera victoria del argentino Eduardo Coudet como entrenador del conjunto vigués.

El Celta plasmó el estilo que quiere Coudet: dominio con posesiones largas, intensidad en la presión. Solo le faltó puntería, un infortunio que persigue al equipo desde el inicio de la temporada. Su falta de pegada es inquietante.

El Celta encerró al Granada. Con Aspas estelar, motor omnipresente de su equipo, creó tres grandes ocasiones durante los primeros veinte minutos. Pero no marcó ninguna.

Santi Mina falló la primera en un mano a mano ante Rui Silva, poco después Nolito malgastó un tiro desde una cómoda posición a diez metros de la portería y tampoco Hugo Mallo acertó con un claro tiro que despejó Rui Silva. Las tres oportunidades nacieron en los pies de Aspas.

El plan del Granada fue esperar y contraatacar. Y funcionó. Mediado el primer tiempo, una pérdida de Denis Suárez ante la presión de Machís pilló al Celta descolocado, Milla inventó un gran pase largo y Luis Suárez se impuso en la carrera a Tapia. El contragolpe lo culminó con una gran vaselina ante Rubén Blanco.

Reacción inmediata

El gol visitante no desarmó al Celta, que reaccionó de inmediato con un hermoso ataque que pasó por Denis Suárez, Santi Mina, Aspas, Olaza y Nolito; una acción colectiva con la precisión de un tiralíneas que finalizó con un centro de Olaza y el gol de Nolito.

El Celta mantuvo el mando del partido después del descanso, aunque también continuó con su alarmante falta de puntería. Concentró tres grandes ocasiones en media hora.

El Granada no se acercó ni una vez sobre el área gallega y el Celta no certificó la remontada hasta los diez minutos finales, momentos en los que volvió a aparecer Aspas, de nuevo determinante con su desequilibrio en el uno contra uno, sus asistencias que son medio gol, una para Baeza y otra para Beltrán, dos tantos que amarraron una victoria que el cuadro vigués no lograba desde hace algo más de dos meses.

Comentarios