viernes 23/10/20

La situación del Deportivo dificulta la planificación

El equipo defiende su derecho a seguir en Segunda División y casi todos los contratos dependen de eso
13 marzo 2020 / 23 julio 2020


Fotografía del asesor del Consejo de Administración del Deportivo, Richard Barral
El asesor deportivo del club, Richard Barral, tiene una difícil labor por delante | patricia g. fra ga

La situación de incertidumbre que vive el Deportivo actualmente es un serio contratiempo que le afecta, principalmente, a la planificación.

El club se siente equipo de Segunda División y defiende su plaza en las instancias deportivas, preparado también para hacerlo, si se tercia, en la justicia ordinaria.

Y mientras eso sucede, tiene que intentar retener a jugadores que acaban contrato, a otros que quedarán libres en caso de que se consume el descenso, conservar opciones de compra que había negociado en el mercado invernal... Muchos frentes abiertos con poca capacidad de decisión porque poco o nada le servirá si acaba en Segunda B.

Uno de los jugadores que acaban contrato y con los que se ha negociado es Ager Aketxe. El futbolista vasco y el Deportivo habían acercado posturas, pero el descenso y la situación del equipo, en el limbo entre Segunda y Segunda B, mantienen todo en ‘stand by’ a la espera de que se pueda definir la categoría que tendrá el Deportivo la próxima campaña. Evidentemente, Aketxe solo se quedará en el conjunto blanquiazul si este sigue en el fútbol profesional.

Como él, la mayoría se habrán despedido del Deportivo si la entidad deportivista no continúa en Segunda División la próxima campaña.

Lo mismo sucede con jugadores que tienen contrato con el Deportivo pero supeditados a continuar en el fútbol profesional. Así fue cómo llegaron a A Coruña en el mercado invernal, por ejemplo, los delanteros Sabin Merino y Claudio Beauvue. Lógicamente, es imposible que el club pueda asumir sus fichas en Segunda B y también que ellos sigan sus carreras en esa categoría.

Y luego, hubo jugadores que llegaron con opciones de compra al Deportivo, caso de Uche Agbo, que no empezó bien su etapa en A Coruña, pero que después del parón por el coronavirus fue un jugador clave en los planes de Fernando Vázquez hasta que se lesionó la rodilla. No pudo volver a jugar y el equipo se resintió porque perdió el equilibrio que había encontrado en la medular. Su opción de compra solo es factible con el Deportivo en Segunda División.

A eso se unen los jugadores que finalizan su relación contractual con el Deportivo y que se han marchado de vacaciones sin saber si seguirán vistiendo la camiseta blanquiazul en la campaña 2020-21.

Uno de ellos es Borja Valle, que tiene unas cantidades pendientes por recibir de su contrato, motivo que podría propiciar su continuidad en el equipo siempre que este siga en Segunda División. Del Deportivo ya se habían despedido otros como Aleksandar Jovanovic o Víctor Mollejo al concluir sus cesiones. Los dos estuvieron en Riazor ante el Fuenlabrada y el portero disputó en ese choque sus primeros minutos como blanquiazul. l

Comentarios