domingo 20.10.2019

El ‘desordenado’ que se quedó para ser importante

Tras haber dejado atrás dos lesiones en el primer tercio de la temporada, Fede Cartabia empieza a ser importante esta campaña

El argentino reapareció como titular y dio dos asistencias  | quintana
El argentino reapareció como titular y dio dos asistencias | quintana

Era uno de los jugadores que podía abandonar el Deportivo en verano tras haber descendido de categoría, pero el argentino Fede Cartabia, ese futbolista “desordenado” según su técnico, Natxo González, se quedó en el club “para ser importante” y, tras haber dejado atrás dos lesiones en el primer tercio de la temporada, empieza a serlo.

En los dos últimos partidos, el jugador de Bombal (Santa Fe) impulsó a su equipo rescatando un punto en Almería (1-1) con un disparo desde fuera del área en los últimos minutos y despejando el camino a la victoria ante el Atlético Osasuna este sábado con dos asistencias de gol (2-0).

“Cuando me fui de vacaciones tuve la oportunidad de hablar con Carmelo (Del Pozo, director deportivo del club). Le expresé mi forma de pensar, mi opinión, que si salía tenía que ser algo muy bueno para mí y para el club. Hubo muchas cosas que no me convencieron y creo que lo mejor fue cerrar todo y pensar en estar aquí para intentar volver adonde nos merecemos”.

Son palabras del jugador argentino a mediados de agosto, días antes de que la temporada empezara ante el Albacete, un partido en el que sufrió su primera lesión, un esguince del ligamento lateral externo de su tobillo izquierdo.

Recibió el alta el 7 de septiembre y tuvo unos minutos ante el Sporting de Gijón, los suficientes para dar su primera asistencia del curso, que sirvió a su equipo para ganar (1-0).

También tuvo protagonismo ante el Zaragoza en la Copa del Rey y, en LaLiga, frente al Alcorcón, Granada y Nàstic.

Frente al conjunto catalán sufrió otra lesión, una rotura de grados 2-3 en el adductor medio del muslo derecho, contratiempo que le llevó a derramar lágrimas en el césped antes de ser sustituido.

A principios de noviembre, volvió a estar a disposición de su entrenador, que le dio una semana más por precaución, hasta que reapareció como suplente ante el Oviedo y volvió a ser “clave”, como reconoció posteriormente Natxo: jugó 26 minutos y su equipo, al que dio una asistencia, pasó del 1-0 al 4-0 final. También fue determinante en Almería (1-1) con su primer gol de la temporada, y ante Osasuna con otras dos asistencias (cuatro en lo que va de campeonato). 

“Es un jugador distinto que estando bien obviamente te da muchas posibilidades. A ver si somos capaces de que pueda tener continuidad y que siga su progresión.

Además, si conseguimos ordenarlo un poco, va a ser la leche. Todos sabemos que es decisivo en los últimos metros”, comentó el técnico deportivista, que le considera “un desordenado”. En lo negativo, el desorden táctico fastidia a los entrenadores, pero también “es muy bueno”, tal y como apuntó su técnico.

Comentarios