jueves 22/10/20

Dani Cancela, campeón y deportivista en Hong Kong

“Vinimos para pasar un año y a ver qué pasaba y, desde que empezó, fue todo creciendo: el equipo, la familia...”, y los títulos de este coruñés en el extranjero
SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16/10/2020.- El defensa Dani Cancela, nacido a A Coruña y emigrado hace diez años a Hong Kong para vivir una "aventura vital y futbolística" enrolado en el Kitchee, con el que acaba de ganar la Liga y, en consecuencia, el acceso a la Champions asiática.-EFE/Dani Cancela/No ventas/No archivo/Solo uso editorial
El lateral coruñés, con el último título que ha conquistado en Hong Kong con la camiseta del Kitchee, al que llegó en 2010 | efe

El coruñés Dani Cancela emigró hace diez años a Hong Kong para vivir una aventura vital y futbolística enrolado en el Kitchee, con el que acaba de ganar la Liga y, en consecuencia, el acceso a la Champions asiática, un éxito más para un jugador que ha perdido la cuenta de los títulos que ha ganado en ese lugar de Asia en el que defiende a su selección.

“Vinimos para pasar un año y a ver qué pasaba y, desde que empezó, fue todo creciendo: el equipo, la familia (ahora tiene tres hijos), y aquí estamos a gusto. Me queda por lo menos este año, porque acabo contrato en junio, y estoy muy contento por esta experiencia”, sintetiza desde esta región administrativa especial de China.

Cancela, que tiene 39 años, se formó en el Deportivo, pasó por el Lugo y el Fuenlabrada y se incorporó en 2010 al Kitchee, del que no se ha movido y con el que ha ganado más de una veintena de títulos.

“Me cuesta dar la cifra exacta porque hay copas durante el año, tres aparte de la liga. Ganamos siete ligas y en total 22 o 23 títulos. El otro día me dijeron que era el extranjero con más títulos en la historia de la liga”, apunta.

Un extranjero, como dice él, “con muchos matices”, porque desde 2017 es ciudadano chino con pasaporte de la región de Hong Kong, un trámite que le obligó a renunciar provisionalmente al español.

BERGANTIÑOS
Cuenta una  anécdota sobre  el carácter y la  personalidad  del capitán

Eso le ha permitido jugar con la selección de Hong Kong, con la que lleva quince partidos. “Somos un equipo pequeño, de un país pequeño, pero ha habido partidos muy emocionantes e interesantes. Ganamos a Malasia y perdimos 1-0 con Líbano”, relata antes de ponerlo en contexto: “Es casi como San Marino o Liechtenstein, pero aquí hay más países de ese nivel”.

El coruñés asume la “responsabilidad” de defender a Hong Kong internacionalmente y sabe que es una cuestión con más relevancia que la que tiene en el césped.

“Hay mucha gente que sigue el equipo nacional porque para muchísimos es algo más que fútbol. Es la única manera de expresar su sentimiento de país, de nacionalidad, porque lo demás está muy controlado por China. No tenemos himno, nos ponen el de China y la afición lo silba y prácticamente no se escucha. Es una responsabilidad ser extranjero y jugar para Hong Kong”, confiesa.

Además, le ha permitido vivir “cosas increíbles”. “Jugué en Irak el primer partido oficial de esa selección en 20 años tras la Guerra de Golfo, y también en Corea del Norte, Irán, Líbano o Bahrein. Son experiencias que el fútbol de clubes es difícil que te dé”, razona.

Aunque lo cierto es que el Kitchee también le ha dado más alegrías que los títulos. Jugó la Champions asiática en 2018 y compartió vestuario con el uruguayo Diego Forlán.

En blanquiazul

Desde Hong Kong no olvida sus orígenes, su tierra, su Deportivo, que ha caído a Segunda B cuarenta años después.

“Lo sigo y casi más ahora que antes porque parece que cuando las cosas van mal es cuando más te apetece seguirlo, apoyar de alguna manera aunque no valga de nada. Fue un año muy extraño, parecía un desastre, luego que se iban a salvar fácil y luego, cuando más fácil lo tenían, no hicieron las cosas bien. Y luego está lo de la última jornada que mejor ni hablar”, dice.

Se refiere al aplazamiento del partido con el Fuenlabrada. Hubo cruce de declaraciones entre clubes, dos de los tres a los que defendió en España.

“Yo estaba en medio del triángulo y me da rabia. Hay gente del Fuenlabrada a la que le tengo mucho aprecio, aunque quedan pocos de cuando yo estaba, y no me gustó cómo se portaron y hablaron y las cosas que decían, aunque cada uno defiende sus intereses. Fue una chapuza no haber jugado todos a la vez. El perjudicado es el Deportivo”, incide.

Piensa hacer socios del Deportivo a sus hijos (Iago, Roque y Nora Mei, la única que tiene pasaporte de Hong Kong) y ya lo ha hablado con su mujer, María, porque quiere que “sientan un poco” al equipo coruñés, uno de los nueve campeones de la Liga española.

“En Primera o Segunda B, es el equipo de la ciudad y hay que predicar con el ejemplo”, apunta Cancela, que coincidió en el filial del Deportivo con el actual capitán del primer equipo, Álex Bergantiños, del que cuenta una anécdota.

“En su primer partido con nosotros, se quedó fuera de la convocatoria y lloraba muchísimo por eso. Solo entrar en la convocatoria tenía que ser un premio para él, pero no le valía y eso demuestra el carácter, la personalidad y por qué está donde está, porque desde siempre fue muy competitivo, con un afán de perfeccionismo muy grande”, elogia.

Aunque él no llegó al primer equipo del Depor, está “muy contento de la vida” que ha “llevado como futbolista”, principalmente en Hong Kong.

Comentarios