lunes 26/10/20

Agitador del balón parado

Ager Aketxe, con un cañón en su pierna izquierda, ya se ha convertido en el máximo goleador del RC Deportivo 19-20, con tres dianas; dos de ellas han llegado en su especialidad, la estrategia
Deporte Campeón-2019-09-17-003-3ab1938b
Aketxe festeja el primero de los tres goles que ha logrado anotar en los cinco primeros duelos de la temporada en Liga | quintana

Definitivamente el Deportivo 19-20 se ha aferrado a la pierna izquierda de Ager Aketxe para mantenerse a flote.

La llegada de 14 hombres nuevos al proyecto y la imposibilidad momentánea de coordinar a todos ellos ha provocado que de manera inconsciente el equipo se agarre a la pegada portentosa de este centrocampista de 25 años, que ha llegado a coste cero tras haber cumplido contrato con el Cádiz.

El bilbaíno ha anotado hasta el momento la mitad de los tantos del equipo, concretamente tres de los seis conseguidos hasta la fecha.

Y lo ha hecho sacando petróleo a su zurda mágica, con la que ha intentado la mayoría de los 16 remates a puerta que ha protagonizado en las primeras cinco jornadas de la Liga en Segunda División.

Aketxe inició su racha triunfal en el primer encuentro de Liga frente al Oviedo; se sacó de la chistera un zapatazo descomunal al borde del área para poder elevar al marcador el 2-0 que encarrilaba el encuentro.

En Vallecas adelantaba a los herculinos gracias a otro zurriagazo, en esta ocasión a balón parado, sorprendiendo por completo al arquero rayista Alberto desde más de 30 metros.

La pasada semana ante el Albacete, aunque no logró perforar el marco de Tomeu Nadal, sí que astilló su travesaño con un libre directo espectacular; prueba de ello es que el propio rebote tras el disparo de falta salió del área debido a la fuerza que llevaba.

El pasado domingo, en un choque gris tanto por parte del Sporting de Gijón como del RC Deportivo, Ager salvó los muebles en el tiempo añadido gracias a la transformación de una pena máxima.

Haciendo alarde de sangre fría batió a Diego Mariño con un lanzamiento suave y colocado, casi a lo ‘panenka’.

Además de sus tantos y del peligro que ha generado en los lances de estrategia, el ex del Athletic Club ha brindado un total de 188 pases buenos para sus compañeros, por 26 malos.

Hasta el momento no ha tenido el privilegio de sumar ninguna asistencia de gol, si bien en cada saque de esquina o falta lateral supone una clara amenaza para la portería contraria.

En su ‘debe’ sobresale la elevada cifra de balones perdidos en cada envite, un global de 72 (14 por encuentro); una faceta del juego que debe mejorar para ser todavía de mayor ayuda al colectivo.

Esta semana, frente a Numancia y Cádiz —un duelo con connotaciones especiales para él—, tendrá la oportunidad de incrementar sus registros, fundamentales para la estabilidad del cuadro de Anquela.

Comentarios