Moll, leyenda blanquiazul, celebró su 95 cumpleaños
lll
17º-23º

Moll, leyenda blanquiazul, celebró su 95 cumpleaños

El uruguayo disputó 78 partidos con la camiseta blanquiazul | m.d.

Usuario

El uruguayo Dagoberto Moll, una de las mayores leyendas del Deportivo, celebró ayer su 95 cumpleaños presumiendo de un estado físico espectacular gracias a que practica deporte a diario.
 

“Me encuentro bien. Yo voy todos los días, menos dos a la semana, que descanso, que son jueves y domingo”, explicaba el exfutbolista en el programa de la Radio Galega ‘Ao Contraataque’, que estos días presenta Javi Torres.
 

Moll fichó por el Deportivo en el verano de 1949, de la mano del técnico argentino Alejandro Scopelli, que solicitó la contratación del futbolista charrúa al club.
 

Desde su aterrizaje en la escuadra blanquiazul, el uruguayo se convirtió en un jugador fundamental en el engranaje del equipo y acabó su primera campaña, la 1949-50, con 26 partidos y siete goles.
 

El Depor finalizó aquel curso como subcampeón de liga, a un punto del Atlético de Madrid, que fue quien se llevó el campeonato.

 

Orquesta Canaro

La temporada siguiente, la llegada al club de los argentinos Oswaldo García y Julio Corcuera sirvió para que entre ellos dos, Dagoberto Moll, Rafael Franco (ya llevaba dos campañas en A Coruña) y Tino (que fichó por el Depor el mismo verano que el uruguayo), el conjunto blanquiazul formara un conjunto recordado por el bello fútbol que practicaba, así como por su capacidad realizadora. Una sociedad que se bautizó con el nombre de ‘Orquesta Canaro’. 
 

Moll, que jugaba como interior izquierdo, era el cerebro de aquel equipo que, pese a no conseguir clasificaciones brillantes, protagonizó goleadas épicas, como el 10-1 al Lleida en Riazor el 5 de noviembre de 1950, con un doblete del jugador charrúa.
 

La primera etapa de Moll en el Deportivo se prolongó hasta 1954, aunque vestiría la camiseta blanquiazul de nuevo durante la campaña 1958-59.
 

En total, el uruguayo disputó 145 partidos de liga con el conjunto coruñés, en los que marcó 35 goles.
Tras pasar por clubes como el Barcelona, el Espanyol, el Celta, o el Elche, se retiró en el Albacete al finalizar el curso 1961-62.
 

Posteriormente inició su carrera como entrenador en el conjunto manchego y llegaría a dirigir al Deportivo 1966-67, al que entrenó durante once encuentros.
 

Moll, que vive en A Coruña, reconoce que ve “partidos importantes como la Champions y algunos de aquí”, pero confiesa que “otros no los quiero ver porque me hacen daño y prefiero pasarlos por alto”.
 

Al echar la vista atrás, dice que su mayor satisfacción fue con su etapa “como jugador. El ser entrenador es bastante difícil, casi imposible poder manejar a un equipo”.
 

El uruguayo confiesa estar “encantadísimo de seguir viviendo en A Coruña”.

Moll, leyenda blanquiazul, celebró su 95 cumpleaños

Te puede interesar