Martes 25.07.2017
Andrés Ríos
16:17
17/07/17

CALMA

El Depor continúa en construcción. Prosiguen los bolos veraniegos que sirven para pillar ritmo. Ahora, cuentan, que el que aprieta es Pepe Mel. El mercado está realmente duro y todo a punta que según se acerca el mes de agosto se mantendrá con tendencia al alza, porque todos los equipos buscan desesperados futbolistas de garantía para enrolar en sus filas.

Pero la cosa no está siendo nada fácil. Los dineros de los que dispone el club blanquiazul son los justitos, así que la idea es hacer un fichaje ‘estrella’ y apuntalar de ese modo el plantel. Lo complicado es ajustar la plantilla y para ello hay que continuar dando salidas. Es decir, antes de entrar dejen salir.

Lo complicado para el Depor en estos momentos es ajustar el plantel y para ello hay que continuar dando salidas

Aquí lo que ocupa y preocupa es evitar el ridículo de las últimas temporadas, que se llevó por delante a varios técnicos. Así que Pepe Mel quiere todo a su medida porque sabe lo mucho que se juega en el envite. Hacer una temporada digna es pelear sin altibajos, sin generar dudas. Por ello, ha decidido cambiar la dinámica de las últimas temporadas y participa activamente en las gestiones de contrataciones, también en las salidas. No tiene miramientos, es contundente. Quiere capitanes comprometidos con su idea de fútbol. Ahora, con lógica, pretende que el club ate a un delantero por si la operación retorno de Lucas Pérez fracasa. Pero en la Plaza de Pontevedra se le pide calma.