Domingo 21.01.2018
Alberto Torres
18:54
28/10/17

CORRER COMO CABRITOS

CORRER COMO CABRITOS

Decía Juanfran después del partido del jueves que sus compañeros habían corrido ‘como cabrones’ al quedarse el equipo con diez por la expulsión del lateral madrileño. Utilizaremos a partir de ahora ‘cabritos’ en este artículo porque con un taco ya nos basta en tan pocas líneas.

En la medianoche hablaba Cristóbal de los fallos en retaguardia, de la poca intensidad sin balón, en definitiva, de que no se defiende mirando al contrario y haciendo pasillo. Y curiosamente de que el equipo había mejorado cuando se quedó con diez, o sea, cuando (como dijo Juanfran en su lacrimosa alocución) corrieron como cabritos.

Recuerdo que la pasada temporada, contra el Barcelona, todos corrieron como cabritos. Y se llevaron el partido. De hecho, en casi todos los momentos en los que –así, genéricamente– los jugadores, sin excepción, corrieron como cabritos, superaron a sus rivales gracias a la calidad que atesoran.

Incluso estoy plenamente convencido de que si, en el Estadio de Gran Canaria, desde el minuto uno al noventa, todos los jugadores corren como cabritos, no perderán el partido ni jugando dos veces. Ahí falló Mel. No pudo o no supo hacer que no corriesen siempre los mismos, los que todos sabemos. No fue capaz de conseguir que todo el equipo mantuviese la intensidad. 

Y ahí no debe errar Cristóbal. Si tiene que sentar a uno, dos o diez, deberá hacerlo. No es normal que tu delantero centro se esté partiendo la cara con los centrales y tenga que acabar corriendo la banda, hacia atrás, para llegar al propio córner defendiendo una jugada de contraataque. Y así, unas cuantas... 

El entrenador mencionó la palabra ‘equipo’, la palabra ‘intensidad’, y no debe caer en lo que sus predecesores, salvo Fernando Vázquez o el ‘primer’ Víctor Sánchez del Amo, erraron, no conseguir que sus jugadores mantuviesen el ritmo competitivo en todo momento. O lo que es lo mismo, correr todo el partido como cabritos, como explicó Juanfran. El equipo necesita ‘ya’ once cabritos, que diría Toshack.

CORRER COMO CABRITOS