Miércoles 26.07.2017

AUTOMOVILISMO - HISTORIA

'Comendatore Rocco'

Con ochenta años, este italiano afincado en San Pedro de Nós mantiene su pasión por las carreras

Rocco Zibaldone ante una pequeña muestra de sus muchos recuerdos (Redacción)
Rocco Zibaldone ante una pequeña muestra de sus muchos recuerdos (Redacción)
'Comendatore Rocco'

Hace algunas semanas se disputó en Arteixo una prueba del Gallego de Autocross, y en los boxes nos encontramos ni más ni menos que a Rocco Zibaldone, personaje absolutamente irrepetible y paradójicamente un gran desconocido para la mayor parte de los aficionados, puesto que su carrera deportiva como piloto transcurrió lejos de aquí y su implicación en nuestras carreras ha tenido lugar en segundo plano, colaborando con diversos pilotos coruñeses.

Las primeras andanzas de este piloto nacido en Brindisi datan de 1958 (debutando en la 'Coppa Selva di Fasano', subida en cuesta disputada muy cerca de su localidad natal), compitiendo mayoritariamente en subidas de montaña, modalidad que años más tarde combinaría con la velocidad en circuito, especialmente cuando su trayectoria personal y profesional le llevó a residir en Alemania, país que considera su segundo hogar, y donde compitió hasta bien entrada la década de los años ochenta, antes de afincarse definitivamente en nuestra ciudad para seguir dedicándose al sector de la automoción, con la misma tenacidad e inagotable constancia que impulsa su afición a las carreras.

Y es que el 'preparatore' Zibaldone, con ochenta años cumplidos, sigue exhibiendo una vitalidad absolutamente envidiable, siguiendo con devoción desde su televisor cada Gran Premio de Moto GP y Fórmula 1, y desde luego acudiendo también en persona a las carreras que le es posible, sin dejar jamás de tomar parte activa a la hora de proponer soluciones técnicas, y asesorar a pilotos como Juan Carlos Encinas, varias veces Campeón Gallego de Montaña en la categoría de Históricos, o Perfecto Calviño, varias veces Campeón de España de Autocross. En este último caso, la amistad provoca que Rocco haga una excepción en cuanto a sus preferencias, dado que no es precisamente aficionado a esa modalidad y una de sus bromas más repetidas al propio Calviño es que "Los pilotos de verdad corren sobre asfalto, la tierra es para los campesinos".

 

IMPROVISACIÓN
Al mismo tiempo, Zibaldone respeta los méritos de los pilotos de ralis, pero entiende que es una modalidad sujeta a un mayor grado de improvisación por parte del piloto, en el sentido de que se trata de recorridos muy amplios, imposibles de memorizar, y donde por tanto no se exige el grado de perfección que permite triunfar en los circuitos o las subidas. "Un piloto de montaña o circuito, tras un adecuado entrenamiento, debe poder cerrar los ojos y desde el sofá de su casa recrear mentalmente el recorrido, curva a curva y sabiendo en qué marcha va a cada momento, dónde frenará y en qué sitios pasará a fondo. El día de la carrera pondrá en práctica ese plan. Cuando en todas las mangas consigue aplicarlo y de esta manera igualar sus cronos, habrá hecho un buen trabajo y encontrará sus propios límites".