David Lameiro, el guardián de O Monte
lll
17º-23º

David Lameiro, el guardián de O Monte

David Lameiro, portero del San Tirso, sostiene el balón durante un partido disputado en O Monte | Pedro Puig

Usuario

El San Tirso consiguió el pasado domingo su cuarta victoria consecutiva al imponerse al Betanzos (2-1) en O Monte en un partido marcado por la contundencia del equipo verde a balón parado y su aguante en la segunda mitad, con especial mención para David Lameiro González (A Coruña, 1992).

El portero compró algo de tiempo a su equipo, cuando mejor estaba jugando el Betanzos, con un paradón en un penalti lanzado por Juan de Dora. Una intervención decisiva que desató en su protagonista una mezcla de emociones.

“Fue una sensación increíble, mucha alegría y un plus de motivación. Poder ayudar al equipo de esta forma sienta genial”, admite David, titular en los tres últimos triunfos consecutivos del San Tirso.

La pena máxima se produjo con 2-0 en el marcador debido a una reacción exagerada de Kevin Andrés sobre Carneiro. El arquero reconoce que le pareció justa la decisión del árbitro y explica cómo tiró de intuición para salvar a su equipo. “Para mí fue un penalti evitable, pero bastante claro. Estaba muy tranquilo, aunque no sabía por dónde los solía tirar Juan. Yo tenía muy claro que me iba a tirar a mi derecha. Intenté ponerlo un poco nervioso y al final salió todo bien”.

David no fue únicamente protagonista en defensa. También participó en el 2-0 lanzando en largo una falta que peinó Denis, remató Anxo y empujó Andrés. Una muestra más, tras el 1-0 en un saque de banda, de la importancia de las jugadas a balón parado en O Monte.

Sabemos que el balón parado en nuestro campo es clave. Cualquier saque de banda, falta o incluso saque de portería puede ser una acción de peligro e insistimos mucho con eso. De todas esas acciones al final vas a ganar una o dos y son las que te pueden dar los tres puntos”, destaca el meta.

Curiosamente, el San Tirso presentó el pasado domingo un once plagado de futbolistas con una estatura inferior a 1,80, e incluso 1,75. “Debido a las circunstancias, éramos un equipo especialmente bajo y eso para nuestro estilo de juego no nos beneficia mucho. Pero aun así hicieron un gran trabajo para pelear esos balones y las segundas jugadas. Donde no llegan los centímetros, llega la actitud y las ganas”, que recalcó el mérito de su equipo para superar la amplia lista de bajas: “Es un claro ejemplo del nivel del grupo. Todos los jugadores son importantes y aun con muchas bajas podemos ser igual de competitivos. Incluso los juveniles que vienen a echar una mano pueden jugar perfectamente sin que se les note el cambio de categoría”.

Por otro lado, David Lameiro considera al San Tirso justo merecedor de la victoria en un derbi que supone un “gran refuerzo” para el equipo verde. “Supimos competir muy bien. Fue un resultado justo. Ellos apretaron mucho en la segunda parte pero supimos aguantar perfectamente. El pitido final provocó una liberación de mucha tensión. Hacer un buen partido, y más en un derbi, es un gran refuerzo para los próximos partidos. Esta temporada me están saliendo bastante bien las cosas y esperemos que pueda seguir así”, afirma.

Por último, David Lameiro reconoce que después de encadenar grandes resultados quizás no sea el mejor momento de parar” debido a las fiestas navideñas, aunque espera regresar en 2022 en la misma línea: “No nos ponemos límites, siempre miramos hacia arriba. Nuestro objetivo es meternos entre los cinco primeros y después ya se verá. El objetivo principal es evitar el grupo de descenso”, concluye el guardián de O Monte. 

David Lameiro, el guardián de O Monte

Te puede interesar