Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Cruel desenlace para un Deportivo que se desinfló ante un Celta dominador

|

Un Deportivo de más a menos, que se adelantó en el marcador, no fue capaz de igualar, ni en el resultado ni en juego a un Celta que hizo todo lo contrario: empezar con dudas y acabar dominando con claridad. Nacho hizo el 0-1 en una volea espectacular, Hugo Álvarez empató al filo del descanso y Álvaro Santos, con asistencia de Martín Conde, firmó el definitivo 2-1 para un líder que ya marca una distancia de cinco puntos sobre su perseguidor y eterno rival directo.  


Empezó bien el Depor, más cómodo que el Celta, sin dudas, sin fisuras. Y no tardó en mandar el primer aviso. Fue en una jugada por la izquierda en la que progresó Álex González, encontró a Diego suelto entre líneas y este, a un toque, habilitó a Pablo Trigo, sorprendentemente solo a pesar de los tres centrales del Celta. César no estaba muy adelantado pero el '9' blanquiazul buscó la vaselina y casi marca un golazo. La bola dio en el larguero.  También de un centro desde el costado izquierdo llegó, en el minuto 17, el primer gol de la mañana en A Madroa. 


El Celta consiguió despejar, pero no dominó las zonas de rechace. Nacho, desde la frontal y ligeramente escorado a la derecha, no se lo pensó y conectó una volea tan espectacular como efectiva. El cuero dio en el larguero antes de perforar la red. Imparable. El Celta, que lo hace mejor en ataque que en defensa, encontró en Brais Suárez un elemento de desesperación. Lo intentó con disparos desde fuera del área, con internadas por la izquierda, por la derecha, con pases filtrados y detectó en Seydi el punto débil del Depor en defensa. En la primera mitad, el central derecho blanquiazul midió mal tanto por arriba como por abajo y con el balón en los pies tampoco estuvo fino. 


En el 21 permitió que Hugo Álvarez se colase dentro del área por la izquierda y en el 39 su error no tuvo arreglo. Fue de nuevo Hugo Álvarez el que se benefició de un fallo del zaguero deportivista para plantarse solo ante Brais y batirlo con violencia. Con una falta directa de Damián al larguero se llegó al descanso, en el que Manuel Pablo no propuso cambios, pero sí Claudio Giráldez. Retiró a Jesús para que entrase De la Iglesia, un auténtico quebradero de cabeza para el Depor entre líneas durante todo el segundo período. El primer cuarto de hora del segundo tiempo fue un baño sin pegada por parte del Celta. 


Entre las paradas, alguna de ellas inverosímil, de Brais Suárez y la falta de mordiente de los futbolistas locales dentro del área, el Depor aguantó como pudo. El equipo coruñés, ahogado defensivamente y con falta de oxígeno cada vez que recuperaba la pelota, apenas inquietó en todo el segundo acto y solo en un par de situaciones fue capaz de administrar la pelota con paciencia provocando que el Celta replegase. 


El lateral Martín Conde, que (no) se cansó de incorporar durante todo el partido, apareció en profundidad una vez más en el minuto 89. De la Iglesia, solo entre líneas, llevó la bola con criterio de derecha a izquierda hasta que encontró a su compañero, que puso un centro raso con la zurda entre los centrales del Depor y el portero, donde hace daño. El esférico se paseó por el área pequeña y llegó al segundo palo, donde Álvaro Santos, libre de marca, solo tuvo que empujar. Final cruel para un Depor sin ideas, sin tiempo y con menos gasolina para tratar de encontrar el empate a la épica. 


 CELTA: César; Javi Rodríguez (Diego Rodríguez, min.84), Manu Fernández, Yoel, Pablo Meixus, Martín Conde; Jesús (De la Iglesia, min.46), Damián (Tobías, min.91), Hugo Sotelo (Lucas, min.91); Brais Penela (Álvaro Santos, min.27), Hugo Álvarez. 
DEPORTIVO: Brais Suárez | Quique Teijo, Seydi, Mauro, Álex; Hugo Baldomar (Manu Berrocal, min.70), Rubén, Diego (Embid, min.84); Nacho, Pablo Trigo (Garaboa, min.70), Padín (Jairo, min.59). 
GOLES: 0-1, min.17: Nacho. 1-1, min.39: Hugo Álvarez. 2-1, min.89: Álvaro Santos. 

ÁRBITRO: Figueirido Comesaña (Vigo). Amonestó a Damián (87), del Celta; y a Seydi (85), del Deportivo.

Cruel desenlace para un Deportivo que se desinfló ante un Celta dominador