Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Alba Quiroga: “En la Segunda División no es suficiente con hacerlo bien”

La jugadora lucense fichó en el año 2020 por el club herculino | 5coruñafs
|

Alba Rodríguez Castro (Quiroga, 1989), conocida deportivamente como Alba Quiroga, ha entrado en la historia del 5 Coruña al anotar el primer gol del equipo rojillo en categoría nacional. La jugadora lucense, que fichó en el año 2020 por el club herculino, militó antes en el FSF Quiroga (1998-2017) y el Valdetires FSF (2017-2019).

Ha sido la primera jugadora del club en anotar un gol en la Segunda División Femenina. ¿Qué sintió?
Obviamente, mi primera sensación fue de alegría ya que a todas nos gusta meter goles y más cuando el gol es para ponerse por delante en el marcador. Pero sobre todo de alivio, veníamos trabajando muy bien y haciendo buenos partidos, pero parecía que la pelota no quería entrar y por fin entró. Fue como una sensación de alivio y de pensar “ahora sí, ahora va a empezar a entrar”.

¿Cómo recuerda el gol?
El gol no fue bonito en cuanto a su finalización, pero sí por la jugada previa. Fani (entrenadora del equipo) nos había pedido que tuviéramos paciencia con la pelota, que en cuanto la moviéramos tranquilas un par de veces aparecerían los espacios y así fue. Yo inicié la jugada de cierre, pero, tras varios pases y cortes, consigo ganarle la espalda a una de sus alas. Ainhoa me dio un pase en diagonal, que recibo dentro de su área, la portera salió a tapar y detuvo el primer tiro, pero el rechace me cayó a mí y, con la portera en el suelo, levantó un poco la bola y la meto.

Pese a este gol, se escaparon los tres puntos en un partido que parecía controlado y decantado hacia vuestro lado. ¿Qué sensaciones deja?
Las sensaciones no son buenas porque sentíamos que teníamos la primera victoria en nuestras manos y a falta de cuatro segundos se nos escapó incluso el poder puntuar. Nos quedamos sin saber cómo reaccionar, ya que parecía imposible que no fuéramos a sumar en ese partido. Aunque si piensas en frío en cuanto a juego y oportunidades seguimos mejorando y siguen saliendo cosas que trabajamos, así que por esa parte estamos contentas y seguiremos luchando.

Han pasado tres jornadas ligueras y al menos ya os habéis quitado la presión de anotar los primeros goles después de dos partidos sin hacerlo. ¿Cuándo llegará esta primera victoria?
La próxima jornada tenemos un partido complicado al desplazarnos a la pista del Castro, que es un equipo que el año pasado disputó el playoff de ascenso y en éste se ha reforzado con buenas jugadoras. Obviamente nosotras vamos a salir a competir, como lo hacemos en todos nuestros partidos, intentar luchar y ganar, pero siendo realistas quizás esa victoria podría llegar en la quinta jornada, ya que jugamos ante nuestra afición y se nota. Además, a priori, el Salamanca es un rival más asequible.

¿Hay ansiedad por lograrla?
Ansiedad no, pero muchas ganas sí. Creo que en el debut liguero ante el Rodiles ya hicimos un muy buen partido ante uno de los equipos que se supone van a estar arriba. Incluso te diría que por juego y ocasiones merecimos esa victoria o, como mínimo, el empate. El pasado sábado creíamos que la teníamos, pero los partidos duran cuarenta minutos y al final se nos escapó. De momento estamos tranquilas, es un torneo muy largo, nos estamos adaptando y aprendiendo y creemos en nuestro trabajo, así que estamos convencidas de que esa victoria que todas queremos llegará pronto.

La pasada temporada fue la máxima realizadora del equipo en Preferente Galicia. ¿Se ve repitiendo en Segunda?
Para nada, la realidad no es esa. Yo no soy una jugadora goleadora, a mi me va más defender y ayudar a que el equipo esté ordenado. Como te dije, a todas nos gusta meter goles, pero creo que es algo atípico que yo fuese la máxima goleadora, tenemos jugadoras muy buenas en zonas de finalización y estoy convencida de que esta campaña serán ellas quienes nos regalen más goles.

Tras tres jornadas, ¿qué diferencias nota con respecto a la categoría autonómica?
La principal diferencia es el ritmo en el juego, ya que en Segunda todo es más rápido y una no tiene tiempo para pensar por lo que debe estar muy activa siempre. Asimismo, se nota mucho la calidad de los equipos. El curso pasado podías cometer errores porque tenías opción de arreglarlos, pero aquí los errores penalizan mucho y es difícil recuperarlos por lo que no se puede fallar. Nos ha pasado en la primera jornada y nos ha vuelto a pasar en ésta: fallos nuestros generan goles rivales y nosotras no estamos acertadas en la finalización. Pero esto acaba de empezar y vamos a aprender de estos errores que te digo para dar guerra en la categoría.

¿Qué espera de este curso?
Va a ser una temporada de aprendizaje, en la que lo que esperamos es seguir creciendo como grupo, poder plasmar en los partidos nuestra idea de juego y competir cada vez más y mejor. A nivel deportivo, espero que todo esto se vea reflejado al final de la temporada y mantenernos la categoría.

¿Cómo ve la evolución del equipo respecto al inicio de la pretemporada?
El cambio es grande, sobre todo a nivel sensaciones. Es cierto que empezamos la pretemporada con algo de miedo ante la nueva categoría, además la carga física de trabajo de esa época sumado a un primer partido que concluyó con una derrota nos dejó algo tocadas y parecía que todo era negro. Sin embargo ahora, más liberadas de carga física y varios partidos después, nuestras sensaciones son mucho mejores y sentimos que éste es el camino y que pronto llegará lo que nos merecemos.

¿Y sobre el año pasado?
Creo que hay una evolución muy positiva, quizás aún no reflejada en los resultados pero sí en nuestro juego, que tiene mayor ritmo. El año pasado teníamos una idea muy clara y no hacían falta tantas variantes para obtener resultados positivos. Este año la principal evolución es esa, reinventar nuestra idea y tener más alternativas de juego en cada ocasión. En la Segunda División Femenina todo está más estudiado, los equipos se conocen y tu juego tiene que provocar la mayor incertidumbre posible en el rival. En Autonómica, si lo que ejecutabas lo hacías bien era probable conseguir algo, pero aquí ya no es suficiente. 

Alba Quiroga: “En la Segunda División no es suficiente con hacerlo bien”