Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

El Liceo cae con honor y polémica en el clásico más difícil

Di Benedetto dirige la bola ante la presión del azulgrana Rodrigues
|

No pudo ser. La racha del Deportivo Liceo contra el Barça se acabó en el Palau Blaugrana. Tras levantar la Copa del Rey, el mes de junio en Riazor, y la Supercopa de España, el pasado septiembre en Sant Sadurní d'Anoia, el equipo coruñés cayó por la mínima (8-7) en el primer clásico de la OK Liga 2021/22.


Fue el clásico más difícil, en lo emocional, por el repentino fallecimiento de Vicente Torres, presidente de la Federación Gallega de Patinaje y padre de Dava, y en lo físico, porque el equipo coruñés contó con un hombre menos en la rotación ante la ausencia de su capitán.


Y fue un clásico como los de toda la vida, con mucho ritmo, quince goles, 40 faltas de equipo (21 del Liceo y 19 del Barça) y polémica. Los portugueses João Rodrigues y Helder Nunes, con tres tantos cada uno, fueron tan determinantes como las decisiones del dúo arbitral en los minutos finales.


Un Liceo sin miedo

Espoleado por las últimas victorias, motivado por el escenario y convencido de poder dedicar un nuevo triunfo a Dava Torres y a la familia del hockey gallego, el Liceo salió a morder el parqué del Palau. Y no tardó ni cinco miuntos en abrir el marcador: fue Marc Grau con un remate en el aire tras una genial asistencia de Jordi Adroher (0-1).


César Carballeira, con una gran acción personal que desvió Sergio Fernández, y Roberto Di Benedetto, que en la segunda jugada remató fuera, tuvieron el segundo. El Barça estaba desbordado y el técnico Edu Castro paró el partido con un tiempo muerto.


Despertó el equipo azulgrana y respondió Carles Grau con dos dos grandes intervenciones ante el exliceísta Matías Pascual y Sergi Llorca. El propio Llorca recibió la primera tarjeta azul del partido: falta directa y oportunidad para Adroher, que no superó a Fernández.


Empate en inferioridad

El Barça se creció en inferioridad y logró el empate por mediación de Nunes tras una pugna con Carballeira. Solo un minuto después, le dio la vuelta al marcador con un tanto de Nil Roca, que cruzó toda la pista ante cierta pasividad defensiva del Liceo (2-1).


Adroher devolvió la igualdad al aprovechar un error infantil del coruñés Ignacio Alabart, que perdió la bola cuando era el último hombre del Barça. El '77' verdiblanco encaró a Fernández y definió con maestría (2-2). No acertó en el lanzamiento de penalti que tuvo justo antes del descanso.


El clásico se trabó en el inicio de la segunda mitad con muchas faltas, protestas e interrupciones. El saldo quedó en empate: Nunes no aprovechó la décima del Liceo con un lanzamiento directo, Adroher falló de nuevo a bola parada con un disparo al larguero, Àlex Rodríguez firmó el 2-3 tras la tarjeta azul para Nunes y Pau Bargalló igualó al aprovechar la expulsión temporal de Carballeira (3-3).


Enorme Grau, certero Rodríguez

El exliceísta pudo desequilibrar la balanza con otra directa. A la primera se encontró con Grau y, en el rechace, remató al poste. El portero se engrandeció con dos buenas paradas más ante Alabart. Rodríguez repitió lanzamiento en la 15ª falta del Barça: disparó al poste y, a la segunda, encontró la red. Y solo dos minutos después, amplió la ventaja tras una asistencia de Oruste (3-5).


La primera ventaja de dos goles en el partido fue para el Liceo, pero con diez minutos por delante no era definitiva. En un partido sin tregua, otra tarjeta azul, en esta ocasión para Àlex, el Barça recortó con una gran definición de Rodrigues y, poco después, empató de nuevo con un golazo de Nunes (5-5).


En cinco minutos finales de auténtica locura, los azulgrana parecieron sentenciar con dos tantos más de Rodrigues, de falta directa por azul a Marc Grau, y Nunes, con una potente pala a la escuadra (7-5, min.47). Pero el Liceo nunca se rinde y devolvió la igualdad al marcador por mediación de Adroher, a la media vuelta, y Carballeira, de penalti (7-7, min.49).


Enfado liceísta 

Solo unos segundos después del empate, los árbitros señalaron la 20ª falta del Liceo en un contacto sobre Sergi Panadero que el cuerpo técnico y los jugadores liceístas protestaron airadamente. Saltaron chispas entre los dos banquillos, pero la cosa no fue a más. João Rodrigues, el jugador del partido, definió ante Grau y sentenció la victoria azulgrana (8-7).


El Liceo cayó con honor y polémica en el clásico más difícil. El Barça celebró el 50º aniversario del Palau Blaugrana con una victoria, la séptima de la temporada, y aumentó su ventaja al frente de la clasificación, ahora de cinco puntos sobre el conjunto verdiblanco.


Sin tiempo para el descanso, el equipo de Juan Copa regresa hoy mismo a Coruña pensando ya en su próximo compromiso, el martes a las 21.00 horas en el Palacio de de Riazor contra el PAS Alcoi, el último partido antes del parón de la OK Liga para la Eurocopa de selecciones.


Barça 8-7 Deportivo Liceo
Barça: Sergio Fernández; Ignacio Alabart, Matías Pascual, Pau Bargalló, João Rodrigues –cinco inicial– Sergi Panadero, Nil Roca, Sergi Llorca, Hélder Nunes.
Deportivo Liceo: Carles Grau; César Carballeira, Marc Grau, Roberto Di Benedetto, Jordi Adroher –cinco inicial– Maxi Oruste, Jordi Burgaya, Àlex Rodríguez.      
Goles: 0-1, min.4: Marc Grau. 1-1, min.13: Hélder Nunes. 2-1, min.15: Nil Roca. 2-2, min.21: Jordi Adroher. 2-3, min.30: Àlex Rodríguez, de falta directa. 3-3, min.31: Pau Bargalló. 3-4, min.37: Àlex Rodríguez. 3-5, min.39: Àlex Rodríguez. 4-5, min.39: Joao Rodrigues, de falta directa. 5-5, min.42: Hélder Nunes. 6-5, min.46: Joao Rodrigues, de falta directa. 7-5, min.47: Hélder Nunes. 7-6, min.47: Jordi Adroher. 7-7, min.48: César Carballeira, de penalti. 8-7, min.48: Joao Rodrigues.
Árbitros: Daniel Villar y Toni Ribó. Mostraron tarjeta azul a Sergi Llorca, Hélder Nunes, del Barça, César Carballeira, Àlex Rodríguez y Marc Grau, del Liceo.
Incidencias: Partido de la jornada 7 de la OK Liga 2021/22 disputado en el Palau Blaugrana ante unos 1.000 espectadores.

El Liceo cae con honor y polémica en el clásico más difícil