Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Antón Escobar al rescate

Escobar (i), bigoleador ayer frente al Pontevedra, ante Romay, que ayer fue suplente en el Pontevedra | raúl lópez
|

Bergantiños 2-2 Pontevedra


La efectividad y gran actuación de Antón Escobar, delantero del Bergantiños, permitió al equipo de José Luis Lemos salvar un punto en un partido que se puso muy cuesta arriba al tomar el Pontevedra una ventaja prácticamente definitiva (0-2) a falta de quince minutos para el final.


La primera parte estuvo muy equilibrada y ningún equipo se impuso al otro aunque el Pontevedra dio más sensación de peligro. La aproximación más clara en esta primera parte fue del Pontevedra un remate de Yelco Pino desde el punto de penalti que se marchó muy desviado. La ocasión fue buena pero no la ejecución.


Los goles llegaron en la segunda parte. Los de Ángel Rodríguez se adelantaron pronto en el marcador, no habían transcurrido ni diez minutos de la segunda parte cuando Yelko Pino fue derribado en el área por Concheiro que había salido desde el banquillo este segundo acto en una acción muy inocente por parte del mediocentro del Bergan dejando la pierna estirada ante el control orientado el centrocampista del Pontevedra, que exageró la caída. Charles puso el 0-1 en el marcador lanzando a la derecha de Santi Canedo, que se venció a su izquierda.


El gol no dio tranquilidad a los granates, que retrocedieron un paso y el Bergantiños, enrabietado se acercó con peligro a la portería de Cortés. Lamelas tuvo un remate de cabeza peligroso que se marchó ligeramente alto y en el minuto 68 los locales protestaron un posible penalti de Javi Rey. No llegó la pena máxima y sí el segundo gol del Pontevedra. Fue un error indigno de Cavafe en una disputa con Rufo en un balón frontal. Le puso la alfombra roja a Abelenda para que desfilase hasta Santi Canedo. Definió con tranquilidad, clase y precisión: 0-2.


Con los locales volcados en busca del empate perdieron un balón que lo rebañó la zaga pontevedresa y el balón largo lo cazó Brais Abelenda que se plantó solo ante Santi Canedo y lo batió con solvencia.


Ahora sí que el partido parecía sentenciado porque la ventaja era de dos goles y corría ya el minuto 75. Pero en el minuto 80 Escobar recortó distancias con un remate de cabeza. El tanto hizo que el Bergantiños se lo creyese y se volcara en la portería de Cortés y ante un equipo que no mostraba solidez. Cano, que había sido el asistente en el gol de Escobar estuvo a punto de empatar minutos antes de que llegara el 2-2 que se produjo en el descuento, para hacer más dolorosa la pérdida de dos puntos. En el tiempo añadido, el Bergan colgó un balón en el área, Escobar la ganó la partida a un blando Araujo y batió a Cortés por segunda vez para delirio de la afición local que se llevó la alegría de haber salvado un punto.

Antón Escobar al rescate