Menú
El Ideal Gallego Diario de Ferrol Diario de Arousa
YouTube Twitter Newsletter Instagram Facebook

Joan Laporta admite que la renovación de Messi hubiera puesto en riesgo al club

Combo con distintos momentos de la rueda de prensa convocada por el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, para hablar de Messi/EFE/Alejandro García
|

El presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, admitió este viernes que la renovación de Lionel Messi hubiera "puesto en riesgo" el futuro de la entidad, motivo por el que finalmente el astro argentino no seguirá en el conjunto azulgrana.


"Lamentablemente hemos recibido una herencia nefasta, con una masa salarial deportiva que representa el 110 por ciento respecto a los ingresos totales del club. Hacer una inversión del volumen que suponía el contrato de Messi comportaba ciertos riesgos y no queremos poner más en riesgo al club", reconoció.


Laporta explicó que la única posibilidad de inscribir a Messi pasaba por aceptar el acuerdo de LaLiga con el fondo internacional CVC, dispuesto a inyectar 2.700 millones de euros en la competición y que permitía ampliar al Barça en un 15% la partida dedicada a la masa salarial de la plantilla.


"Para que LaLiga ampliara este 'fair-play' financiero resulta que el Barça tenía que estar a favor de una operación que comportaba hipotecar durante medio siglo parte de los derechos de televisión del club. Y eso no estoy dispuesto a hacerlo por nadie, ni por el mejor jugador del mundo", manifestó el dirigente de la entidad azulgrana.


Ante esta encrucijada, había que tomar una decisión, y Laporta y Messi se fijaron el día de ayer jueves como la fecha límite para hacerlo: "Estoy triste, porque hemos tenido que adelantar la era postMessi dos años, pero hemos hecho lo mejor para el club".


Según el presidente del Barça, han sido "más de dos meses de negociaciones" para buscar una fórmula que permitiese inscribir al '10', pero finalmente esa fórmula nos se ha encontrado.


"El primer acuerdo al que llegamos era el de un contrato de dos años a pagar en cinco, pero LaLiga no acepta el criterio de 'cash' como en otros países. Después, pasamos a un contrato de cinco años intentando que LaLiga fuera más flexible, pero tampoco fue posible", lamentó Laporta.


El dirigente agradeció la predisposición del crack de Rosario, "que ha puesto todas las facilidades que ha podido y más" para llegar a un acuerdo.


"Messi quería quedarse y el Barça que se quedara, pero no teníamos margen salarial para hacerlo posible. Sin Leo tampoco cumplimos el 'fair-play'. El límite salarial está excedidísimo", resumió.


En este sentido, Laporta justificó su optimismo inicial en su desconocimiento de unos números que han resultado ser "mucho peores de lo que nos habían dicho".


"Tras conocer las primeras conclusiones de la auditoría, las pérdidas previstas para esta última temporada, que tenían que ser de unos 200 millones de euros, serán de 487 millones, más del doble de las previstas. Y la deuda prevista también es mucho más elevada", explicó Joan Laporta.


Al respecto, recordó que "la calamitosa y nefasta gestión de la junta anterior es un lastre que no desaparece de la noche al día". Y señaló que el problema de la masa salarial no son solo las elevadas fichas que cobran la mayoría de integrantes de la plantilla, sino también "las altas amortizaciones" a las que hay que hacer frente por culpa de "unas inversiones desproporcionadas" en fichajes.


"Para que os hagáis una idea: el ratio que tenemos de límite salarial es de 4-1. Para entrar 25 millones de salario tenemos que liberar 100. Eso es mucha reducción", reveló a la prensa durante su comparecencia en el Auditorio 1899 del Camp Nou.


Aún así, el presidente del FC Barcelona confía en que la masa salarial pase esta temporada de representar el 110% de los ingresos a un 95%, aunque aún estará lejos del deseado 65 o 70%.


También cree que "no habrá problemas", según los criterios que maneja la entidad, para inscribir a los cuatro fichajes de este curso: Los defensas Eric García y Emerson Royal y los atacantes Sergio Agüero y Memphis Depay.


Lo que sí parece claro es que el club tendrá que acostumbrarse, desde hoy mismo a vivir sin Lionel Messi, de quien Laporta se deshizo en elogios e insistió en que se merece el reconocimiento eterno de la institución.


"El homenaje a Messi será el que él quiera y le apetezca hacer. Nosotros se lo haríamos cada día por todo lo que ha dado. Pero sabemos de las circunstancias sanitarias y económicas, y eso lo hace complicado. Espero poder ver algún día el homenaje que se merece en can Barça". 


Trabas para ir al PSG

 El equipo de ensueño que el París Saint-Germain (PSG) formaría si logra fichar a Leo Messi encuentra dos grandes obstáculos: el alto salario del argentino, estimados en unos 80 millones de euros anuales, y la prioridad del presidente catarí Nasser Al-Khelaifi en renovar a Kylian Mbappé.


Tanto L'Équipe, como Le Parisien, dos periódicos con buenas fuentes en el seno del club parisino, coinciden en la "complejidad" de ejecutar la operación, que si saliese adelante, juntaría en un mismo equipo a Messi, Neymar, Mbappé, Sergio Ramos, y Donnarumma, entre otros.


El anuncio del Barcelona de que su estrella no seguirá después de casi dos décadas en la entidad volcó todas las atenciones en el PSG y en el Manchester City de Pep Guardiola, prácticamente los dos únicos clubes en Europa capaces de sufragar unos emolumentos como los del argentino.


Ambas entidades están controladas por fondos soberanos regados de beneficios del petróleo del Golfo Pérsico.


A pesar del poderío económico del PSG -que ya pulverizó el récord en un traspaso al pagar por Neymar 222 millones de euros en 2017-, el club de la Porte d'Auteuil está sujeto a las normas de la Comisión Federal del Control de Clubes (DNCG), un órgano fiscalizador sobre la salud financiera de las entidades deportivas en Francia.


El club parisino, adquirido hace una década por un fondo de inversión de Catar, prevé pérdidas entre los 250 y 300 millones para la temporada 2021-2022. Para reducirlas, se ha comprometido a vender jugadores por un equivalente a 180 millones de euros.


De momento, este objetivo está muy lejos (solo 7 millones ingresados por la venta al Leverkusen de Mitchel Bakker). Además, el PSG ya se ha gastado 60 euros en contratar al lateral marroquí Hakimi, lo que complica aún más el equilibrio financiero.


El coste anual estimado para el sueldo de Messi es de 80 millones de euros, según L' Équipe.

Para Pierre Maes, consultor internacional y especialista en los derechos deportivos de televisión, la operación de Messi es factible desde el punto de vista económico para un club del poderío del PSG.


"Los fondos catarís son casi ilimitados, así que en ese sentido no habría problemas" en ejecutar un fichaje así, señaló en declaraciones a EFE. Sin embargo, el mayor obstáculo es la "reglamentación" de la DNCG, apuntó el autor del libro "Le business des droits TV du foot" ("El negocio de los derechos de la tele en el fútbol").


Otro aspecto que pesa es la renovación de Mbappé. El delantero francés, de 22 años, es una prioridad para Al-Khelaifi , por delante de Messi, de 34.


El jugador de Bondy acaba su contrato en junio de 2022. Si no lo renueva, podría comprometerse con otro club a partir de enero de 2022, sin que hubiese ninguna contrapartida para París.

Joan Laporta admite que la renovación de Messi hubiera puesto en riesgo al club